Seguimiento nutricional en Madagascar

Voy a compartir con vosotras, por el Pain de Chez Nous, el seguimiento nutricional que llevamos a cabo en Madagascar. Me llamo Luisette (joven profesa H.A.), tengo esta responsabilidad desde el mes de septiembre del 2010, después de la experiencia de un año en una ONG que se ocupa de los hijos de familias con carencias y alejados de la escuela en el tema educacional para su “alfabetización”. Mi función era evaluar este proyecto.

Desde hace más de diez años, gracias a la colaboración de las Hermanitas, laicos y bienhechores, podemos ocuparnos de 15 niños de 6 meses a 3 años de barrios vecinos en nuestro campo de acción aquí en Sahalava – Fianarantsoa (Madagascar). Jesús se dirige a nosotras con estas palabras: “Dadles de comer…” y también dice a los niños: “Venid a comer y beber de balde…”
 
Estas dos frases resuenan en nosotras como eco íntimo y profundo en nuestra vida de cristianas, discípulas y apóstoles en seguimiento de Jesús Servidor y Salvador ante los niños desnutridos del barrio donde estamos. Antes de empezar “nuestro pan”, quisiera presentaros la receta y la forma a través de algunas preguntas y respuestas, para ayudaros a comprender mejor lo que compartimos.
 
¿Cómo se presenta nuestro pan?
Nuestro pan se presenta de diferentes formas amoldándonos a la situación, realidad y actividades que proponemos a las familias según sus necesidades.
 
¿Y la receta?
La receta no cambia demasiado ya que es la mezcla de Hermanitas, Laicos y Familias con dificul-tades del barrio.
 
¿Y el aroma de ese pan?
El aroma es nuestro mismo ser: lo que somos, lo que tenemos, tal como somos.
 
¿Quiénes son los beneficiarios de ese pan?
Las familias que pasan por dificultades y especialmente sus hijos desnutridos que desean alimentarse de ese pan.
 
¿Cuándo vienen los niños a nutrirse de ese pan?
Todos los días de lunes a sábado los niños vienen al Centro, a nuestra casa, que se llama AKANY FIVOARANA (que significa “nido de desarrollo”), para beber leche con vitaminas “anananitro” (a base de plantas muy nutrientes del país). Y 2 veces por semana toman una comida completa (carne o pescado o huevos con legumbres, arroz, fruta).
 
¿Qué criterio seguimos para decidir que los niños están desnutridos y acogerlos en el programa?
Para empezar, pesamos a cada niño y si la curva de la relación entre peso/talla, según la ficha especial que utilizamos, marca rojo (desnutrición severa), lo aceptamos sin demora.
 
¿Esos niños cuánto tiempo se nutren de este pan?
A menudo estos niños no logran el peso normal a la edad del destete, y empiezan el seguimiento nutricional inmediatamente hasta que lo alcanzan, siempre mediante la medición peso/talla de la ficha. Esto puede durar de 1 a 2 años según la evolución, que a menudo depende de la situación económica y social de sus familias.
 
¿En general qué niños son? ¿Y los padres?
Niños desnutridos a causa de situaciones difíciles que viven: niños abandonados, fallecimiento de la mamá, madre con enfermedad mental, padres en paro, separación de los padres.
 
¿Cuál es el equipo que amasa la pasta?
Desde el inicio están las señoras Pauline y Jacqueline, dos mujeres del barrio que conocen mucho a las familias y tienen un gran deseo que estas salgan adelante. Cada año postulantes y aspirantes de la comunidad de Ampopoca vienen a pasar un tiempo aquí. Actualmente Brigitte (postulante) y Arlette (aspirante) están con nosotras. Yo soy la coordinadora ayudada por Marie-Françoise (H.A). Una vez al mes un médico voluntario viene para hacer el seguimiento de la evolución de los niños.
 
¿El seguimiento nutricional se limita a la alimentación de los niños?
Claro que no: también hay la formación sobre las cuestiones de higiene, de salud (prevención y cuidados) y de alimentación equilibrada. Esta formación se hace mediante videos y fichas, velando por la participación de las madres. No olvidamos las fiestas: Navidad y, este año nos pidieron un tiempo de danzas y música para Año Nuevo. También hay cada semana, la visita de la familia para fortalecer más nuestros lazos y ver su situación in situ.
 
¿De qué otra manera participan las mamás?
Cada mamá viene a preparar la comida con Pauline y se ocupa de que todo esté limpio y arreglado. Se les pide también una participación mínima económica por las dos comidas; y frente a una doble necesidad, por nuestra parte mantener limpias las salas donde se come, y otra que las mamás obtengan un poco de dinero, por ello cada semana dos de ellas, por turno, hacen la limpieza y así se van haciendo unos “ahorrillos“ para las urgencias.
 
Con nuestro Fundador me digo: “Veo la miseria de mi pueblo (y de las familias)…” Aprendo a hacer mías sus dificultades con Cristo Servidor y Salvador para que las familias descubran su grandeza y “el Amor del Dios Vivo, el Dios que camina con nosotros”.
 
 
Abro mi corazón, tiendo mis manos e intento estar cercana a ellos para poderles servir. Esto me llena de gozo con el apoyo de la comunidad. Me hace crecer y madurar en la fe, la esperanza y el amor en la misión, para construir con las familias una vida en mejores condiciones hasta llegar a la de hijos e hijas de Dios.
 
Hermana Louisette, Sahalava (Madagascar)
 
17/05/2011
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter