Navidad en Medellín. “Con todas esas dificultades allí también es navidad”

Han pasado 150 años y la situación de nuestros hermanos sigue siendo precaria, como lo que presenciaron nuestros Fundadores Padre Esteban Pernet y Antonieta Fage, hoy somos su herencia y la necesidad de continuar esta bella obra de amor a los más necesitados, tenemos esperanzas de que como dice la Canción “Yo tengo fe de que todo cambiará”

“Me siento como entrando en el portal de Belén” decía la hermanita Luz Stella cuando llegamos a las altas montañas de Medellín a casi dos horas de camino. La misión era llevar un poco de felicidad y el mensaje de navidad a aquellos hermanos nuestros que no tienen mucha posibilidad de vivir la alegría del evangelio y el mensaje del nacimiento de Jesús y mucho menos una vida digna, allí se sobrevive, las problemáticas sociales, el desplazamiento por la violencia, la falta de oportunidades de trabajo han hecho emigrar a nuestros hermanos a aquel lugar. Niños que velan por sus padres, madres que debe dejar a sus hijos solos para salir en busca del sustento, enfermos y personas solas.

Aquel día era de alegría compartir, lo poco con todo el corazón, observamos rostros ricos en humildad, en fraternidad y en abundancia de vida. Rostros con una sonrisa dibujada y que lo único que pidieron fue la paz, la unión en sus familias y el amor de Dios.
Ese día 20 de diciembre nos encontramos alrededor de 65 personas en una obra llevada a cabo por la solidaridad de muchas personas que se unieron para edificar una casa en madera a una familia que se había quedado sin nada, su casa se le había caído.
La pareja del proyecto de “Formándonos y comunicándonos en familia asuncionista” fueron los que iniciaron con esta labor; luego de casi dos meses se pudo terminar de construir; allí los laicos de la Asunción, las Ansas y las Hermanitas de la Asunción vivimos un verdadero encuentro de solidaridad, de unión, de bendición y de compartir. 
Ese día 20 de diciembre celebramos la vida, el nacimiento de Jesús llegó a este hogar humilde y sencillo pero lleno de amor y esperanza.
Hemos encontrado muchas necesidades, pero un gran deseo de conocer y de vivir a Dios en sus vidas, encuentros con los más necesitados, con los enfermos, con los niños y jóvenes. Es una gran misión la que nos espera. Hemos construido un techo, se requiere construir allí dignidad, vida en comunidad y deseo de beber la mejor agua y el mejor alimento Nuestro Señor Jesucristo Servidor y Salvador. “Con todas esas dificultades allí también es navidad”
 
Han pasado 150 años y la situación de nuestros hermanos sigue siendo precaria, como lo que presenciaron nuestros Fundadores Padre Esteban Pernet y Antonieta Fage, hoy somos su herencia y la necesidad de continuar esta bella obra de amor a los más necesitados, tenemos esperanzas de que como dice la Canción “Yo tengo fe de que todo cambiará” 
 
Elaborado por: Luz Amparo
Ansa Medellín
 
26/01/2016
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter