Uruguay - Paysandú Sur - Presencia de las H.A. en las familias del barrio

“La herencia destinada a la Hermanita, es el pobre, el obrero y su familia: esa parte la amará con predilección.” Esteban Pernet

Leo, 12 años, lleva en moto a su hermano de 7 años a la escuela, sin permiso de su mamá que está embarazada de 5 meses. A tres cuadras de la casa un vehículo lo embistió, quedando hospitalizado y muy grave. La madre se interna con él y una hermanita le acompaña en este gran dolor, por lo delicado del embarazo de la madre a la espera de noticias, se espera lo peor. Las otras hermanitas penetran en el hogar, lavan la ropa, la planchan, la arreglan, se la llevan a su casa, esto por muchos días.
 
Su hermano mayor Gustavo de 13 años va al Liceo, queda sólo, angustiado; las hermanitas le ofrecen de quedarse en nuestra comunidad mientras su madre cuida a su hermanito en el hospital, nos turnamos para llamarlo a las 6 de la mañana y prepararle el desayuno antes de irse al Liceo; regresa en las tardes, lo esperamos con el almuerzo preparado con cariño, mientras comparte sus vivencias que tiene con sus compañeras/os y con sus maestras.
Con los vecinos y la comunidad, hicimos una jornada de oración para su pronta recuperación y gracias a Dios, hoy Leo está bien, camina (con secuelas) para alegría de su familia y de todas nosotras. A los 4 meses nació su hermanito muy sano.
 
Ma. Luisa, 70 años, mujer muy creyente con un gran amor al Señor Jesús, muy solidaria, preocupada siempre de ayudar en silencio a mucha gente, está enferma y el médico le anticipa 6 meses de vida, ella es consciente de esta situación. Su única hermana la trae a su casa, le proporciona todo lo necesario para este tiempo que le queda: atención médica, enfermería, la cuida con esmero en estos 6 meses; con dolor va asumiendo esta dura realidad.
Las hermanitas acompañan a Ma. Luisa con cariño, hacen oración, la encomiendan a María ya que ella le tiene un gran amor, le da mucha paz en esos momentos; se quedan con ella especialmente en horarios en que facilitan a Carmen para que vaya a la Eucaristía a la Parroquia con tranquilidad y tome un poco de fuerza para los tiempos difíciles que se avecinan. Varias amigas de la Parroquia también quieren ayudar de alguna manera y van a buscar a las hermanitas para traerlas a nuestra comunidad, ya que llegar al barrio muy tarde no es aconsejable. Ma. Luisa fallece a los 6 meses como lo anticiparía el médico tratante.
 
María, joven de 30 años, será mamá por segunda vez y su embarazo está muy complicado: debe ser internada en el Hospital porque peligra su vida y la de su bebé.
Por lo delicado de su salud no debe quedar sola en ningún momento, es así que su madre se queda las noches con ella, su esposo trabaja y en los momentos libres también va a acompañarla, pero es necesario cubrir todos los turnos, es así que las hermanitas van a acompañar a María, darle de comer, darle agua, cuidar que no se levante, pues debe permanecer acostada incluso comer de costado, es parte del tratamiento.
Este cuidado fue durante los últimos meses de su embarazo hasta que el bebé nació, pesó 3,600Kl., la madre goza de buena salud y el bebé está hermoso, con todo el cariño de sus padres, abuelos, hermanita.
 
Rosa, 90 años, mujer buena, servicial, enérgica, piadosa, durante años hizo “meriendas” a los niños carenciados del barrio después de participar del “Apoyo escolar” le acompañaban otras personas.
Durante su enfermedad las hermanitas le llevaron la Comunión que ella recibía con mucho recogimiento, cada vez esperaba al Señor Jesús como “Alguien” muy importante en su vida que la visitaba durante la semana.
 
Familia numerosa de 7 hijos, 2 de ellas participan en la Capilla, son muy generosas y activas. Rosa se fracturó la cadera y por una gran huelga de médicos no pudo ser operada, por lo tanto quedó postrada; a lo largo de su postración se le formaron escaras, pidiendo a las hermanitas la curación de éstas, durante más de un año, además se le hacía control de presión y acompañamiento a las familias.
 
Quedó una gran amistad en la familia y un gran agradecimiento por los servicios prestados.
 
“Presencia atenta a las familias”
 
 
Conociendo a Francisco Joaquín que nació el 1 de julio, peso 3,940Kgs.es hermoso, hay gran alegría en la familia y en los amigos/as.
Vecinos muy solidarios, familia obrera, 2 hijos, fueron los primeros en ayudar a las hermanitas cuando hicieron la mudanza llegando a Paysandú, se preocuparon de traerles de comer todos los días, ya sea para el almuerzo o para la merienda. Las hermanitas se preocupan de los abuelos, cercanía, servicios sencillos, concretos.
 
Hermanas Mirandolina, Maria, Liliana
 
Comunidad de Paysandú-Uruguay
18/12/2013
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter