LA INMIGRACION, UN DRAMA HUMANO QUE NOS SIGUE INTERPELANDO

LA ESPIRITUALIDAD DE LA ASUNCIÓN NOS SOSTIENE Y NOS DINAMIZA EN LA MISIÓN

Este fue el tema de la JORNADA DE FORMACIÓN Y SENSIBILIZACIÓN de las Comisiones JPIC de la Familia de la Asunción, en Madrid el 8 de Marzo de 2014. La sesión fue animada por Franca Sessa HA y en ella participaron unas 50 personas entre religiosos y laicos.
 
A través de la dinámica de fotopalabra situamos la realidad que vivimos en los escenarios económico, cultural, ético.. y con un power point profundizamos algunas cuestiones relacionadas con la acción evangelizadora, a la luz de la exhortación “Evangelii Gaudium”.
 
- El mandamiento de “no matar” pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy hemos de decir “no a una economía de exclusión y de inequidad”
- (EG 53).
- Todo ser colabora a la construcción de la Casa común. La movilidad humana es una alternativa al movimiento de exclusión o de la cultura monolítica.
- “No, a la nueva idolatría del dinero”. “No a un dinero que gobierna en lugar de servir” (EG 55 y 57)
- La Espiritualidad es la dimensión de lo profundo humano universal que abarca toda la vida. Nacer al lenguaje del Espíritu hoy (Jn 3, 7-8)para responder a la vocación de ser familia humana, recibir de Dios el don de la Vida y aprender juntos a vivirla bien.
 
El Carisma y la Espiritualidad de la Asunción nos inspiran una manera propria de amar nuestro tiempo y nuestro mundo. A nuestros fundadores les seducía la frescura siempre nueva del evangelio. Estaban convencidos de que la sociedad se vería renovada si se consiguiera comunicar esta buena nueva en lenguaje y gestos comprensibles para un mundo nuevo. Su espiritualidad insistía sobre elementos esenciales, una particular visión de Dios y de la creación, de la persona como parte de la familia humana y de toda la creación. Nos fundamentaron sobre Jesús, la Roca, y el deseo de que “Adveniat regnum Tuum”. De esta manera nos legaron la invitación a experimentar el gozo del Reino como el lugar donde Dios actúa, a veces oculto, siempre discreto, pero que se deja descubrir, lugar donde los pobres nos expresan su rostro y donde descubrimos, hermanadas, la Gloria de Dios y la felicidad de los hijos y hijas de Dios.
 
Los desafíos de nuestro tiempo requieren profundidad, abertura y receptividad para mantener viva la intuición inicial. Hoy nos enfrentamos con el mal causado por el sistema neoliberal globalizado. Requiere de nosotros la conciencia y la energía de incidir en las causas de la desintegración personal, familiar, social y de la expoliación de nuestra Casa común, la Tierra. Justicia, Paz e Integridad de la Creación son una manera de vivir el Evangelio, escoger y cuidar el don de la Vida.
 
Surgieron varios interrogantes: ¿Dónde estamos los cristianos? ¿Cómo influir y sensibilizar para el cambio? Necesidad del trabajo en red en interasunción y de la participación activa en las redes de ámbito global como AEFJN y Vivat. ¿Como consolidarlos?
Como Familia de la Asunción, tenemos instrumentos que desde siempre inspiran y renuevan la misión. Son ellos:
 
1.- El carisma y la Espiritualidad de la Asunción
2.- La pasión por el Reino de Paz y Justicia.
3.-Tener como referencia la Doctrina Social de la Iglesia (DSI)
 
01/05/2014
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter