Una espiritualidad de APÓSTOLES

Para ser Apóstol y, Profeta y Mártir, es necesario unir contemplación y acción; hay que unir oración y misión :
 
"Sabed ir de la oración a la abnegación" "Orar y Actuar / Actuar y Orar, debe ser una misma cosa"
(P. Pernet)
 
Para evangelizar a los pobres hay que ser pobre una misma.
"Cuanto más pobres seáis, más auténticas religiosas seréis"
"A aquel que es verdaderamente pobre, Dios basta" (P. Pernet)
 
Una vida apostólica que se vive en COMUNIDAD
"Nuestra vida en fraternidad, signo y anuncio de la humanidad reunida en Dios, se inspira en las primeras comunidades cristianas y en la tradición agustiniana: "Un alma y un sólo corazón en Dios" 
(Regla de vida nº 22)
 
"Vivir en comunidad es un lugar profético, si acogemos la fuerza de ese don para crecer juntas y revelar, a través de la ternura y la compasión, el rostro materno de Dios. Es el momento de manifestar con nuestra vida que es posible transformar las relaciones humanas: anuncio de un mundo nuevo "
 
"Seguras de Aquel que nos reúne, la Eucaristía celebrada nos invita a seguir a Jesús en la ofrenda de su vida, a vivir gestos de reconciliación, a rechazar el aislamiento, en una palabra a ser hermanas."
 
"Creemos que Dios nos ha confiado el don de la comunión; la certeza de ser amadas es la fuente de nuestra alegría." (Conseil de congrégation 2001)
14/05/2011
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter