Mauá -15/11/2015 : Encuentro del grupo de Amigos de la Asunción

Comenzamos nuestro encuentro a los pies de Cristo Redentor en la entrada de la Casa de Retiro Ir. Celenir. Con sus brazos abiertos Cristo acoge a las personas que llegan. Esta casa fue la morada de nuestras Hermanitas de la Asunción en el barrio. La arquitectura de reforma de la casa es del P. Osvy, de la Parroquia de São João Batista, que también actuó como maestro y albañil a la vez. También se construyó un piso encima de donde está la capillita, de tan buen gusto, que invita a rezar.

Al toque del oryn, iniciamos la contemplación de toda la belleza que Dios nos dejó, meditamos y entramos en harmonía com la naturaleza y con nuestro Creador y a petición de una Hna., fuimos ungidos/as con óleo de alecrín para abrir nuestros caminos a la misión de bautizados que tenemos, cada uno/a escogió un lugar para ser ungido y fue un momento fuerte de la presencia del Espíritu Santo. Introdujimos nuestro tema: “Misión”, Mt. 29,18-19, basado también en el documento 100 de la CNBB: Comunidad de Comunidades: Una nueva Parroquia.
 
 
Pueblos todos alaben al Señor y denle gracias por su bondad.
 
Fuimos a tomar un café bien cargado, delicioso y preparado con cariño.
Seguidamente cada participante pudo compartir su misión haciendo el vínculo con los 150 años de la Congregación de las Hermanitas de la Asunción. Reflexionamos con nuestras Hnas. de las Comunidades de Santo Antônio, São Jose Operário de la Parroquia São João Batista y Perpetuo Socorro de la Parroquia São Pedro, donde hablamos del inicio de la comunidad, y de cómo es gustosa esta participación en las comunidades y la alegría que nos trae. Irmã Dirce nos compartió una “vivencia” recordando lo que animaba a Jesús en su misión y lo que nos anima hoy para continuar su proyecto. A partir del compartir personal quedó claro que: si no nos apoyamos mutuamente, no crecemos ni creamos Comunidad; y como cada persona es diferente, hemos de trabajar con nuestros defectos, cualidades, testimonio y experiencia; porque lo que nos une es y será siempre el Amor de Dios.
 
 La Fe es el alimento que nutre al ser humano, sustenta a sus elegidos/as y llamados/as para dedicar sus vidas a construir el Reino.
 
 
El trabajo de estas hermanas, aquí en nuestra parroquia fue maravilloso, devolviendo a muchas personas la dignidad que habían perdido y por todo esto estamos muy agradecidas.
 
 
Después del almuerzo, hicimos nuestro calendario para 2016 y nos preparamos para la Eucaristía celebrada en la Sede Parroquial.
Con nosotras, participó mucha gente, que cariñosamente vino a abrazar a nuestras queridas Hnas.: Laurinda, Gertrudes, Jeannine y Dirce. La felicidad y el agradecimiento a nuestro Dios estaba grabada en el rostro de cada persona, por estas mujeres que dedican su vida por amor al prójimo como Jesús nos enseñó, y estoy cierta de que servirán de ejemplo para todos/as.   
 
      
Eucaristía, Jesús que se entrega por nosotros/as, sustento en estos 150 años de las Hermanitas de la Asunción.
 
Que Dios y Ntra. Sra. de la Asunción continúen bendiciéndonos, y el año que viene seamos muchos más.
 
Fotos y texto principal, Marlene Freire (Lena) –
participación de Cida França e Ir. Dirce
10/12/2015
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter