PROMESA DE OBAMA A LOS BARRIOS

El Presidente Obama solicitó 46.7 billones de $ de fondos discrecionales, para el Departamento federal de Educación, para el año fiscal 2010 para llevar a cabo su intención de integrar la educación con otros servicios sociales; con esta finalidad creó 20 programas en distintos lugares de Estados Unidos, llamados “Promesa a los Barrios”. Para l@s que miramos el mundo con los ojos de los pobres, vemos que esta iniciativa está marcada por la justicia y la equidad, que son, a nuestro entender, claras prioridades de la Administración de Obama – aunque su negociación y su realización sean difíciles.

El programa” Promesa a los Barrios” es una de las iniciativas lanzadas por Obama con la finalidad de erradicar la pobreza y crear una cultura de igualdad de oportunidades para l@s niñ@s que viven en los barrios más desfavorecidos. El sector donde residen las Hermanitas en el Norte de Dorchester/Roxbury, Massachusetts fue uno de los 20 barrios seleccionados en los Estados Unidos. 

Para comprender lo que esto significa para las Hermanitas y para la comunidad de los habitantes de la que hacemos parte, es importante conocer un poco nuestra historia en este barrio. 
 
 
Historia del Barrio
 
En 1947 las Hermanitas llegaron a la comunidad del Norte de Dorchester/Roxbury, a pedido del Cardenal Richard Cushing, que amaba mucho a los pobres. El barrio era entonces habitado en su mayoría por familias inmigrantes originarias del Oeste de Europa con muy bajos ingresos; les ofrecimos nuestros servicios de cuidado a domicilio, y creamos proyectos para dar respuesta a las necesidades educacionales y holísticas de las familias; intentamos también que éstas familias se unieran y organizaran para hacer presión a fin de conseguir apoyos que les permitan pasar de una situación de crisis a otra más estable. La pobreza era muy diferente entonces: existían medios concretos para que las familias pudieran pasar de una realidad de pobreza a otra de mayor seguridad económica, accediendo así al sueño Americano. Nuestra economía se basaba en un uso intensivo de la mano de obra y los capitales eran nacionales. Los trabajadores que cobraban un salario podían beneficiarse con ayudas sociales para hacer vivir a sus familias que se agrandaban y un buen número de ellas ascendieron la escala social para finalmente dejar el barrio. 
 
Entre finales de 1960 y 1990 el contexto ha cambiado radicalmente. Las familias procedentes de diversos países, culturas y lenguas llegaron a nuestro barrio. Llegaban de Puerto Rico, América del Sur, Haití, Islas Caribes, Cabo Verde y muchas familias Afro-Americanas emigradas desde el Sur. Nuestro Barrio de Dudley se convirtió en uno de los barrios más multiculturales de Boston. Pero la situación económica cambió en los años 60 y 70 y empeoró entre 1980 y 1990. La pobreza tiene un rostro muy diferente. Actualmente nos encontramos ante una economía ya no basada en la mano de obra sino en los capitales y los capitales eran transnacionales. La pobreza multigeneracional fue creciendo y el trabajo mercantil de bajo ingreso se encontraba principalmente en el sector de la distribución y de los servicios. Las personas con dificultades lingüísticas y culturales no encuentran dónde y cómo situarse. Pronto tuvimos la reputación de ser uno de los sectores más pobres de Boston. 
 
 
Luego se trató de volver a dar buena imagen al barrio haciendo venir una población con más recursos (los que deseaban vivir cerca del centro de Boston), echando a los pobres. El barrio se incendió literalmente. Cada noche los dueños del terreno, que vivían fuera, lo incendiaban para acelerar la evacuación de las familias pobres. Esta barbaridad dejó terrenos vacíos por todas partes. Y al tener 12 Lugares de Transporte de Basura en nuestro barrio, hizo que las personas que venían de todas partes de la Ciudad, echaran allí su basura: llantas, calderas, máquinas de lavar, comida en mal estado, etc. Nuestro barrio se convirtió en un inmenso basural. 
 
El coste de las viviendas se encareció, de tal modo que muchísimas familias se quedaron sin casa, durmiendo en sus coches, en las salas de espera de hospitales, etc. Las familias no podían encontrar trabajo – ni tener acceso a una vivienda, y solo podían contar con ínfimos subsidios del estado para sobrevivir. La casa de las Hermanitas quedó rodeada de terrenos baldíos. La comunidad tomó la decisión de abrir la puerta de su casa e invitar a las familias sin techo a vivir con ellas. Nos convertimos en el primer refugio de emergencia para los sin techo de Boston, mujeres y niñ@s. Le dimos el nombre de PROYECTO ESPERANZA. Esperanza porque la casa se abrió y el pueblo entró.   
  
 
ESPERANZA: Casa Abierta, Pueblo Entra
 
Después nos reunimos tod@s junt@s: familias, vecin@s y amig@s de nuestro barrio y nos organizamos en una entidad llamada la Iniciativa del Barrio de Dudley Street. Pedimos apoyo a las asociaciones de barrio, a diversos fondos de la Ciudad de Boston y creamos un proceso y un movimiento que nos condujo a la creación de una aldea urbana y a la revitalización física de nuestro barrio. Juntos soñamos acerca de un nuevo estilo de barrio. Creamos un plan y seguimos organizando otros, para implementarlos en nuestro barrio. 25 años después contemplamos resultados espectaculares: 
 
Los puestos de transporte de basura ya no existían. 
Se quitó la basura y la chatarra de los terrenos libres y fueron reemplazados por casas adecuadas.
Ahora tenemos más alojamientos a precios moderados que muchas comunidades de Boston – y es posible gracias a este pacto del terreno comunitario.
Hay jardines comunitarios, pistas de juego para niñ@s, centros comunitarios, invernaderos, proyectos alimentarios y muchas otras cosas.  
Nuestra Comunidad de Dudley Street ha hecho literalmente “milagros” en nuestro barrio. Nos hemos organizado para transformar la infraestructura física del mismo. Todo este movimiento ha sido posible gracias al Consejo de administración compuesto por personas de diversas etnias y culturas, además de la organización de nuestr@s amig@s e iglesias. 
Las Hermanitas fueron miembros fundadores de esta iniciativa. Todavía estamos presentes en el Consejo administrativo. Construimos la primera asociación para las casas del barrio, administradas por los mismos habitantes; hemos creado un programa de cuidados infantiles de calidad, acreditado a nivel nacional hemos formado a más de 75 mujeres, para que puedan ocuparse de los niños. Construimos el primer edificio con “Certificado LEED”(etiqueta ecológica), en Dudley Street en colaboración con otr@s vecin@s.   
 
Son realizaciones importantes reconocidas en el conjunto del país como un modelo de desarrollo económico comunitario. Pero queda mucho por hacer. La creación de la infraestructura física, aunque es impresionante, no basta. Necesitamos centrarnos ahora en el desarrollo humano de las familias de nuestro barrio y la población pobre de más de 24000 habitantes, que tienen estas características demográficas comunes : 
 
Población muy joven: el 17.3% menor de siete años 
Las muchachas jóvenes menores de 17 años forman el 28.1% de la población; y los muchachos jóvenes menores de 17, el 32% 
Sector primordialmente compuesto por familias (70%) comparado con Boston con el 47%; el 36% son familias con madres solteras con hij@s
El ingreso per cápita es inferior a la mitad del ingreso de la Ciudad de Boston
Hay un número desproporcionado de familias sin domicilio, comparado con el de la Ciudad de Boston y el Estado de Massachusetts
Alto nivel de paro
Alrededor del 1/3 no tiene diploma de escuela superior 
Niveles muy altos de hospitalizaciones a causa del asma en Boston; causas serias de salud afectan a niños y a jóvenes – un alto % de niñ@s nacen con peso insuficiente. 
Se ha constatado un número importante de niñ@s con dificultad de aprendizaje. Centenares de niñ@s sufren de un Desorden de Déficit de Atención por Hiperactividad 
Aumento del número de niñ@s que no completan los ciclos de la escuela superior y much@s tienen calificaciones bajas en la escuela primaria y secundaria.
 
Actualmente tenemos necesidad de priorizar nuestro capital humano y transformar estos datos demográficos comenzando por l@s niñ@s. 
 
OBAMA AVANZA CON LA “Promesa a los Barrios’
 
OBAMA nos ofreció una solución para comenzar con l@s niñ@s y crear oportunidades para su transformación.  
 
Ahora tenemos la Promesa de Iniciativa Boston (plasmada en el gráfico de arriba) que es un extenso proyecto-basado en un una planificación colectiva, cuya acción es llevada a la base, para asegurar que cada niñ@ (en total unos 6.300) en el sector de la Promesa de Boston, alcance satisfactoriamente su nivel educativo, seguido del programa de la enseñanza post-secundaria para poder acceder a estudios superiores para poder entrar en el mundo adulto con confianza, en un contexto saludable y un entorno dinámico. 
 
Para cumplir esto, DSNI como cabeza de la agencia reunió a cientos de personas interesadas de la comunidad (padres, organizaciones confesionales o sociales, grandes y pequeños negocios, escuelas y universidades, agencias gubernamentales) para llegar a un conocimiento compartido de nuestros retos y de los medios para mejorar las oportunidades de nuestros niños en materia de educación.
 
Estas estrategias: 
a) Se basarán en prácticas comprometidas y acciones concretas.
b) Estarán en la línea de los principios de acción de la DSNI, es decir, que los habitantes sean los principales protagonistas. 
c) Un acompañamiento se dará con un riguroso análisis de los datos para comprender los progresos realizados y los eventuales obstáculos. 
 
Nos embarcamos en esta nuevo reto, fortalecidas por nuestros 25 años de historia, al final de los cuáles percibimos signos concretos de la transformación física de nuestro barrio. Aportamos a este momento de la historia la misma pasión, compromiso, energía y la esperanza, que nuestra comunidad, en colaboración con otros muchos, alcanzará el objetivo de la transformación humana. Como decía un residente de nuestro barrio: “Es posible en nuestro barrio. No es fácil, pero es posible”.
   
Las Hermanitas y l@s laic@s comprometidos en misión con nosotras estamos comprometid@s activamente en cada fase de la Iniciativa de la Promesa del Barrio de Boston. Nuestras familias, el personal y la junta directiva, están en Comités que tienen por objetivo trabajar con l@s sin techo, la vivienda, la mano de obra y el trabajo; la educación y la calidad de vida para l@s niñ@s. El plan estratégico del Proyecto Esperanza está integrado en el plan BPI. Estamos llenas de esperanza ante esta nueva oportunidad y felices por el liderazgo del Presidente Obama.
 
Margaret A. Leonard, Junio 2011
24/10/2011
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter