Grupo de laicos/as de Napoles - Italia

Me llamo Rosaria. Soy amiga, colaboro y comparto la vida de las Hermanitas de la Asunción en Ponticelli - Napoles. Con un grupo de unas 20 personas, casi todas mujeres, excepto 2 hombres, nos encontramos cada mes en la casa de las Hermanitas. Estos encuentros son momentos para compartir y confrontar, momentos que nos ayudan a crecer en la fe, mediante la escucha y la profundización de la Palabra, y de algunos aspectos de su espiritualidad, de la vida de los fundadores y de la vida de la Congregación en el mundo.

Este año hemos hecho la experiencia de un modo diferente de encontrarnos: divididos en grupos nos hemos dado cita en cada una de nuestras casas. El pequeño grupo nos ayuda a conocernos mejor, a expresarnos con más libertad y tomar más tiempo para interiorizar el mensaje. Hemos profundizado algunos pasajes del Evangelio: la hemorroisa – Marta y María.
 
Otro instrumento de meditación ha sido la contemplación de una ’imagen”:La visita de María a Isabel, el nacimiento, el encuentro de María Magdalena con el Resucitado. ¡Cuántas veces contemplamos las imágenes de modo superficial o atraíd@s solo por la belleza de la obra y del color, sin considerar el significado y el mensaje que nos quiere trasmitir. Casi nadie ha podido expresar lo que recibía de estas imágenes: ser parte de la escena que se nos mostraba en la imagen y el estupor ha sido la experiencia de tod@s.
Al final de cada encuentro nos preguntamos:“¿Qué ladrillo poníamos en la costrucción de la casa común?”.Tod@s alimentamos el deseo, la necesidad de un mundo, de una ciudad habitable, acogedora, limpia, serena para tod@s, donde cada un@ es reconocid@ como persona. La reflexión acerca de nuestra vida, de nuestros compromisos, nos hace pensar en el camino que estamos haciendo. Antes del descanso del verano, tod@s estuvimos cenando en casa de las hermanitas y aunque el espacio era insuficiente, había lugar para tod@s! Pizza, dulces y mucha alegría por el compartir y la fraternidad.Gracias a la obra misionera de las Hermanitas, habíamos aprendido a acogernos, a crecer en fraternidad y a comprender que nuestra fe ha de ser vivida y celebrada.
Rosaria G.

“Los encuentros en los que participo me ayudan a conocer el Evangelio y a reflexionar mi propia vida cotidiana y mis búsquedas”. Anna M.

Durante el encuentro con el grupo de Roma- S.Basilio, vimos un montaje que presenta la vida en grupo de gansos; esto fue para mi una luz y una apertura, que me ayuda a mirar quién está detrás de mi y necesita ayuda. Maria L.

“Desde que participo en los encuentros y en las actividades del corte y confección, me he abierto a otras realidades que antes desconocía: el proyecto con las mujeres y l@s niñ@s del Congo, realidad de sufrimiento y marginación y sobre todo, el conocimiento de la Palabra de Dios, ha cambiado mi vida. Raffaella L.

Los encuentros me ayudan a conocer la Palabra de Dios y a compartir los problemas y las alegrías cotidianas. Estoy contenta porque he conocido a nuevas personas y este camino me infunde serenidad.
Carmela D.
19/02/2013
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter