La misión de las Hermanitas

Hermanitas de la Asunción, somos mujeres, religiosas y apóstoles que vivimos en comunidad. Juntas somos enviadas a l@s que en el mundo, no tienen voz ni influencia, para que nuestros actos hablen Jesucristo", decía nuestro fundador. 
Habitadas por el Evangelio, movidas por la urgencia de anunciar la Buena Nueva del amor del Padre y de dar testimonio de la alegría de creer, trabajamos para el advenimiento del Reino de Dios y procurar Su Gloria, por la salvación de los "pobres y pequeños", en seguimiento de Cristo Servidor y Salvador.
Desde los orígenes de la Congregación la familia está en el centro de nuestro Carisma. Sigue siendo el lugar privilegiado donde la persona recibe la vida y se estructura en su primer núcleo relacional.
 
Nuestra misión nos conduce a los ambientes populares, a los excluidos, l@s inmigrantes y desplazad@s, atentas a las causas de desintegración familiar, en especial, cerca de los jóvenes y de las mujeres en dificultad. 
 
Nos preocupamos de que las personas entren en diálogo, experimenten la confianza, la amistad, la solidaridad y participen progresivamente en la construcción de un mundo donde serán "reunidos en la unidad los hijos de Dios dispersos".
 
Favorecemos los lugares de la palabra, toda tipo de encuentros en nuestros barrios o en el trabajo, con el deseo de que las personas se relacionen e intentamos suscitar comunidades de fe. Es nuestra manera de estar en la sociedad y en la Iglesia.
 
Nuestras actividades varían según los contextos de los países: 
- Trabajo junto a las familias
- actividades sanitarias y sociales
- acciones en favor de la promoción de las mujeres
- formación humana y espiritual
- animación y acompañamiento de grupos
- apoyo escolar y actividades de estímulo de los niños
- profundización de la Fe, etc..
 
Nuestra acción está marcada por el compromiso en favor de la Paz, de la Justicia y de la integridad de la Creación, en colaboración con otras personas y organizaciones. Las formas son diversas:
- ayuda a los refugiados, desplazados, inmigrantes, sin papeles, entre ellos, mujeres y niños víctimas del tráfico humano
- acciones en favor de la condonación de la Deuda a los países emergentes
- campañas contra el hambre y para la protección del agua 
- trabajo en redes para hacer efectiva la solidaridad como fuerza transformadora
- colaboración con VIVAT (ONG de los Padres del Verbo Divino)
 
La internacionalidad siempre ha formado parte de la dimensión misionera de nuestra vida. Hoy, en nuestros barrios están presentes múltiples etnias y nacionalidades y estamos inmersas en realidades multireligiosas et multiculturales.
Con la búsqueda de solidaridad entre los pueblos a causa del Evangelio, con la acogida de las diferencias, la reconciliación vivida entre nosotras y a nuestro entorno, ofrecemos nuestra partecita, como voz alternativa en la mundialización. 
 
Nuestras hermanas más ancianas se reencuentran en casas de retiro con laicos. Su misión no termina…
Mediante la aparente inutilidad, la dependencia, la entrega de si, enraizadas en una oración cada vez más profunda, dan testimonio del valor de la persona, más allá de todo rol social, de la gratuidad en una sociedad de proezas y de técnicas. Cuando ya no es posible la palabra, una mirada, una sonrisa, pueden aún expresar algo del amor de Dios para cada uno. 
 
Leer mas sobre la Misión de las Hermanitas :
Vida y misión
Carisma
Espiritualidad
Jovenes
06/03/2015
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter