Túnez : ¿Qué hay de nuevo en Hammam-Lif, en el 2016?

Es para nosotras un gozo compartir un poco lo vivido en este curso 2015-2016, en un mundo que se transforma, en un Túnez que está en búsqueda.

El acontecimiento reciente ha sido la decisión y marcha de nuestras dos hermanas Oblatas de la Asunción, Béatrice y Justine, con las que construíamos una comunidad inter-asunción desde el 2010: decisión tomada por cada una “para mayor gloria de Dios”, y en respuesta a otra misión para nuestras dos hermanas. Camino de vida que se aclarará con el tiempo…
 
Estas dos no son las únicas en dejar la Diócesis, que este año ha sido especialmente probada: las Marianistas dejan esta tierra de Túnez en la que el Instituto se implantó hace 135 años; los Salesianos reanudan su gran escuela de más de 1000 alumnos.
 
Las Hermanitas de Jesús, después de 50 años de presencia, también han marchado, dejando vacío el gran Sur del país. ¿Quién tomará el relevo para asegurar una presencia cristiana a los estudiantes subsaharianos, y sobre todo para ser el corazón, los ojos y las manos de Aquel al que seguimos en estas regiones más alejadas, si las comunidades religiosas se retiran unas tras otras? Nosotras mismas, dejamos Médenine en el 2004.
 
Se está estudiando un nuevo proyecto diocesano para asegurar una presencia del Evangelio ¿Pero con quién?
 
Todo el año nuestra comunidad se ha mantenido fiel a su proyecto de acogida: “Casa Común” abierta a personas bien diferentes en todo: desde las encargadas de misión de los jóvenes DCC (Voluntarios de la Delegación Católica para la Cooperación ) situadas en Túnez, pasando por Carolina establecida en Túnez desde hace cerca de 60 años y que desgraciadamente se fracturó el brazo cuando residía sola en “Medina”, (¿cómo podía ella sola asumir sus cuidados?), sin contar nuestros amigos tunecinos, que este año compartieron con nosotras el gozo de Navidad y que ya piensan volver para Navidad del 2016 invitando a otros vecinos contentos de asistir a la fiesta; las visitas imprevistas de nuestra amiga Stéphanie con Sami su marido y sus dos hijos varones. Después, este año como todos los años, nuestro amigo sacerdote y acompañante de la comunidad desde el 2003 vino para un tiempo de descanso. Acaba de dejarnos, vencido por la enfermedad, dejando “huérfanos”, no solamente la Diócesis sino a un gran número de tunecinos y tunecinas para quién Fulvio era la referencia de escucha, de bondad, de consejo.
 
La comunidad con ocasión de los 25 años de profesión de Béatrice, OA, con nuestro amigo sacerdote Fulvio fallecido el 11 de septiembre
 
Comunidad abierta, como son todas las comunidades aquí, para permitir a unos y otros rehacerse, ya sea para un día o varios días; necesaria apertura para una ayuda mutua o sencillamente ampliar su punto de vista.
 
 
¡Qué decir de los múltiples servicios realizados por Salah, Sadok, Samir, Lotfi, siempre dispuestos a hacernos los arreglos necesarios! Los amigos están en todo el vecindario. Esta amistad es fruto de 20 años de presencia discreta y gratuita, pues nosotras no ejercemos ningún servicio particular en el barrio, pero estamos aquí… con ellos…
 
Nuestro país continúa pasando dolores de parto desde el 2011… cada estación trae los suyos, sobre todo a nivel político, con cambios de gobierno, ¡cada uno pensando que el próximo será más eficaz que el precedente!
 
Económicamente la vida es cada vez más dura para la mayoría de la población, pero las personas no se dejan descorazonar: las mujeres son particularmente valientes, y en un libro reciente, escrito por una de ellas, se hace de ello apología: “La verdad en herencia” de Najat FAKHFAKH. Esta combatividad de las mujeres es una de las características de nuestro pueblo de Túnez. La solidaridad se expresa y se vive, la aspiración a un gran cambio está presente, y también la aspiración a tomar seriamente en mano la vida pública, para hallar el sentido ciudadano, el gusto por el trabajo y ver renacer Túnez a un día más luminoso, a una novedad atrayente.
Por todo ello, nuestra vida aquí, bajo la guía del Espíritu Santo, quisiera ser sencillamente portadora de la Esperanza que nos habita, con aquellos y aquellas con los que compartimos la misma humanidad, y que ellos también están en búsqueda de una verdadera fraternidad siempre en construcción, porque como dice un slogan de una de las numerosas asociaciones de mujeres tunecinas, “solas somos invisibles, pero juntas somos invencibles”. 
 

Una puerta de la ciudad de Sfax por donde llegaron las Hermanitas en 1934
 
 
“María se fue deprisa hacia su prima Elisabeth…” Este evangelio de la Visitación es el motor de la reflexión pastoral del conjunto de las Diócesis del Norte de África. Esto mismo nos encamina al próximo Capítulo General del 2017. 
 
En nuestra realidad un poco “marginal” somos felices de caminar al unísono con el camino de la Congregación “para procurar la Gloria de Dios y la salvación de los pequeños” RV nº 5, “con ellos, aprendemos a dejarnos convertir al Evangelio” RV nº 20.
 
Hnas Françoise y Elisabeth

 

06/01/2017
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter