Orar con Hermana Michelle / Malawi

En Dzaleka

Hace frío en la meseta, 
y el espeso polvo rojo se arremolina 
en el sendero de los que llegan cansados de huir de asesinos del alma y de la carne.
 
Una niña lucha por respirar, su corazón cede, 
no puede mantener el esfuerzo que ha de hacer para seguir viviendo.
Otros niños pasan brincando, 
con sus libros en las manos, contentos de aprender.
 
Los demonios de la guerra llenan los corazones y las palabras.
El miedo invade todos los poros de la piel 
que rezuma intercambios nacidos de la desesperación. 
Puede que un día ellos sean incipientes fulgores de esperanza.
 
Hay brujas danzando sobre las tumbas 
de los que acaban de morir.
Las madres aprietan a sus niños contra su pecho.
Mientras Jesús está allí, en la cruz, lleno de amor.
 
Hermana Michelle, en Malawi
 
02/05/2011
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter