Madagascar – Compartir sobre nuestra vida en Iglesia

Este compartir refleja lo que nosotras vivimos en Iglesia, en Madagascar: Una Iglesia que celebra, que espera, que sufre, una Iglesia en un pueblo que aspira a la verdad y la reconciliación, a vivir en seguridad.
  • Celebrar los 140 años de la llegada del Padre Finaz, y de los primeros misioneros a Finarantsoa así como la canonización de Jacques Berthieu (s.j. Mártir)
  • El gran encuentro de las JMJ Mada7 en Antsiranana llamando a los jóvenes a fundamentar su vida en Cristo.
  • El año de la Fe y la proclamación del Sínodo sobre la evangelización…
Estos acontecimientos nos provocan y nos llaman a ser testigos de Cristo en lo cotidiano y a vivir con Fe como nuestros ancestros, lo que vivimos humildemente a nivel de la Pastoral vocacional y con las mujeres del taller “Kintana”.
 
 
CANONIZACIÓN DE SAINT JACQUES BERTHIEU:
UN ACONTECIMIENTO IMPORTANTE EN LA VIDA DE IGLESIA EN MADAGASCAR
 
Después de varios años de búsqueda y encuestas, la Iglesia ha reconocido la santidad del Padre Jacques Berthieu. Este es un sacerdote misionero francés, jesuita, que llegó a Madagascar en 1875. Su misión se ejerció en varios lugares de Madagascar, sobre todo en la Costa Este y en las altas mesetas, en Fianarantsoa.
 
Se han mencionado cinco puntos de su manera de vivir y de trabajar:
  • Apóstol infatigable, día y noche.
  • Cercano a las gentes y atento a sus necesidades
  • Trabajó mucho con matrimonios, con el fin de santificar la vida familiar por el sacramento del matrimonio
  • Fue testigo de la Fe: en el momento en que los cristianos fueron perseguidos, se le amenazó y el prefirió morir antes que renegar de su fe. 
  • Buen sacerdote, buen religioso, vivió profundamente su vida y su amor a Cristo.
El 21 de octubre del 2012, el Papa Benedicto XVI le canonizó en Roma. Ese mismo día, tuvieron lugar celebraciones en Madagascar, en Ambiatibe, a 50 km. al norte de Antananarivo donde murió mártir, y en Fianarantsoa donde había trabajado mucho. La Diócesis organizó una peregrinación seguida de una celebración Eucarística para resaltar ese día. Caminando hacía la montaña hicimos un Vía-crucis preparado a partir de la vida y pasión de Saint Jacques Berthieu, que se parecían mucho a las de Jesús…
Todos los fieles de las Parroquias de la ciudad estaban allí, orando con fervor, y orgullosos de este hombre que es para nuestro pueblo ‘Malagasy’ un modelo de Fe.
 
 
******
JMJ Mada VII
 
Este año, las jornadas mundiales de la juventud tuvieron lugar en Antsiranana (al norte de Madagascar), del 5 al 10 de septiembre del 2012. Arlette y yo, nos unimos con 40.000 jóvenes.
 
Estas JMJ tenían por tema: “Jóvenes católicos, en pie, vivid en la fe y estad enraizados en Cristo”.
 
Vinieron varios obispos de Madagascar para aportar su punto de vista sobre el tema:
  • Monseñor Philippe RANAIVOMANANA (Obispo de Antsirabe) insistió en la unidad de Dios Trinidad, unidad a la que nosotros, los jóvenes, estamos llamados, con Dios, y también los unos con los otros.
“Como joven de hoy, tu presencia en la Iglesia es realmente preciosa. No retengas para ti sólo a Cristo, ¡En familia, en Iglesia, compártelo! El mundo de hoy tiene necesidad de Cristo y eres tu el que se lo vas a dar”. “Tomemos el tiempo de preguntarnos: ¿Quién es Cristo para mí, hoy?”
  • Monseñor Vincent RAKOTOZAFY (Obispo de Taolagnaro, de la Comisión de Clérigos) habló de algunas tradiciones o costumbres de la cultura malgache que no están del todo evangelizadas, sobre todo en el sur de la Isla, todavía no es la vida cristiana la que dicta la vida social, ya que las tradiciones y las costumbres existían bastante antes de la llegada de la cristiandad. Lo más triste, es que a menudo, son los mismos cristianos los que se sumergen en esta realidad y que a pesar de su deseo tienen dificultades para salir de ella. En cuanto a nosotros, si queremos llegar a realizar nuestro deseo, debemos, con seriedad, enraizar nuestra fe en Cristo y tomar todos los medios que la Iglesia nos da, con la gracia y el Espíritu de Dios.
Las celebraciones de la Eucaristía fueron ricas y bien animadas así como el Vía-crucis que tuvo lugar la tarde del viernes, en una gran plaza, cerca del mar. Meditar juntos el camino que el mismo Cristo tuvo que atravesar, me hace consciente de la vida del mundo de hoy donde la justicia, el derecho y la dignidad humana no son respetados. Me vino a la mente esta palabra: “Sed fuertes, tened ánimo porque Yo he vencido al mundo”…
Las animaciones de todas las noches, las distintas maneras de cantar, de danzar o sencillamente de expresarse, revalorizaron la cultura “Malagasy”. Participaron todas las Diócesis.
Una velada de oración tuvo lugar la noche del sábado, antes de la reagrupación de clausura del domingo: Imaginad a los 40.000 jóvenes orando, cantando, durante toda la noche, soportando el viento frío y el polvo debidos al clima de la región… ¿no son a estos a los que podemos llamar ‘soldados de Cristo’?”
 
En conclusión, queremos deciros que una gran gracia nos ha estado ofrecida. La esperanza de una vida nueva, con la fortaleza de estar entre nosotros los jóvenes, y estos nos han invitado a sumergirnos con gozo en la vida cotidiana. ¡Un tiempo fuerte inolvidable! ¡Vayamos, caminemos, trabajemos juntos!
 
Lanto
 
Testimonio de Arlette:
Ante todo, quiero señalar que estas JMJ Mada VII han sido precedidas por una gran reunión de la Juventud Salesiana de Don Bosco de todo Madagascar, que tuvo lugar del 1º al 5 de septiembre, en Ambanja situada a una media hora de Antsiranana, en la que yo participé. Además de una preparación para las JMJ, el grupo vivió también tiempos de compartir y evaluación del año transcurrido; después, los jóvenes forjaron nuevos proyectos para el año pastoral.
En las JMJ tuvimos conferencias seguidas de un tiempo de preguntas y respuestas. Todo lo que los obispos nos aportaron concernía a la vida de los jóvenes ahora y a su futuro. Os comparto algunos interrogantes que me llamaron mucho la atención:
 
“¿En vosotros, los jóvenes, cual es la profundidad de vuestra fe y hasta dónde asumís responsabilidades en la vida de la Iglesia, de la sociedad, de la familia, y del país? Pues, manteneos en la fe y vividla en actos para anunciar la Buena Noticia con gestos sencillos. 
¿Quién de entre vosotros no tiene objetivos? Todos los tenéis. Esforzaos cada día para llegar a vuestra meta y no os olvidéis de pensar y pedir la ayuda a la Santísima Trinidad antes de emprender vuestro trabajo y de dar gracias cuando lo hayáis realizado.
Vosotros, los jóvenes, sois la sal de la tierra; pues, id a anunciar la Buena Nueva: No tengáis miedo de ser testigos de Cristo en todo lo que vayáis a hacer.” 
 
Arlette
 
*******
 
FLASH DE LOS ENCUENTROS CON LOS JÓVENES
 
Desde el mes de febrero del 2012, los jóvenes que pedían estar en casa de las Hermanitas, hacían un retiro en la casa de formación “SOAMAHARAVO” en Ampopoca. Este retiro fue animado por cuatro Hermanas jóvenes ‘Malagasy’. Participaron una quincena de jóvenes: Los de casa y externos.
 
En general, teníamos por la mañana un ‘topo’ y un tiempo de oración personal y por la tarde el compartir de los frutos del retiro y un tiempo de conocimiento mutuo a partir de una dinámica o expansión colectiva, como ver una película de un pasaje bíblico, etc. Para facilitar el tiempo personal dábamos pistas de reflexión y/o meditación.
 
Al final del día buscábamos juntos el tema para el próximo encuentro que les pudiera ayudar en su seguimiento de Jesucristo. 
 
Se propusieron varios sujetos tales como:
  • La llamada de Dios
  • La llamada a la Vida Religiosa
  • La vida espiritual
  • La madurez                                                    
Todos estos temas fueron basados en la Biblia. Nuestro objetivo es ayudar a las jóvenes a:   
  • discernir su llamada en la opción de vida, y dar una respuesta personal;
  • actualizar, de forma sencilla en la vida cotidiana, la práctica del Evangelio;
  • conocer, poco a poco nuestra Congregación;
  • mantener una relación entre ellas y las Hermanitas de la Asunción.
Louisette
 
Es la primera vez que participo en la animación de estos encuentros con jóvenes. Siento que este conocimiento recíproco es muy importante. Poco a poco las jóvenes descubren su camino y se dan a conocer. Su participación es ya un estímulo al mismo tiempo que un signo de futuro. Estos encuentros las ayudan a alimentar su deseo de responder a la llamada de Dios, al conocimiento propio y a conocer la Congregación. Advierto todo esto a través de sus preguntas y su compartir.
Charline
 
 
UN SUEÑO QUE SE HACE REALIDAD
 
Así se expresó N hace algunos días dirigiéndose a una persona que venía a conocer a las mujeres del taller “Kintana” (estrella en Malgache)
¿Esto es un deseo? ¿Un proyecto? ¿Un sueño? Probablemente son los tres aspectos unidos los que han permitido a mujeres del Barrio, apoyadas por una hermana de la comunidad, a poner en marcha progresivamente este taller de corte y confección. Y hoy poder escuchar: “Esto ya no es un sueño sino una realidad”, lo cual dice mucho del camino recorrido.
 
Una realidad donde se barajan coraje, solidaridad y fragilidad en una vida de grupo difícil, algunos días, pero donde también existe la ayuda mutua en el trabajo y en algunos acontecimientos felices o dolorosos, como la muerte de una mujer del taller al dar a luz a su hijita Marina, que otra mujer del taller tomó a su cargo. “El apoyo entre nosotras es lo que me mantiene en pie”, dirá otra. Es verdad que cada una de ellas tiene una vida “con mucho peso”, pues tienen que atender a las diversas necesidades familiares en un contexto económico muy difícil.
 
Realidad del compartir e igualdad entre ellas del dinero obtenido por la venta de su trabajo, prorrata sobre las horas trabajadas después de la deducción de gastos. 
 
Realidad en la puesta en común del trabajo a realizar en corte y confección y, tanto cuanto es posible, en responsabilidades: Teneduría de las cuentas, corte, búsqueda de trabajo, buscando clientes potenciales, etc. Una vez al mes nos reunimos para compartir. “¿Qué es lo que funciona bien en el taller? ¿Qué es lo que no funciona y podemos mejorar?” Este intercambio es siempre, para cada una, un momento fuerte de toma de conciencia del funcionamiento del taller.
 
Realidad de descubrir en una misma la capacidad de crear, de hacer cosas hermosas y sentirse orgullosa de ello. Sin dejar la confección habitual de las batas escolares, delantales de trabajo, etc., hemos buscado juntas qué podríamos innovar a partir de retales y de la pericia y habilidades del conjunto. Empezamos por fundas de cojines en Patchwork, que no llegó a buen término. Entonces ¿Qué hacer? Nos vino la idea de confeccionar bolsos de mano o mochilas. Dos de ellas, apoyadas por las otras, salieron a lanzarse a lo desconocido. Los principios fueron laboriosos, todo estaba por innovar: modelos, confección, motivos de adorno bordados (los Malgaches tienen mucha habilidad para el bordado). En el transcurso de los días al mismo tiempo que los bolsos se fabricaban y perfeccionaban una expresión de sano orgullo se transparentaba en su rostro. Al vender el primer bolso Charline dijo: “Recobro ánimos, veo que soy capaz de hacer esto”.
 
Nuestra comunidad comprometida en este proyecto apostólico, siente la necesidad de encontrar el equilibrio constantemente, no entre el “sueño y la realidad” sino más bien entre “esperanza y realidad”: esperanza de que un día este grupo funcionará de forma autónoma, y realidad de aprehender el camino que cada una va haciendo a lo largo de los días en el sentido humano, social y familiar.
 
Marie-Céline, Hermanita
25/02/2013
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter