Hace 50 años, De Hermanitas de los Campos a Hermanitas de la Asunción

Cuando el Capítulo general de 2011 habla de intercambio, de interrelación, de inter-Congregaciones, como una oportunidad para salir de nosotras mismas y descubrir la riqueza que la diferencia nos aporta, es buen momento para recordar la llegada a la Congregación de las Hermanitas de los Campos, hace 50 años. (Los ‘Pain de Chez Nous’ del 11 de julio y del 4 octubre de 1962 son un buena ayuda para ello)

Jean-Baptiste Delpech, joven sacerdote de la diócesis de Montauban, enviado a una parroquia rural en Gandalou, descubrió allí la descristianización rural. Hizo un análisis parecido al de Etienne Pernet quince años más tarde: la fe muy poco enraizada fue barrida por las rupturas que siguieron a la Revolución francesa, las guerras, etc… a las que se añadió el nacimiento de la era industrial y del capitalismo. Era necesario re-evangelizar a los habitantes de los campos lo mismo que los de las ciudades. Fue entonces que fundó en 1844, la Congregación de las Hermanitas de los Campos a quienes pidió comprometerse a fondo en una existencia que las encarnara en la vida campesina, en los trabajos agrícolas y también en el cuidado de los hogares rurales, con el fin de ‘recristianizar’ el medio entero. 
 
Como Etienne Pernet había enviado a ‘sus hijas’ en el corazón de las familias obreras, Jean Baptiste Delpech estableció a ‘las suyas’ en medio de la población rural. ‘El ambiente escogido es diferente, los medios también lo son, pero en ambos se encuentra la misma pasión para la salvación de las almas, el mismo amor de preferencia por los « pequeños », la gente de la masa popular y especialmente los enfermos, la misma intuición que, para extender el reino de Dios, era importante penetrar « un ambiente», la misma elección « de mujeres y de mujeres religiosas » para penetrar en este ambiente.’
Las Hermanitas parten ‘a la jornada’ como las HA parten ‘a la misión’. ‘Se las quería por su trabajo, su alegría, su valentía y por la “gracia” con que ejecutaban todas las labores que se les confiaba.’ Después de la muerte del fundador en 1887, la Congregación de las Hermanitas de los Campos se encontró con muchas dificultades. 
 
En 1962 eran unas cuarenta hermanas distribuidas en 5 casas. Cuando se les pidió unirse con otra Congregación, lo que siempre ocasiona un despojo, la opción se inclinó hacia las Hermanitas de la Asunción, lo que fue ratificado por un decreto de la Sagrada Congregación de Religiosos, en Rome, con fecha del 10 de julio de 1962. 
 
‘El acto definitivo sellando la unión’ de las Hermanitas de los Campos a la Congregación se cumplió en Malause el 27 de septiembre: treinta y ocho de ellas renovaron sus votos ante Mère Ste Elisabeth ‘según la Regla de san Agustín y las Constituciones de las Hermanitas de la Asunción.’ Otras dos hicieron una etapa de formación en el noviciado en Joinville o/y Grenelle. Actualmente son aún seis que están en las comunidades de Issoudun, Villerest, Grenelle o Valence d’Agen.
 
Hermana Marie-Claire, Secretariada General, Hermanita de la Asunción
24/09/2012
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter