TESTIMONIO

Mi encuentro con las Hermanitas de la Asuncion

 

Encuentro durante la fiesta de los 150 años de las Hermanitas de la Asuncion

 Mi encuentro con las Hermanitas de la Asunción ha sido una bendición a la vez que una gran conmoción en mi vida. Todo comenzó en internet cuando en el 2008 buscaba desde mi país - Perú – un sitio católico donde alojarme para continuar viviendo, mi fe, estando lejos de mi casa.

Comencé la búsqueda cuando, de repente, encuentro un anuncio para vivir un proyecto que se llamaba FRATCOM. Me sentí rápidamente atraída por ese proyecto que reunía 4 jóvenes y hermanas con quienes compartir la vida en comunidad; pero había que candidatearse. Después de algunas traducciones, logré enviar una carta de motivación y fui aceptada en la casa de Vitry, que siempre llamaré “mi casa”
 
Después de un dia de trabajo en Mosaïques.9
 
Fue verdaderamente desde entonces, una experiencia muy enriquecedora ya que no era solamente un alojamiento, sino una vida compartida, y me sentía formar parte de una familia, sin saber que algunos años más tarde, la familia de la Asunción llegaría a ser mi verdadera familia espiritual.
Volver después de un día en la universidad, no era justo volver a un cuarto, era volver a encontrar a la hna. Patricia en el piso, que me preguntaba cómo había transcurrido el día, entrar en la cocina y encontrar una de las jóvenes- también estudiante- para hablar de nuestras jornadas, ir a la capilla de la casa y poder rezar con las hermanas o simplemente sola si lo necesitaba, compartir cada lunes una comida con toda la comunidad o simplemente entre estudiantes los demás días, las misas juntas y las actividades en la parroquia del barrio así como momentos de risas todas juntas…Una verdadera vida de familia que permitió que se tejieran lazos entre personas que no se conocían antes pero que estaban unidas por amor a Cristo.
 
Con voluntarios que vinieron a ayudar
 
Luego, poco a poco comencé a conocer a más hermanas, su trabajo, su misión, sus historias. Hemos compartido fin de semanas de retiro espiritual, luego tiempos de relectura de nuestras experiencias de estudiantes, que nos ayudaban a avanzar y a no desanimarnos, estando lejos de nuestras familias. Quise conocer más sobre esta comunidad y participé de actividades como voluntaria con un primer descubrimiento del barco “Je sers” (yo sirvo) y de la asociación Mosaïques.9. Esto me ayudó a darme cuenta que me identificaba con los valores de las Hermanitas de la Asunción.
Después de un año dejé el cuarto a otra estudiante, pero siempre permanecí en contacto, primero a través de las comidas de los lunes y luego con un compromiso más fuerte con la asociación Mosaïques.9 para ayudar en los talleres de niños con las Hnas. Agnès, Jeannette y otras hermanas y voluntarias. Es durante ese periodo y a través de esos niños que re-descubrí a Cristo y pedí ser laica asociada a la comunidad para re-afirmar el compromiso de mi bautismo porque me re-encontraba bien en los valores de reciprocidad en las relaciones, la atención a los otros, un compromiso con los pobres, un espíritu de perseverancia a pesar de las dificultades y el vivir le unidad entre fe y vida. En el 2016 me hice miembro integrante de esa gran familia. Mi camino me permitió conocer nuestros fundadores: el Padre Pernet y Antoinette Fage, participar de la belleza de su proyecto después de más de 150 años de fundación, y compartir con laicos/as del mundo entero, conscientes de formar parte de la misma familia: “Familia Carismática de la Asunción”
 
Diana Neviere
 

El dia de mi compromiso como asociada
09/05/2017
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter