Ser familia siendo de la familia de la Asunción

Por Nury, laica de la Asunción. Bogotá-Colombia

Sé que algunos han escuchado hablar sobre nosotros, de la Familia MONTES, nacimos, crecimos, nos enamoramos, nos casamos y formamos nuestra familia siendo parte de la experiencia de la Asunción. Somos Oscar Fredy(padre), Nury Patricia (madre), Karol Nathalia (hija), Juan David(hijo). Nuestra familia participa de la asunción, pero ¿de donde? ¿Como? 
 
Conozco a las Hermanitas, casi que desde antes de nacer, ellas eran las vecinas de mi casa materna, por casi 20 años, no solo las conocí, sino fueron parte de la historia de mi familia, así como del barrio Florencia. Trabajé con ellas desde niña en un grupo con la hermanita Acenet, después con la Hermana Helena en la asamblea familiar y por ultimo en el grupo juvenil, donde fuimos mucho más que catequistas, desarrollamos trabajos pastorales desde la danza, la música, el taekwondo en el barrio, con jóvenes y con niños. Inclusive cuando las hermanitas cambiaron de barrio. Oscar mi esposo conoció a las hermanitas y trabajo con ellas desde el grupo de adolescentes, luego hizo parte del grupo juvenil. 
 
¡Claro! fue allí donde nos conocimos y empezamos una relación:” tal vez la intervención de las hermanitas o inspiración de la asunción”, siendo muy jóvenes, el tenia 18 años y yo 15. Así comenzó la historia que hoy completa 22 años y dos hermosos hijos, con los que somos grandemente bendecidos. 
 
Pero ¿quiénes somos? Personas normales que habitan este mundo, pero que siempre han buscado el trabajo en comunidad y al servicio de otros, haciendo posible un mundo diferente. Esto nos llevó a tener una empresa de trabajo en compañía de laicos asuncionistas como Víctor Andrés Galindo. Trabajábamos con los colegios realizando convivencias, retiros, encuentro con profesores, padres de familia; un trabajo realmente enriquecedor. Además de ser una ayuda en nuestro sustento económico, era una “alternativa” para hablar un idioma distinto, dejar una semillita de aquello que puede cambiar. Al tiempo también hacíamos nuestro trabajo como profesionales, mi esposo como arquitecto y yo como docente, el nacimiento de nuestros hijos nos alejó un poco del servicio comunitario, pero el Señor sabe como buscarte. Al barrio Florencia llegó una comunidad religiosa llamada misioneros javerianos de Parma, ellos nos buscaron y nos invitaron a la parroquia, y con el espíritu siempre dispuesto y dentro del corazón esa semilla que nunca dejó de crecer, ayudamos a crear un nuevo grupo de acogida en la parroquia, con un espíritu de compartir juntos, donde los participantes sintieron que los encuentros era una oportunidad de compartir la vida. Actualmente sigue siendo un verdadero grupo de acogida. Luego fuimos invitados para acompañar los grupos juveniles y de confirmación, haciendo que el espacio del joven volviera a ser reconocido. 
 
Después de varios años volvimos a encontrarnos con las hermanitas, esto ha llenado nuestras vidas de una alegría inmensa, además de reconocer que aquello que ellas cultivaron en nosotros nunca se terminó. Como asuncionistas somos personas que piensan que en los otros podemos tener esperanza de un mañana mejor, dejar la indiferencia y convocar a la integración y la aceptación de todos. Mis hijos hoy día son asuncionistas, ellos también dan un aporte al mundo de forma distinta, mi hija a través del servicio en la parroquia en el ministerio de música y también en medio de sus amigos aportando para que todos seamos más justos y más humanos. 
 
Somos una familia asuncionista, en un entorno en el que hay dificultades, pero superables. Actualmente los dos trabajamos como docentes, tratando a nuestros estudiantes en forma diferente, siendo los que ponen a pensar que un mundo se construye dejando de lado las diferencias y las distancias. Concienciando a través del cuidado de nuestro planeta y seguros que vivir la religión es descubrir al Jesús vivo que nos salvó y que nos enseña a servir. Para nosotros ser asuncionistas es vivir diferente, es encontrar en Jesús esa forma de vivir. Gracias a la asunción hemos crecido, aprendido y somos parte de un mundo posible y necesario. 
 
04/06/2012
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter