Hermanitas – Laicos / asamblea post-capitular 13 de septiembre de 2011

La Asamblea post-capitular ha sido una ocasión para avanzar con l@s laic@s que comparten un Carisma que les habita y que se identifica cada vez más, con el que recibieron Etienne Pernet y Antoinette Fage. He aquí, en grandes líneas, la síntesis hecha por Mme. Martha St-Pierre.

‘’Veinticinco Hermanitas nos acogieron a l@s nueve laic@s de la Casa Orléans y a una participante ocasional. Junt@s comenzamos una reflexión para clarificar nuestros pasos para los próximos años. La animadora, Jacqueline Boudreault, (Hna. del Santo Nombre de Jesús y María) nos invitó a recordar las orientaciones del Capítulo General de las HA a la luz de las del Capítulo Provincial.
 
Nos recordó claramente que « Estar reunid@s en torno a un carisma, es más grande que un Capítulo», partiendo de algunos elementos de síntesis que hablan de la 1ª prioridad trabajada en el Capítulo provincial. Si queremos que sea « Dios quien nos envía » hay que escuchar su llamada. 
Un buen medio para escuchar bien es VER, después CONMOVERSE para ser capaces de MOVERSE. Estos elementos que se desarrollan sucesivamente, nos permiten llegar a un « diálogo de vida », un diálogo que da la vida, que recibe la vida, que se preocupa y cuida la vida. Estos caminos de vida comportan MISIONES (misión = envío).
 
Luego las Hermanitas fueron invitadas a compartir las « luces » que surgieron al comienzo de su trabajo de esta mañana. Se expresaron así: 
Ir al encuentro del otro/a esté donde esté; comprender es más que escuchar; somos emigrantes (desarraigo que hemos conocido...); creer que otro mundo es posible; la misión viene de Dios, de las entrañas de Dios padre-madre y realiza el sueño de Dios. Me envía a las fronteras; la casa común se ha vuelto tan grande como el planeta, he aprendido a acoger a los demás «diferentes»; el Espíritu no actúa nunca solo. En la Casa Orléans, actuamos para un mundo mejor; estar con otr@s desarraigados. Nos convertimos en emigrantes cuando dejamos algo…
 
Y la animadora concluyó: « Casa común – acento internacional abierto a otr@s... inter-redes, interculturales, inter-religiosas, inter, etc... » 
 
Luego partimos de la segunda prioridad del Capítulo general: « Una misión trans-formada ». Recordamos la importancia de dar testimonio de lo que nos hace vivir, no olvidando el consejo del P. Pernet: « No seáis predicadoras». Se subrayó el canto de Robert Lebel « Que nuestros gestos hablen de TI ».
 
Después fuimos enviadas a los talleres para dialogar a partir de las 3 preguntas siguientes:
  • ¿Qué lugares de inserción privilegiar? 
  • ¿Hay otros lugares a los que deberíamos acercarnos o hacia cuáles podríamos estar llamadas?
  • ¿Qué pasos debemos estar dispuest@s a dar para liberar toda la diversidad de riquezas del Carisma?
Al final nos encontramos en asamblea plenaria, donde se dio prioridad de expresión a los laic@s presentes. Cada un@ compartió primero lo que esperaba de este encuentro: 
 
Estar más próximo de la comunidad; no estar sol@s, hacer parte de una familia que acoge, caminar junt@s; unidad; ¿Puede pronunciarse la Casa Orléans respecto al Manifiesto del final del Capítulo General?; ¿Hay un acercamiento a los objetivos de la Casa Orléans?; Vivir un presente interesante junt@s…
 
El compartir continuó con lo que significaba para cada un@ la pertenencia a la Casa Orléans. Cada un@ expresó:
 
"Vengo a buscar « el aceite necesario » para continuar. Por esto me comprometo en lo cotidiano; es gracias a una hermanita que soy lo que soy actualmente, activo en el equipo de animación de la Casa; la Casa Orléans es un lugar abierto, como una gran familia; descubro los medios concretos para avanzar; las relaciones amistosas que compartimos ayudan a ponerse en pie; me siento cercana del impulso del Manifiesto del Capítulo general, invitación a superar las fronteras ; soy fiel a mi sueño infantil, vivir a fondo el presente, lo cotidiano, las pequeñas cosas que pueden aportar esperanza a las familias de los presos que encuentro; abrir la puerta de nuestra casa hace tomar conciencia que, por extensión, ayudo a alguien de Afganistán, una madre desolada de Sudan, un niño hambriento de Somalia…. Así, me acerco a l@s que habitan la GRAN CASA FRATERNA…"
 
El autor de esta síntesis añade: ‘’L@s laic@s han hablado sobre todo de crear comunidad, de continuar el proyecto Casa Orléans, insistiendo en el hecho de que es lugar de donde los participantes se rehacen, marcando sus compromisos más allá de la Casa’’. Subraya la conclusión de la animadora: un compromiso arraigado aquí… vinculado a una familia mundial…con l@s que se alimentan en la misma fuente. »
 
Durante los siguientes años queremos profundizar algunos elementos:
1 - Manifiesto: emigrantes, desafío del nuevo mundo;
2 - Prioridades: confrontarlas con las de la Congregación;
3 - Junt@s: el mismo carisma, ser fieles a nuestras identidades.
 
¡VE CON LA FUERZA QUE TE ANIMA!
 
por Hermana Céline, comunidad de Montréal, Canada
 
21/11/2011
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter