Proyecto HOPE / La vida en Andrus-on-Hudson

La comunidad de jubilados donde residen 7 Hermanitas

rojectAndrus es enteramente como un pueblo, con un personal y una población de residentes multiculturales. El transcurrir de los días es sin sorpresas, el personal atiende a sus ocupaciones y los residentes siguen el ritmo que se ha fijado para ellos.
 
A lo largo del año, en Andrus-on-Hudson se ofrecen múltiples actividades. Son la ocasión, para los habitantes del sector, de aprender, de divertirse y de conocerse mejor entre ellos. Así la música es de recibo. Los animadores no tienen igual para vigorizar a los residentes, incluso a los más débiles, entrenándoles al ritmo de la música: ya se trate de Jazz o de reggae, cuando el animador empieza a bailar, el ritmo se contagia, y en un santiamén, las enfermeras y auxiliares entran en la danza. Estimulados por la música y el movimiento, los residentes, a pesar de sus disminuciones, aprenden enseguida. Los cuerpos que normalmente están rígidos y confinados a una silla de ruedas, se ponen a balancearse y sus rostros se iluminan.
 
Entre las actividades propuestas hay: cursos de gimnasia y de mantenimiento, yoga, meditación, juego de bolos, juegos de tejo, arte y trabajos manuales, músico-terapia, lecciones de piano, de trovadores, zooterapia, conferencias, barbacoas, te a media tarde, veladas con helados (¡que nos encantan!), películas por la mañana, jornadas sobre temas, conciertos, piezas de teatro, fiestas en el jardín, casino y ferias artesanales.
 
El tren que llega de Nueva York tiene su propio ritmo y encamina periódicamente a Hermanas, amigos y voluntarios a Andrus. ¡Que suerte tenemos de tener visitas! además del personal de la casa que está tan entregado, y que colorean la rutina cotidiana. Con una cálida sonrisa, un “¡Buenos días!”, una conversación amistosa y de buen humor, nos ayudan a sobreponernos a las contrariedades y, a veces, se diría que han ensanchado las paredes de nuestro ascensor.
 
Pernet Family Health Service
 
En Worcester, Massachusetts, este año más de 600 familias se han beneficiado de numerosos programas propuestos por el Pernet Family Health Service; incluso si el contexto económico ha hecho que resultara difícil conseguir financiamiento para esos programas, el PFHS continúa realizando visitas a domicilio y organizando grupos para padres y niños. Unas 4.000 personas han recibido alimentos, leche maternizada y pañales. Las numerosas donaciones de artículos de puericultura, ropa y muebles han beneficiado directamente a familias que tenían dificultades para cuadrar el mes.
 
Nuestra especialidad es la visita domiciliaria para ayudar a las familias, pero el PFHS ha desarrollado muchas iniciativas de Barrio que ayudan a tejer relaciones sociales. Estos últimos años, la Family and Community Development Program ha instaurado cursos de nutrición, un laboratorio de informática, iniciación al liderazgo, y cada invierno se instala una pista de patinaje con ayuda de numerosos grupos del barrio. 
Nosotras hemos seguido las 3 etapas del modelo propio a las Hermanitas de la Asunción: intervenir en las urgencias, ayudar a la gente a desarrollar sus competencias y animar al compromiso cívico, para ayudar a las familias a encontrar poco a poco su independencia. El PFHS ha salido en el folleto diocesano por su campaña Parteners in Charity (Colaboradores en la caridad)
 
He aquí algunos ejemplos de hechos cumplidos y de felices logros que han sido posibles gracias a la misión y a los servicios subvencionados en la Provincia de Estados Unidos.
 
 
Project Hope
 
Este proyecto nació hace 25 años, cuando las Hermanitas de la Asunción decidieron abrir las puertas de su comunidad a mujeres sin techo y a sus hijos. Hope (esperanza) = House Open People Enter = (La casa está abierta, la gente entra).
 
Este se ha convertido en uno de los principales Centros de acogida para las familias en el Estado de Massachusetts, con Estatutos de Asociación no lucrativa donde las familias pueden empezar a ver una salida a su situación. El Proyecto Hope se ha ido desarrollando más hasta llegar a ser una Agencia ofreciendo múltiples servicios, iniciativa de vanguardia en Bostón para sacar a las familias de la precariedad de sus viviendas y de la pobreza. Las madres que no tienen recursos económicos suficientes pueden tener acceso a la educación, al trabajo, a la vivienda y a los servicios de urgencia; se trabaja para su desarrollo personal y estímulo, y es, a fin de cuentas, una iniciativa que actúa para que se den cambios a nivel más amplio. El clima actual de inestabilidad económica ha hundido en la pobreza a familias que antes disfrutaban de cierta estabilidad. Nosotras, pues, estamos llamadas a encontrar soluciones creativas para lograr que la gente salga de la pobreza: Es la misión del Proyecto Hope.
 
Proyecto Hope, un innovador social reconocido
 
En el 2010, la formación propuesta por el Proyecto Hope en los temas de Sanidad (el WDEP) ganó un premio en el ámbito de innovación social, dentro de la categoría de empleo y educación, concedido por el Forum de Innovación Social. En mayo, la directora de esta formación, Tressa Stazinski, presentó el programa a los inversores interesados en un trabajo de ensayo original para ayudar a las personas con pocos recursos a cubrir sus necesidades. Ella dio algunos ejemplos de logros positivos, obtenidos por el Proyecto Hope, los expuso a estos potenciales bienhechores dispuestos a financiar proyectos con resultados concretos y positivos.
 
 
Anotamos algunas de las acciones que ella les compartió:

Tanya, del domicilio perdido al encuentro de la esperanza
 
Tanya llegó al Proyecto Hope huyendo del hombre que la maltrataba; no tenía estrictamente nada, a parte de lo que sus hijos habían logrado meter en su mochila. Hoy, diplomada del WDEP, Tanya ha recobrado una estabilidad financiera y puede subvenir a las necesidades de su familia.
 
Lisa, 6 años de estabilidad
 
Lisa estaba en Paro desde hacia dos años y estuvo a punto de perderlo todo: su casa, sus hijos, la autoestima y la dignidad. Después de haber sido diplomada por el WDEP hace seis años, trabaja en el ámbito de la Sanidad. La presentación del Forum de Innovación Social mostró como los ensayos creativos aplicados por la WDEP pueden tener efectos profundos y durables en los participantes.

Karen, embajadora del Proyecto Hope
 
Karen, Madre de dos hijos, fue licenciada cuando se ocupaba del servicio de atención al cliente en una Agencia de seguros en el 2009. Incluso con estas colocaciones a través del paro, no podía llegar a pagar el alquiler de su piso en Dorchester, por lo que la echaron con toda la familia. Después de haber llamado a las puertas de varios miembros de su familia que no podían acogerlos más que temporalmente, el Departament of Transitional Assistence (equivalente a la Asistencia Pública) los colocó en un hotel en Braintree , vivieron allí durante seis meses, hasta que quedó una vacante en el centro de acogida familiar del Proyecto Hope.
 
Karen pasó los primeros meses participando en todos los programas ofrecidos por el Proyecto Hope. Inscribió a su hijo más pequeño en el centro para niños y ella siguió la formación profesional, que ofrece cursos y acompañamiento para la búsqueda de empleo en el ámbito de la Salud.
 
En agosto del 2010, su familia recibió las llaves de un apartamento de tres habitaciones, financiado por varios fondos privados y públicos. En abril del 2011, encontró trabajo en un Hospital cercano a Boston. Empezó con media jornada, pero al cabo de algunos meses, se le propuso pasar a jornada completa. Su recorrido ha sido largo y difícil, pero hoy en día Karen ha salido de la precariedad y ha encontrado un equilibrio de vida.
 
Newburgh Ministry
 
La Asociación Newburgh Ministry realiza una misión de presencia, de servicio y de transformación en la población más precaria del este de Newburgh. Fundada en 1983, al principio era una misión común a tres comunidades Inter.congregación; desde 1985 no ha cesado de transformarse. Con la subida desorbitada del número de transeúntes y en razón de la falta de alquileres abordables, la asociación, ayudada por numerosos voluntarios, decidió permanecer abierta incluso de noche para poder acoger a hombres sin domicilio. Esta iniciativa, que tomó el nombre de Winterhaven (refugio de invierno), condujo a la renovación de un edificio y de un programa de acogida que funciona todo el año, además de otros programas durante el día. El edificio renovado abrió en enero del 2011. Jim McElhinney, su Director, trabajo sin descanso con el Consejo de Administración y el personal, para poder realizar su sueño.
 
En febrero del 2012, Jim dejó la Asociación, para trabajar en un nuevo programa para los “sin techo” en Indianápolis, Indiana. Como miembro del Consejo de Administración, Jean McCormack, Hermanita de la Asunción, se ocupa del reclutamiento de un nuevo director, y ella trabaja con el personal para ver cuales son las necesidades en el día a día hasta que se encuentre un director. En cada una de sus visitas al Newburgh Ministry, Jean puede constatar como el personal y los voluntarios están entregados y llenos de amor al servicio de las personas que cada día franquean las puertas de la Asociación.
Este es un nuevo camino de transformación. Aun cuando el personal, el equipo y los clientes de la Asociación lloran la marcha de Jim están vueltos de cara al futuro. Esperamos proseguir este sueño en el nuevo edificio y continuar trabajando para los más marginados en este sector de Newburgh.
 
Las Hermanitas de America de Norte
21/05/2012
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter