LA PASTORAL VOCACIONAL: UN ESPACIO HERMANITAS – LAICOS PARA COMPARTIR VIDA – MISION Y ENSANCHAR NUESTRA TIENDA

Hace 2 años algunos laicos recibimos una invitación muy especial de parte de la Hta Lilia Amparo y un Religioso de la Asunción chileno, Juan Manuel, ellos nos invitaron para que formáramos parte del equipo de pastoral juvenil vocacional. Hoy después de un buen caminar juntos, en el equipo estamos la hermanita Lilia H.A., el P. Esteban A.A., Rolando laico de los Agustinos y Gloria, Ricardo y yo, laicos Asuncionistas.

Inicialmente el trabajo ha comenzado reflexionando sobre la misión que tiene este equipo y su importancia para cada una de las congregaciones y las implicaciones y compromiso para cada uno de los participantes. Era necesario que cada uno reflexionara sobre su propia vocación y como la vive hoy, además de pensar como vamos a presentarles a los jóvenes y a otros el seguimiento de Jesús servidor y salvador de una manera más radical ya sea como sacerdote o como hermanita. No partíamos de cero, pues daríamos continuidad a un trabajo ya iniciado. pero que ahora contaría con la participación de laicos de ambas congregaciones. 
La reflexión y las experiencias nos han llevado a compartir sobre lo que implica sabernos todos llamados a la vida, y en ella a nuestro ser de bautizados, y desde allí dar una respuesta desde la diversidad de vocaciones matrimonio, soltería, sacerdocio o vida consagrada. Pero hoy como ayer nuestra congregación cuenta con una diversidad de posibilidades para vivir de manera más radical nuestra vocación pues encontramos posibilidades como el ser ANSA, el pertenecer a las fraternidades y el ser laico asociado, todas vocaciones necesarias para rehacer un pueblo para Dios desde los pobres y sencillo.
 
Reconocemos la riqueza de nuestro carisma, la profundidad de nuestra espiritualidad y la importancia de nuestra misión, es lo que podemos ofrecer a las y los jóvenes y a cada persona para responder a la llamada que nos hace cada día JESUS SERVIDOR Y SALVADOR
 
Teniendo este marco de acción nos pusimos a la tarea de ir desarrollando diferentes estrategias y actividades para llegar a los jóvenes con nuestra propuesta vocacional. Iniciamos elaborando unos talleres para jóvenes, que pusimos en práctica, haciéndolos con algunos grupos juveniles para ver si lo que estamos proponiendo era claro para ellos y ellas y asumían el reto de hacer estos caminos de pensarse vocacionalmente y ahí vimos la necesidad de elaborar otros talleres y de establecer un proceso de acompañamiento para los grupos o personas y determinar cual y como seria la participación de los laicos y cual la de los religiosos.
 
Simultáneamente nos unimos a otras congregaciones para ir buscando lugares donde podíamos promover nuestra congregación haciendo parte del equipo local de pastoral vocacional inter-congregacional de la Conferencia de Religiosos de Colombia, que nos ha permitido participar de algunos cursos sobre la pastoral vocacional y realizar algunos recorridos vocacionales por algunas ciudades y pueblos de Colombia como San Gil, Puerto Boyacá, Trinidad, El Convento, Riohacha y obvio Colegios y parroquias de Bogotá. 
 
De nuestra parte y también con la ayuda de unos elementos conceptuales brindados a la Hta Lilia en un curso sobre la pastoral vocacional en el que participó en Quito-Ecuador- con las Religiosas de la Asunción, implementamos una nueva publicidad sobre la Congregación y una modalidad de encuentro itinerante con los jóvenes que se llama: “café vocacional”, donde durante dos horas y alrededor de un café, se comparten experiencias de vida desde las diversas vocaciones, contábamos con una pareja de esposos, un religioso o religiosa y un laico que estuviera comprometido en procesos comunitarios y sociales. Durante el año hicimos alrededor de 7 “cafés vocacionales” y terminamos con un campamento o encuentro juvenil de 2 días fuera de la ciudad, con jóvenes de diferentes lugares y grupos.
 
También organizamos nuestras propias giras vocacionales, retomando lugares donde ya habían estado las hermanitas y es así como se visitó el pueblo de Miraflores-Boyacá, y se organizó la misión de navidad para invitar a jóvenes a esta experiencia, los jóvenes podrían ir a Miraflores o a Riohacha en la Guajira.
 
Seguimos nuestra misión y ahora tenemos el reto de animar a otros de otras ciudades como Medellín y Cali a constituir sus propios equipos de pastoral vocacional y a trabajar en red, favorecer los tiempos fuertes de semana santa, navidad y las vacaciones de mitad de año, hacer según las particularidades de cada ciudad los “café vocacionales”, articularnos con otros equipos existentes en el territorio, desarrollar nuestros propios talleres en colegios y parroquias donde nos inviten, como se hará ahora en Cali y Medellín, aprovechar el Facebook y el whatsApp, tener como equipo nuestros tiempos de formación y de compartir la vida, también hemos invitado a otros y otras a formar parte de este proceso, todo ello siempre en clave vocacional.
 
Hemos reflexionado y evaluado todo este caminar, sabemos que vamos por buen camino y esperamos que el Señor anime a las y los jóvenes y cada persona que entre en contacto con nosotros para que se deje seducir por la Asunción, pues parafraseando al P. Pernet: “La Hermanita, la Ansa, las fraternidades, los laicos y laicas de la Asunción estamos llamados en nuestra misión a hacer conocer, amar y servir a Nuestro Señor y a rehacer un pueblo para Dios por la promoción del pobre, del obrero y de su familia”; y que sea cual sea su respuesta a esta llamada tiene un lugar en nuestra gran familia de la Aunción.
 
Con afecto Lilia, Gloria, Esteban, Rolando, Ricardo y Victor EPVAS
 
25/04/2016
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter