Vida y misión en Concordia

Desde Concordia, provincia de Entre Ríos, (Argentina), deseamos compartir la vida y misión de esta pequeña comunidad, integrada por María Estela Torres, Ana María Román y Glaides Austria (quien se encuentra desde agosto hasta marzo del año próximo en Ibirité, Minas Gerais, para un tiempo de compartir fraterno, intercambio y enriquecimiento mutuo a nivel espiritual y misionero con nuestras hermanas de Brasil).

La comunidad lleva 5 años viviendo en este barrio obrero con sectores de mucha pobreza. Gente sencilla y abierta, donde se refleja la crisis social y económica, el desempleo, y muchas de sus consecuencias: delincuencia, drogas, alcoholismo, prostitución… 
 
Paradójicamente aquí, como en el resto del país se ha reelegido a la presidenta, que no plantea un proyecto claro de promoción y desarrollo, sino que mantiene a gran parte del pueblo, sobre todo a los más pobres en una gran dependencia económica a través de Planes Sociales y Subsidios que van anulando poco a poco la cultura del trabajo.
 
A esto se agrega la explotación de los cosecheros, trabajos temporarios según la fruta. Es una zona rica en cítricos y arándano. Muchos niños y jóvenes dejan de estudiar para ir a la cosecha y ésta no está reglamentada, así que es un trabajo mal remunerado, y en algunos casos son explotados. En nuestro barrio la mayoría son familias jóvenes, con mucha presencia de niños y mamás adolescentes. En muchos casos criando solas a sus pequeños hijos. A nivel de Iglesia no podemos integrarnos demasiado en la parroquia pues no existe posibilidad de diálogo y planificación con el sacerdote. Así que tratamos de colaborar en donde se necesita, apoyando todo lo que favorezca ir creando conciencia de la necesidad de la pastoral de conjunto. 
 
Sentimos fuertemente el impulso que la Congregación nos hace: “Ve con la fuerza que te anima, ¿no soy Yo quien te envía”? y buscando responder a esta realidad concreta nos propusimos como objetivo comunitario:
 
PORQUE EL AMOR DE JESUCRISTO NOS URGE.
QUEREMOS REAVIVAR LA PASIÓN 
POR EL REINO Y ACTUALIZAR LA MISIÓN,
ANUNCIANDO LA BUENA NUEVA, 
TESTIMONIANDO EL GOZO DE CREER.
COMO MARÍA, SER MUJERES FRATERNAS, 
ALEGRES Y CON ESPERANZA.
 
De esta manera y como una de las prioridades que nos propusimos es la familia y los jóvenes, buscamos diferentes modos de llegar a ellos. Desde el comienzo constatamos que las mujeres viven una gran postergación en diferentes aspectos. En muchos casos sufren maltrato, no son valoradas por su pareja, y se va deteriorando su autoestima. Muchas de ellas no han podido ir a la escuela.
 
Se consiguió una persona que reúne a varias mamás y les enseña a leer y escribir. Respondiendo a algunas de sus inquietudes se formó un taller de pintura en tela que funciona en un salón de la Capilla del barrio, animado por María Estela.
 
Poco a poco van descubriendo sus habilidades y valorando lo que hacen. Se dan cuenta que son capaces de crear algo nuevo. A la vez es un medio que les permite capacitarse para una pequeña salida laboral. Ya tienen previsto hacer una exposición para mostrar los trabajos realizados. Otra posibilidad fue integrar la REDINFA (Red Integral de desarrollo del niño y la familia).
 
El año pasado Glaides junto a un grupo de mujeres voluntarias se capacitaron relacionándose a nivel nacional con otros grupos que ya estaban funcionando.
Se trata de una red solidaria, que busca rehacer el tejido social que se ha roto por graves injusticias, busca promover e incentivar la solidaridad trabajando desde un espíritu ecuménico y con organismos no gubernamentales y gubernamental que se ocupan de la familia y el niño. Esta tarea la asume ahora Ana María que continúa junto a las voluntarias el trabajo con las familias donde hay menores de 6 años y mujeres embarazadas. En una de estas familias integrada por Tona (19 ) y Emanuel (24), (prácticamente sin familiares) pudimos constatar cómo este Objetivo de la REDINFA se vive con mucho entusiasmo, ya que no se trata solamente de realizar controles en la salud sino de ir despertando, animando, capacitando liderazgos comunitarios para una acción pro-fética y misionera. Crear condi-ciones para que la mujer se convierta en agente de promoción de sí misma, de su familia y comunidad. La Mística de REDINFA es la integración fe y vida. 
 
Esta pareja vive en una precaria casilla de 2,50 mts. por 5 mts. con muchas aberturas que dejan pasar el viento y el frío intenso que tuvimos este invierno. 
 
Poco a poco se fue creando una cadena solidaria: el sacerdote que está a cargo de Caritas consiguió maderas para hacer una casita completa con dormitorio, comedor, cocina, baño. 
 
El motivó a los alumnos de una escuela privada que vinieron durante varios meses a trabajar los sábados por la mañana con un matrimonio catequistas. Algunos vecinos y gente de la Capilla se pusieron a juntar ropa y otros elementos preparando el ajuar; otras personas de la Junta vecinal y la Municipalidad colaboraron con el transporte para acarrear las maderas, arena, chapas,… y hasta soldados del Regimiento vinieron a dar una mano.
Tona tuvo que guardar reposo absoluto por peligro a perder el embarazo al 7º mes y allí nosotras pudimos atenderla lavando su ropa y ayudándola en lo que necesitaba.
 
Aún la casita no está terminada, pero el 24 de octubre nació Adriel Bautista un hermoso bebé que está descubriendo que es parte de una gran familia, formada por personas de diferentes clases sociales y barrios…. 
Y nosotras aún continuamos atendiendo a su mamá y las tareas del hogar hasta que se reponga de la cesárea.
 
A través de REDINFA se puede llegar al corazón de la familia, establecer nuevas relaciones, ampliar el horizonte que ellos tenían y favorecer el intercambio, la toma de conciencia de situaciones injustas, la búsqueda de posibles salidas… Es una puerta a la esperanza y la comunión… La relación con las jóvenes es muy cordial y nos exige estar abiertas y disponibles para que se sientan acogidas al llegar a la comunidad. Esto no siempre es fácil… Y tenemos que ayudarnos mutuamente por las diversas actividades que realizamos.
 
Acompañamos el grupo misionero “Semillas del Reino”… que junto a otros jóvenes dehonianos realizan la misión de verano en el mes de enero. Durante el año cada joven tiene sus compromisos pastorales, de otro modo sería muy parcial realizar esa tarea sólo en el verano. Las chicas pidieron recibir mayor formación sobre algunos documentos de la Iglesia, por ej. Aparecida, Doctrina Soc. de la Iglesia. Para esto contamos con el apoyo de un sacerdote amigo que viene todos los meses y nos enriquecemos mucho con sus aportes. Ellas lo sienten como una gran ayuda para los conflictos que surgen en sus compromisos y ahora tienen elementos que fundamentan sus opiniones.  Al mismo tiempo vamos preparando y reflexionando sobre el material para la próxima misión que tiene como objetivo “Suscitar futuros agentes pastorales del lugar”. Todo está coordinado con los sacerdotes dehonianos responsables de la misión. También Ana María se integró al grupo diocesano de Pastoral Juvenil Vocacional, que está formado por P. Moncho, una religiosa, un matrimonio y una joven. Se realiza un encuentro mensual con los jóvenes que sienten inquietudes para conocer el proyecto de Dios en sus vidas.  
Son muy interesantes y nos permiten acompañar y ser testigos del proceso de crecimiento en la fe de jóvenes que buscan a Dios con mucha sinceridad.
 
Y seguimos caminando junto a nuestro pueblo, con ojos, oídos y corazón abiertos para descubrir los signos de vida… y seguir construyendo juntos el Reino. 
 
Sentimos muy fuerte la presencia de Esteban y Antonieta, en esta época de cambio, de desafíos… para descubrir la novedad que el Espíritu quiere suscitar hoy en la vida y misión H.A. 
 
Comunidad de Concordia
 
19/12/2011
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter