Oración para los Derechos Humanos y la Dignidad de las Víctimas

24 de marzo : Día Internacional por el derecho a la verdad ante las violaciones flagrantes de los Derechos Humanos y por la dignidad de las víctimas.

« El derecho a la verdad y a la justicia es fundamental para acabar con la impunidad en las violaciones flagrantes de los derechos humanos. […] En todo caso, rendir homenaje a estos derechos pone de relieve que tales violaciones no pueden permanecer ocultas indefinidamente. « 
Ban Ki-moon (Secretario General de Naciones Unidas).
 
INTRODUCCION
 
El 21 de diciembre 2010, la Asamblea General de Naciones Unidas declaró el 24 de marzo Día Internacional del derecho a la verdad en las violaciones flagrantes de los Derechos Humanos, y de la dignidad de las víctimas.
 
El objetivo de este día es: 
 
  • Honrar la memoria de las victimas de violaciones flagrantes y sistemáticas de los derechos humanos y poner de relieve la importancia del derecho a la verdad y la justicia;
  • Rendir homenaje a aquellas personas que han dedicado su vida a promover y defender los derechos humanos y que, en esta lucha, han perdido la vida;
  • Reconocer, de manera especial, la importancia de la obra y de los valores defendidos por el Arzobispo Oscar Arnulfo Romero, de El Salvador, que fue asesinado el 24 de marzo de 1980, por haber denunciado las violaciones de los derechos humanos de las poblaciones más vulnerables, por mantener el principio de la defensa de la vida, promover la dignidad de la persona humana y oponerse a la violencia en todas sus formas.
 
Oración de entrada:
Líder: “Una Iglesia que no provoca ninguna crisis, un evangelio que no molesta, una palabra de Dios que no se mete en la piel de nadie, una palabra de Dios que no denuncia el verdadero pecado de la sociedad en la que está siendo proclamado, ¿qué clase de evangelio es? ” (Arzobispo Romero, 16 de abril, 1978)
 
Conversando con Jesucristo y con Romero
 
Primer texto de la Escritura: Lucas, 21,12-19                    
“Jesús decía a la gente: Os echarán mano y os perseguirán. Os entregarán a las sinagogas y os meterán en la cárcel; seréis llevados ante reyes y gobernadores por causa de mi nombre; esto os sucederá para que deis testimonio de mí. Tened bien presente que no debéis preocuparos de preparar vuestra defensa, porque yo os daré una elocuencia y una sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios. Seréis traicionados incluso por padres, hermanas y hermanos, parientes y amigos y algunos de vosotros serán condenados a muerte. Todo el mundo os odiará por causa de mi nombre. Pero, no perecerá ni un cabello de vuestra cabeza. Con vuestra perseverancia conquistaréis la vida.”
Romero:
« Por lo tanto, queridos hermanos y hermanas, especialmente quienes me odiáis, vosotros, queridos hermanos y hermanas que pensáis que yo predico la violencia, que me difamáis sabiendo que no decís la verdad, vosotros que tenéis las manos manchadas de sangre, de torturas, de atrocidades, de injusticias: convertíos. Yo os amo profundamente. » (10 de septiembre, 1978).
 
Segundo texto de la Escritura: Juan, 8, 32
“Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres. »
Romero:
“No nos cansemos de predicar el amor; esta es la fuerza que vencerá al mundo. No nos cansemos de predicar el amor. Aunque veamos que las olas de la violencia intentan apagar el fuego del amor cristiano, tengamos la seguridad de que el amor terminará por vencer; no puede ser de otra manera ».” (25 de septiembre, 1977)
 
Tercer texto de la Escritura: Juan, 18,37
“Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Quienes son de la verdad, escuchan mi voz.”
Romero:
“No ambiciono en absoluto el poder y, por eso, con total libertad, puedo decir a los poderosos lo que está bien y lo que está mal y puedo decir a cualquier partido político lo que está bien y lo que está mal. Este es mi deber.” (23 de marzo, 1980).
 
Cuarto texto de la Escritura: Juan 14,15-17
“Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Y yo pediré al Padre y él os dará otro abogado que estará con vosotros para siempre, el Espíritu de la verdad a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Pero, vosotros lo conocéis, ya que mora en vosotros y en vosotros estará. »
Romero:
“El Reino de Dios ya está presente en nuestra tierra de manera misteriosa. Cuando venga el Señor, el lo llevará a la perfección. Esta es la esperanza que anima a los cristianos. Sabemos que cualquier esfuerzo por mejorar la sociedad, especialmente cuando la injusticia y el pecado están tan profundamente arraigadas, Dios bendice este esfuerzo, es lo que Dios quiere, es lo que Dios nos está pidiendo” (24 de marzo , 1980, (de la homilía del Arzobispo Romero, minutos antes de que fuera asesinado).
 
Letanía del Cuerpo de Cristo:
(Se responde a cada invocación levantando nuestra cruz blanca (o colocando una candela encendida al lado de la cruz, mientras toda la ASAMBLEA dice “!Presente!”)
 
Líder: Oremos por Cristo que sufre en las víctimas anónimas de la verdad:
 
1. Cristo desaparecido,
2. Cristo esposado,
3. Cristo torturado, 
4. Cristo cuyos derechos laborales no son reconocidos,
5. Cristo detenido por la policía,
6. Cristo de nuevo crucificado y humillado,
7. Cristo hambriento y necesitado, 
8. Cristo encarcelado, 
9. Cristo lanzado al vacío des de un avión,
10. Cristo muerto y arrojado a un contenedor de basura,
11. Cristo indignamente abandonado en la carretera, 
12. Cristo rechazado, 
13. Cristo perseguido, 
14. Cristo obligado a dormir en el campo o en el monte, porque no puede quedarse en su casa por temor a ser arrestado durante la noche, 
15. Cristo enfermo, como consecuencia de la falta de protección,
16. Cristo que vive con los pobres, los desgraciados, los campesinos a quienes defiende y ama,
17. Cristo anunciando la liberación a los pobres, a los oprimidos, a las personas que sufren, 
18. Cristo privado de formación y educación,
19. Cristo que no teme la persecución,
20. Cristo humillado, como alguien que no merece la ciudadanía,
21. Cristo angustiado,
22. Cristo en medio de nosotros,
23. Cristo que se esconde incluso, en el criminal,
 
Pregunta-Reflexión para compartir nuestra fe: 
 
—¿Qué les parece que el Arzobispo Oscar Romero pediría a nuestra comunidad de fé?
 

 

01/03/2013
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter