Laicas consagradas : ¿Qué vivimos ?

Encontrar a Dios en el corazón mismo de los encuentros que tejen nuestra existencia

Cada una permanece en su ambiente con su profesión, sus compromisos,solidaridades, asumiendo sus responsabilidades. Nuestra vida de oración es base indispensable para nuestra vocación, sin demasiadas estructuras, es el espacio de encuentro de nuestro amor a Dios y al mundo.
 
Nuestra espiritualidad nos hace estar particularmente atentas a los más pequeños, cuidando de trabajar con otros en la construcción de un mundo más fraterno y más justo desde el respeto a la dignidad de cada persona.
 
Presentes en 13 países, vivimos una fraternidad que junto a los tiempos fuertes de profundización; encuentros, correo, sostiene nuestra vocación común.
 
 
20/04/2011
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter