LOURDES ES COMO MI PAIS NATAL…..ESTO ME CONSUELA MUCHO

“Padre Nuestro, venga a nosotros tu reino”: un canto que el grupo de la Asunción repitió a menudo durante la oración de la mañana en Lourdes.

En realidad, para mí el Reino de Dios ha llegado por los actos, el servicio a los enfermos en Lourdes donde tuve la suerte de estar. Viví mi primera peregrinación en este lugar santo como camillera durante 5 días en “St Frai”, donde acompañé a los enfermos a las celebraciones, a los encuentros, a la piscina o de paseo…Intercambiamos un saludo, una sonrisa…Gracias a ellos siento un gran amor, una fe profunda a María, una esperanza en la vida…Una señora que viene desde hace 39 años a Lourdes me decía: “Lourdes es como mi país natal. Cada año vengo para rezar y vivir con otros. Esto me consuela mucho.”
 
Encuentro allí un formidable impulso internacional, rezamos juntos, decimos el Padre Nuestro en varios idiomas. Lo que más me llega, es la gente, las familias con sus niños que se comprometen al servicio de los enfermos, que se toman tiempo para darlo a los demás.¡ Es un milagro visible!
 
A continuación seguí mi peregrinación con los JMJ de Madrid, con jóvenes del mundo entero. ¡Un calor insoportable nos dio la bienvenida! Luego la velada fue maltratada por la lluvia y la tormenta. Pero en ese momento difícil, el Papa permaneció con nosotros ante la Eucaristía como un signo de amor y para transmitirnos un mensaje: “Permanezcan firmes en la fe y construyan sus vidas en Cristo” Sí, es la fe en Jesucristo que nos reúne, es su amor que nos hace vivir. Con los JMJ tuve la oportunidad de profundizar mi fe con un millón de jóvenes en búsqueda.
“Que la fe en Jesucristo crezca en mí y que sepa construir mi vida en él, como el sabio construye su vida sobre la roca”
 
Minh, postulante, Vaulx en Velin
 
13/10/2011
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter