Perú - MISIÓN DE LAS HERMANITAS EN LA CATEQUESIS FAMILIAR EN CAMPOY – LIMA

Testimonios de una familia y de un niño

Desde un pueblo llamado Campoy somos insertas en una Iglesia que quiere caminar con las familias empobrecidas. “La parte destinada a la hermanita es el pobre, el obrero y su familia: esa parte, la amará con predilección” P. PERNET. 
 
Estamos en sintonía con las palabras del Papa Francisco: “Valoremos a las parejas, a las mamás y a los papás, como sujetos activos de la Catequesis, especialmente en relación a sus hijos… Es de gran ayuda la Catequesis Familiar por ser método eficaz para formar a las jóvenes parejas y para hacerlas conscientes de su misión como evangelizadoras de la propia familia. Además es muy importante subrayar el nexo entre experiencia familiar e iniciación cristiana” (Relación Final del Sínodo 2015-Nº89).
 
 
Desde hace 25 años las hermanitas compartimos nuestro carisma con el proyecto de la Catequesis Familiar como un Camino Comunitario de Evangelización DESDE LA FAMILIA Y PARA LAS FAMILIAS. Desde este proyecto, mi misión como Hermanita de la Asunción y apasionada de Jesucristo “Salvador y Servidor”, ha sido acompañar a las Parejas Guías, Anima-dores y a las Familias, como formadora de la Fe promoviendo laicos compro-metidos en su familia, barrio, comunidad, etc.
 
Como asesora formo parte del equipo de Catequesis Familiar que está inserto en las seis comunidades de la Parroquia, trabajamos con los y las coordinadoras para que la Catequesis llegue a su objetivo de formar Comunidades comprometidas en la transformación de las familias.
Comparto con ustedes algunos de los muchos testimonios del proceso de la Catequesis Familiar:
 
 
TESTIMONIO DE UNA FAMILIA 
" - Tenemos 2 hijos de 11 y 7 años. Llegamos por primera vez a Catequesis Familiar a inscribir a nuestra hija para su Bautizo y Primera Comunión pero ya teníamos conocimiento del programa porque como familia siempre asistíamos a misa eso lo hacíamos desde nuestra tierra natal Ayacucho. Mi esposa es muy carismática le gusta participar en todo lo que la iglesia realiza y además es muy colaboradora. 
 
- Mi esposo se resistía a ir a las reuniones él tiene un carácter fuerte no entendía de razones pues siempre sabía todo y él tenía la razón, pero a la mitad del programa él empieza a asistir muy esporádicamente; me decía: me está gustando… hay cosas que nosotros no hacemos en el hogar, por ejemplo no oramos y pensé que era buen padre porque daba lo material a mi familia pero olvidaba que lo espiritual también es importante. 
 
Es cuando ambos conocimos más de cerca a la familia de Nazaret: José, María y Jesús, y ahora podemos decir con mucha firmeza “así debe ser nuestra familia” y para ser mejores padres cada día debemos educar en la Fe a nuestros hijos, es por ello que para confirmar nuestra Fe decidimos recibir el sacramento del matrimonio religioso y poder tener la bendición completa de Dios. (Padres de Familia Roxana y Plácido).
 
TESTIMONIO DE UN NIÑO
“Mi nombre es Kevin Saúl Livia Campos y tengo 13 años, cuando yo hice la catequesis familiar aprendí mucho en esos dos años a conocer la palabra de Dios, en la primera etapa fue una experiencia muy bonita porque me gustaban los juegos de mis animadoras, Angie y Yamilet, que fueron muy buenas y alegres; nos divertíamos mucho mis amigos y yo. 
 
Al llegar a la segunda etapa cuando ya faltaba poco para recibir el cuerpo de Cristo fue muy agradable, porque además ya había vivido una experiencia de retiro inolvidable, junto a la fogata y las dinámicas y en los días de estar solo alejado de mi familia aprendí demasiado a conocer a Jesús, a valorar a mi familia y a conocer que nos enseña Jesús con su Palabra. En el momento de mi Comunión me sentí aún más feliz y reconfortado de recibirlo y tenerlo dentro de mí y cada vez que asisto a misa lo recibo de la misma forma con mucho entusiasmo porque sé que es un alimento que siempre es necesario para fortalecer mi espíritu y tener una paz interior. Por eso me siento muy feliz que mi mamá me haya inscrito en catequesis familiar y haber podido vivir todo lo que el Señor me presentó. Siento la necesidad de seguir perseverando en el camino de Jesús”. 
 
El adolescente Kevin es hijo de una madre soltera, son tres hermanos y todos han vivido el programa de C.F
 
 
Dentro del proceso al finalizar las dos etapas tenemos un RETIRO con los niños.
 
El proceso se vive durante dos años consecutivos, con un encuentro semanal con los padres de los niños, acompañados de las "parejas guías". Otro día a la semana, los animadores, se reúnen con los niños, para compartir y reforzar el contenido de la catequesis. Finalizando los dos años, se busca tener un encuentro más personal y espiritual con el Señor, en el que los niños aprenden a tener más conciencia de la importancia que tiene su familia. Para ello se prepara un retiro de tres días, donde se comparten temas muy importantes, haciendo de este tiempo un encuentro inolvidable entre los niños y Jesús. 
 
Los responsables son los animadores y equipo que acompaña en la preparación de las actividades durante los días de retiro.
 
Ahora en Campoy, y con mis 80 años, me encuentro feliz y siempre gozando lo que el SEÑOR DE LA VIDA me presenta con hermanos y hermanas para formar comunidades, para que el REINO DE DIOS SE EXTIENDA A LAS FAMILIAS. Después de 50 años de vida religiosa, el regalo más grande son los frutos y la fidelidad en Dios, la amistad de todo el trabajo que hacemos por la evangelización de las familias, para que los laicos comprometidos con esta misión conserven el carisma y la espiritualidad y puedan seguir trabajando a favor de los hogares de Campoy. 
 
“Aún en la vejez tendrán sus frutos, pues aún están verdes y dan brotes, para anunciar cuán justo es el Señor” Salmo 93 (92).
 
 
LUISA - Comunidad San Martín - Lima Perú
16/02/2016
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter