Partió Abraham como le había dicho el Señor... Tenía entonces 75 años...

Hace pocos años cuando creíamos que ya estábamos en la comunidad donde viviríamos hasta el final de nuestros días, vino un acontecimiento cambió nuestra ruta… por diversas razones se vio la necesidad de salir de Betania y llegamos al Hogar Santa Inés. Muchas cosas cambiaron, todo era novedad. Poco a poco nos fuimos adaptando a ese estilo de vida en una residencia de las Religiosas de San José de Gerona, conservando nuestro espíritu de Hermanitas. Hoy después de cuatro años y medio entre alegrías y dificultades elementos constitutivos de la vida y cuando ya estábamos por así decirlo: “acostumbradas” al Hogar Santa Inés, las circunstancias nos obligan a seguir una nueva ruta. 
Como Abraham en su vejez, sentimos la voz que dice a todas y a cada una: “vete a la tierra que yo te mostraré”. El anuncio de cambio de casa, es una gran sorpresa pues también pensábamos que aquí pasaríamos los últimos años…Y no fue así. No podemos negar que ha sido duro, pero ha sido una experiencia fuerte de Dios. Un llamado al desprendimiento, a la confianza, al abandono en manos de Aquel que nunca nos abandona. 
 
 
Desde que nos comunicaron que no podíamos continuar viviendo en este sitio, empezamos a prepararnos en comunidad con reflexiones y compartir orante a partir de la Palabra de Dios y la palabra del P. Pernet en Perfiles sobre la vivencia de la pobreza y el despojo. Hemos tenido el acompañamiento de Marta Magdalena nuestra responsable, de Blanca Marina coordinadora en Colombia y el equipo ampliado de animación. Todas nos han ayudado a dar este paso y siguen acompañando a quienes aún esperan su nuevo envío.
La búsqueda de este primer lugar no fue sencilla, pero han llegado respuestas que son verdadera manifestación de la bondad, misericordia y providencia divinas.
 
En el Hogar de Cristo, de la Fraternidad de la Divina Providencia y particularmente por la bondad de su fundador el Hermano - Sacerdote Rey Chambaht , encontramos ubicación para una parte de la comunidad ya que somos 29 en total. Es de verdad la Providencia que se hace presente.
 
Un pequeño grupo de 9 hermanitas y Gloria Fajardo, (laica que vive nuestra espiritualidad y voluntariamente vino desde Abril a compartir la vida sirviendo a las hermanitas en Santa Inés) el 22 de septiembre emprendimos el viaje hacia nuestro nuevo Hogar, llamado Hogar de Cristo.
 
Allí fuimos acogidas por el Hermano Rey quien nos brindó este hermoso lugar y algunas hermanitas que vinieron de Bogotá para ayudar en el traslado y otras hermanas de las comunidades de Cali y El Hormiguero. Unas estaban ya en el sitio, para darnos la bienvenida y otras acompañando en diferentes carros a las hermanitas que nos dirigíamos al nuevo destino.
Desde aquí extrañamos a las que todavía quedan en el Hogar Santa Inés esperando su lugar…espero y pedimos al Señor, que sean acogidas como nosotras aquí.
Qué magnifico es poder dar gracias a Dios por este nuevo Hogar que nos ha proporcionado y poder alabar como Francisco de Asís toda esta bella creación que nos rodea.
“Alabado seas mi Señor con todas tus creaturas, por el hermano Sol que es bello irradiando inmenso resplandor… “etc.
 
Estamos muy agradecidas con la Congregación que con tanta delicadeza por nosotras, las hermanas mayores, nos ha conseguido este bello lugar, que seguramente prolongará nuestros días hasta llegar al lugar definitivo tan ansiado y esperado que Dios nos concederá si somos fieles hasta el fin a sus designios de amor.
 
Hermana Lyda