Los jóvenes de la Asunción

Todo comenzó como una expectativa en la comisión nacional de laicos. Seguir con el curso de espiritualidad asuncionista, pero aun algo más ambicioso, poder convocar jóvenes, aquellos que deben continuar nuestro caminar como laicos. Surgían las sugerencias, los grupos existentes tienen una afinidad artística, otra cosa en común que podía unirnos. Fue así como comenzó este caminar, lleno de trabajo y de muchas cosas por hacer. Al principio los inconvenientes que nunca faltan, el lugar que presento algunos problemas, que uno, que el otro, pero al fin, otro las fechas, ya que no coinciden las épocas de vacaciones pero después, a continuar. 

Llego la fecha y las cosas empezaron a marchar: paisas, los primeros en llegar, bogotanos y los invitados de Sibaté, bueno un poco mas tarde, pero llegaron. Todos llegamos a la finca Villa Bosco donde fue nuestro encuentro.  
 
La inauguración a cargo de los caleños, en Inti Raimi junto con los adultos espectacular. Allí nos encontramos con los jóvenes que faltaban, los caleños. Una semana de caminar asuncionista, construyendo juntos la casa común, primero creciendo en saber y también en unidad, 31 jóvenes entre 13 y 19 años dispuestos a vivir el desarrollo de una nueva alegría asuncionista. 
 
Al volver a la finca, comenzamos el trabajo: el yo, dirigido por Angélica de Cali donde nos reconocemos como seres individuales y cada uno recupera su valor por ser lo que es. Animados por Javier, docente del colegio Esteban Pernet de Cali, analizamos sobre la realidad que nos rodea como jóvenes y la necesidad de tomar mejores alternativas, decir no a las cosas del mundo como la droga y como opción tenemos lo artístico. 
 
El compartir de Nury de Bogotá en un análisis de Justicia, paz e integridad de la creación, a través de la reflexión para reconocernos como parte del planeta y como debemos asumir el compromiso de cuidarlo y ser parte de la diferencia. 
 
Como es obvio no podíamos dejar de lado la propuesta asuncionista, Víctor Galindo de Bogotá nos orientó acerca de espiritualidad, carisma y misión. Además se hizo la propuesta del proyecto de continuidad, de parte de Ricardo de Bogotá, quien es el director, en donde las ciudades puedan mantener un contacto e intercambios artísticos. Esto con el apoyo de coordinadores de cada ciudad. En este caso los grupos se mostraron interesados y a la expectativa de las cosas nuevas que les podemos ofrecer. 
 
Cada ciudad realizo muestras artísticas, de la labor que hacen en sus lugares de origen. Una oportunidad de compartir, conocernos y ser apoyo para los otros. 
 
No falto la diversión, la piscina, los juegos, los aeróbicos, eran los ingredientes diarios de este caminar. 
La oración, que nunca falto, que siempre se acompañó de la luz de cada uno, y la presencia del Jesus vivo y María. Fue así una semana de vivencias intensas, donde los jóvenes de las diferentes ciudades lograron conocerse, compartir experiencias, conocer la asunción y por supuesto crear en ellos muchas expectativas para continuar.
Estamos convencidos que es un buen comenzar el trabajo de los jóvenes, para darle continuidad a nuestro trabajo de laicos asuncionistas. En la despedida encontramos las lágrimas y la promesa de volvernos a encontrar. Todas las cosas vividas llenaron nuestro corazón. 
 
Esperamos tener un nuevo encuentro y muchas oportunidades más para que ellos vivan la asunción, próximamente los invitaremos a misiones y a otras actividades. 
 
Dios, el Padre Pernet y Antonette acompañaron este encuentro para que realmente pudiéramos vivir tantas cosas maravillosas. Que ellos sigan iluminando todo este caminar. 
 
Nury Martínez, Laica de la Asunción, Comision de JPIC
21/07/2012
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter