Uruguay - ¡Compartiendo desde Paysandú!

Quiero compartir con ustedes lo vivido en estos 4 meses que llevo aquí en mi nueva comunidad de Paysandú. Lo estoy viviendo como un nuevo “regalo” de Dios. ¡Lo he disfrutado realmente! Llegué en el momento previo a los Votos perpetuos de una joven religiosa del “Verbo Encarnado”, la celebración fue alegre y participativa con la presencia de su familia y muchas religiosas de su Congregación y de la Diócesis. Motivos varios de encuentros festivos. Entre ellos uno no tan festivo pues se trataba de la despedida de Liliana Salas, hermanita muy querida aquí en Paysandú. Pertenecer a una Parroquia como “El Sagrado Corazón de Jesús”, es un verdadero “privilegio”

SEMANA SANTA 2014
 
Lunes Santo 
Con un grupo de feligreses de distintas Parroquias y comunidades de la Diócesis de Salto, que abarca los departamentos del Litoral Norte Uruguayo: Artigas, Salto, Paysandú y Rio Negro, acompañamos a nuestros párrocos, junto a nuestro Obispo Pablo Galimberti en la celebración de la Misa Crismal, en Salto. Fue muy lindo ver llegar personas de diferentes lugares de la Diócesis. Allí nos esperaban con una merienda y pudimos compartir Sacerdotes, Religiosos y Laicos en los jardines de la Catedral.
 
Martes y miércoles Santo
Antes de la Eucaristía, tuvimos un tiempo de reflexión sobre algunos versículos de las Cartas a los Corintios, guiados por nuestro Párroco P. Jesús Weisensee.
 
Jueves Santo
Muy novedoso para mí y con una significación muy profunda vivimos: La Cena Pascual de Jesús.
 
 
 
 
 
Los Judíos comían la CENA PASCUAL conmemorando el “paso de Yavé” en medio de su pueblo, para liberarlos de la esclavitud de Egipto. Esta fiesta se celebraba en la primera luna llena del mes de Nisán, que corresponde al período entre el 15 de Marzo y el 20 de Abril de nuestro calendario. La Semana Santa es variable porque corresponde a un calendario lunar.
En el libro del Éxodo (12,1-14) Yavé Dios le indica a Moisés cómo debe celebrarse la Cena”…comerán un cordero asado, con verduras amargas y pan sin levadura; lo comerán rápidamente de pié, pues, es la pascua de Yavé…”.
Jesucristo quiso celebrar la Cena Pascual con sus discípulos, antes de su muerte, y la celebró de la misma forma que lo hacían los judíos piadosos de su época. ( Lc. 22,1-20)
 
 
En realidad vivimos “el almuerzo pascual”, cada paso fue muy bien motivado, antes de entrar al salón nos lavamos las manos. 
Este año nos pidieron a las Hermanitas hacer este signo.
 
 
 
 
 
 
 
 
Comimos de pie el cordero asado,
pan sin levadura proporcionado 
por la comunidad Judía, lechugas y vino o agua.
Todo fue vivido con un gran espíritu de recogimiento.
 
 
 
 
 
 
 
 
Después de este rápido almuerzo hicimos una caminata por el terreno parroquial cantando salmos e himnos. 
Ese Jueves Santo, en la Liturgia celebrada de tarde en el templo, el P. Jesús ofreció el gesto del lavado de los pies a los matrimonios que se animaran a hacerlo mutuamente.
Cuando parecía que nadie se iba a animar fueron acercándose de a poco llegando a 13 parejas.
 
 
 
Viernes y sábado se realizaron las celebraciones tradicionales.
El domingo en la Misa de tarde se culminó con la “renovación de las promesas matrimoniales”, sencilla ceremonia que la vienen repitiendo desde hace 5 años. Fue muy lindo también ver matrimonios con diferente antigüedad (1 año a 60 años) todos juntos renovando las promesas que un día se hicieron.
 
No puedo terminar este compartir sin destacar la vida de esta comunidad parroquial del Sagrado Corazón de Jesús de Paysandú.
Con laicos muy bien preparados para asumir las diversas actividades y servicios litúrgicos respondiendo a las necesidades de las diferentes Capillas e incluso del mismo templo parroquial en ausencia de su párroco: Ministros de la Palabra, de la Eucaristía, para el templo y para los domicilios.
Esto habla de un Párroco muy valioso, formador, muy cercano, que valora a los laicos y sabe delegar responsabilidades.
 
“Hay diferentes dones espirituales, pero el Espíritu es el mismo; hay diversos servicios, pero el Señor es el mismo; hay diferentes obras, pero es el mismo Dios quien obra todo y en todos.
En cada uno el espíritu Santo revela su presencia, dándole algo que es para el bien de todos. A uno se le da hablar con la sabiduría del Espíritu, a otro enseñar cosas profundas que vienen del mismo espíritu, a otro se le da en e l mismo Espíritu la fe ” 1Cr.12,4-8
Ma. Estela 
Comunidad de Paysandú - Uruguay
17/10/2014
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter