Pastoral social en el barrio La Milagrosa

El barrió la Milagrosa en la ciudad de Medellín esta ubicado en la comuna 9, a unos 10 minutos en carro, del centro de la ciudad, es un barrio altamente comercial y recreativo. El progreso de sus habitantes es favorable, del tiempo en que las hermanitas estuvieron en el barrio, alrededor del año 1956, hasta ahora encontramos otras condiciones: la mayoría de los habitantes tienen casa propia, son profesionales y con buenos empleos.

Testimonio de Luz Stella y Mónica

Con todo esto descubrimos familias de escasos recursos, sin empleo, ni vivienda y además vergonzantes (les da pena, vergüenza y les cuesta tener que pedir). La Parroquia La Milagrosa cuenta para estos casos con un grupo de personas mayores que desde hace muchos años han conformado la pastoral social donde se atienden actualmente entre 30 y 40 familias de escasos recursos, en donde cada 15 días, la comunidad a través de la parroquia dan una ayuda alimentaria a estas personas para aliviar un poco las necesidades de estas familias.

Antes de la entrega de la ayuda, el grupo de la Pastoral Social comparte con estas familias la Palabra de Dios, con el evangelio del domingo siguiente y se iluminan las situaciones que cada uno viven. Con ellos se implementa el valor de la escucha, el de la esperanza y de la gratitud hacia las personas que donan en la parroquia estos alimentos para aliviar un poco la carga económica. Además se hacen unas visitas periodicas a las familias para establecer mejores relaciones con ellos.
 
Trabajar con adultos mayores que son alrededor de 10 que conforman el grupo de la Pastoral Social de la Parroquia La Milagrosa, a enriquecido nuestras vidas, hemos descubierto que la “experiencia” de los adultos mayores nos enseñan a servir y a trabajar por el pobre sin importar nuestro cansancio, porque todos ellos sacrifican su tiempo, su descanso y hasta sus familias por entregarle al otro un poco de su vida y a ayudar a aliviar sus cargas.
 
Todos necesitamos ayudar y ser ayudados, no importa donde nos encontremos o la edad que tengamos. Nuestra misión siempre será la solidaridad y la caridad, porque como el Padre Esteban Pernet decía: “La Caridad no es la beneficencia que nos hace dar un trozo de pan, es la que nos lleva a comunicar a Dios a las Almas, a inspirarles la Fe, el amor y a hacerles conocer todos los tesoros encerrados en esta virtud”.
 
 

 

10/04/2012
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter