Pascua 2012 - Meditemos con las Hermanitas

Si no creemos en Cristo resucitado, nuestra fe es vana, dice San Pablo.

Este icono y la frase de Etty Hillesum que lo acompaña, nos introduce en la meditación de San Agustín sobre el encuentro de María Magdalena con el Resucitado:
 
« No me toques, es decir, no creas en mí según la opinión que aún tienes de mí… Me tocarás cuando creás que yo soy Dios, no desigual al Padre » (121, 3).
Agustín se detiene en este rechazo del resucitado: « ¡no me toques! » El rechazo a dejarse tocar es tanto más sorprendente cuanto que en otras ocasiones Jesús, al contrario, invita a que lo toquen. Tocar quiere decir: creer. Jesús quiso mostrar que creer en él, es decir tocarlo espiritualmente, es creer que El y el Padre son Uno.
 
« Toquemos a Cristo, toquémosle. Creer es tocarlo. No extiendas la mano hacia el hombre… No digo que le vuelvas la cabeza. Pero, ¿qué voy a decir? No te detengas. El que quiere quedarse en el camino no llega a la casa. Levántate y camina. Cristo hombre es tu camino, Cristo Dios es tu patria » (Sermón Mayo 95; MA 343-345).
 
Toquemos a Cristo hoy, porque « Nuestro carisma nos confía una misión en las fronteras, en los lugares de mediación, en el mundo y en la Iglesia.» Capítulo General 2011.
 
El nos impulsa a encontrar el camino pascual en los diferentes espacios de misión: nuestros compromisos por la justicia, la paz, la integridad de la creación, en nuestras comunidades, con las familias, los empobrecidos, l@s desamparados, l@s inmigrantes. El, identificado con el pobre; El, el Hijo del Padre, nos invita a ser hijos e hijas a semejanza suya.
 
Este encuentro es el fruto de una experiencia de amor. He aquí nuestra esperanza y nuestro gozo.
 
Las Hermanitas de la Asunción - Pascua 2012
20/04/2012
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter