Una experiencia concreta de Animación Local - Irlanda

Uno de los elementos claves que han sido propuestos para las nuevas estructuras de Animación y Gobierno en la Congregación, es la animación participativa. El Documento de la CIAG (Documento B, octubre del 2011) sugiere que “favorezca la creatividad, las redes de intercambio en comunidad, entre comunidades y con otros”. El Informe de la Provincial en el Capítulo Provincial del 2010, decía a propósito de la Animación que “debemos trabajar juntas durante los tres próximos años, para hallar el medio adecuado para reforzar lo local, teniendo en cuenta la realidad de cada sector.” En nuestra Provincia, la animación participativa se desarrolló de una forma muy espontánea, a través de los Cluster Groups (Reagrupación de grupos de hermanas). Es una manera de “reforzar lo local” “partiendo de la base”.

 

Historia
 
Nuestra Reagrupación nació hace 5 años, cuando 3 Hermanitas vinieron a vivir a nuestra casa, en Swords Road en Dublín, para formar una nueva comunidad. Después de algún tiempo, ellas invitaron a participar de sus reflexiones a otras dos Hermanitas que vivían al norte de Dublín, en Ballymun. Enseguida ensancharon su círculo invitando también a tres Hermanas que vivían solas (dos en Belfast y una en Dublín). Así se sembraron las primeras semillas de lo que sería Cluster Group.
 
En total, en el conjunto de estos años, 11 hermanas han formado parte (de las cuales las tres hermanas que en aquella época vivían solas), cada una durante periodos más o menos largos. El grupo se mantiene principalmente sobre un encuentro mensual, que alterna entre la comunidad de Swords Road y la de Ballymun. Nos parece que este tiempo de oración y de reflexión sobre nuestras vidas es enriquecedor y creativo.
 
Habitualmente, empezamos por una reflexión sobre la experiencia que hemos vivido, hacemos una ronda donde cada una comparte cómo vive su realidad cotidiana como Hermanita de la Asunción, y lo que significa para ella, tomando por ejemplo una dificultad particular, o algo positivo gozoso, o un cambio… Este tiempo sencillo de compartir crea lazos particulares entre nosotras. Cuando hay que hacer un trabajo a nivel de Provincia, lo hacemos juntas en ese espacio. Esto nos permite ensanchar nuestro horizonte más allá de la realidad local en la que cada una vive. Para el trabajo de Provincia sobre el sujeto de la CIAG, nos fusionamos con otra Reagrupación. 
 
A veces leemos juntas un artículo para discutirlo, o bien cuando una hermana ha asistido a una conferencia nos comparte lo que ella ha entendido. En el Adviento del 2011 organizamos una Jornada de Reflexión, a la que invitamos a los miembros de otra Reagrupación y a algunos compañeros Laicos.
 
Responsabilidad compartida:
Juntas compartimos la responsabilidad de nuestras reuniones de Reagrupación, para preparar la oración, para redactar el resumen y para la acogida que nos damos mutuamente. Durante la enfermedad de algún miembro de la Reagrupación, nos gusta poder compartir su estado de salud.
 
Aspecto social:
La Reagrupación no es un espacio de reflexión fundamental. Hemos aportado una dimensión festiva, como por ejemplo nuestra salida de un fin de semana a la playa, o bien un día en visita a un lugar de interés. Nos reunimos también para celebrar juntas la Navidad.
 
Conclusión:
Como hemos dicho más arriba, la experiencia de la Reagrupación es una iniciativa que se ha hecho espontáneamente, desde la base, en respuesta a la necesidad que las Hermanas tenían de compartir la animación. Es una estructura sencilla que nos ha permitido compartir la responsabilidad juntas sobre la calidad de nuestras vidas de Hermanitas de la Asunción. Cuando reflexionamos sobre estos pasados cinco años, se constata que ha habido mucho movimiento (entradas y salidas). En parte es porque las Hermanas, a veces, van a vivir a otro lugar, o bien, también se da el caso que la Reagrupación ya no responde a las necesidades de la Hermana. De todas maneras siempre ha habido un núcleo de cinco Hermanas que permanecen desde la creación del Grupo. Hemos intentado ser ágiles para decidir la fecha y la hora de los encuentros mensuales, teniendo en cuenta cada vez las necesidades y los compromisos de los nuevos miembros. Incluso si consideramos que la apertura del grupo es importante, la experiencia nos ha demostrado que una Reagrupación funciona mejor cuando la forman entre 6 a 8 miembros. Más allá de este número, se corre el riesgo de perder los elementos que la dinamizan.
 
Nuestra experiencia conjunta nos ha ofrecido un tipo creativo de animación participativa en este tiempo de cambio de estructuras en la Congregación. Como toda estructura, necesita un tiempo de compromiso, una voluntad de compartir vida y responsabilidades, y una apertura a los cambios en la composición del grupo, a fin de que dé fruto. A pesar de las dificultades que esta modificación del grupo pueda presentar en algunos momentos, nuestra experiencia resulta positiva para profundizar juntas nuestra vida de Hermanitas de la Asunción, “reforzando así lo local”.
 
Sisters Eileen, Carmel, Peigi, Irene, Carmel, Bride, Ann 
14/12/2012
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter