Francia - Encuentro regional de las Fraternidades Nuestra Señora de la Asunción de la Isla de Francia

El sábado 11 de abril, nos reunimos unos cincuenta hermanos y hermanitas en Montrouge.

A partir de las 9h30’ fuimos llegando progresivamente a la sala de la capellanía de la Enseñanza Pública. Estaban presentes las Fraternidades de Antony, Montrouge, Pierrefitte/Saint-Denis, Conflans-Sainte-Honorine, y Grigny. La Fraternidad del Havre había sido convocada por las hermanas de Conflans, pero no asistió. La Fraternidad de Suresnes estaba representada por Thérèse Crampon H.A. ya que actualmente, ante la edad de sus componentes, esta Fraternidad no puede desplazarse.
 
Después de una calurosa acogida por la Fraternidad de Montrouge, a las 10h, Epiphane abre la jornada y propone a cada uno presentarse. En el transcurrir de la mañana, nos mezclamos en grupos inter-Fraternidades para ponernos en marcha. El Padre Jo nos invita a escribir en “gafas de papel” lo que hemos observado al llegar al encuentro regional. Esta primera participación dio a unos y otros una nueva mirada. Cada persona estuvo transformada por su propia expresión tanto como por la de los demás: una mirada nueva, oídos que no solo oyen, sino que escuchan según el Espíritu Santo.
Algunas de las palabras fueron: admirar, ver cosas hermosas, ofrecer su lugar, cantar, cruzarse con el vecino, estar con los niños, indicar el camino, observar, intercambiar, adivinar…
 
Damos otro paso, segunda etapa del día. El Padre Jo da la explicación: escoger una o dos fotos de las que están distribuidas sobre cada una de las mesas. A partir de la foto, expresar el sentido que desprende, lo que viene a ser contemplación. Verse más allá del espejo: la sola imagen que nos envía es la de nosotros mismos. Ir a mayor profundidad, al sentido. El espejo del corazón cambia la visión, uno recurre, resalta, lo que es hermoso, siente la llamada a la vida interior. Cada grupo escribe en un post-it de diferentes colores.
Ver, en naranja: miramos la foto escogida.
Contemplar, en verde: intento comprender lo que veo.
Cambiar, en rosa: La foto cuestiona mi manera de mirar.
Después, tuvimos un tiempo de compartir libremente y recibimos muchos testimonios:
 
Los testimonios fueron importantes, “He sido llamada a ver la bondad interior de los jóvenes, si se les juzga, se les mata”, otra dice “me duele el dolor de los demás”, otra “la Cruz que llevamos, es nuestra fe, esta fe que tenemos puede cambiar la mirada de otros. Mi abuelo decía: ‘carga siempre con tu cruz y camina con justicia y rectitud”. Y aún, por último, “Cuando se tiene una prueba, no se está nunca solo, llegará un momento en que alguien te echará una mano, el Todopoderoso está presente, hay que pasar de la desconfianza a la confianza”.
 
Compartimos la comida que cada uno llevaba. La Fraternidad de Montrouge ofreció café, galletas caseras preparadas de buena mañana lo acompañaron.
 
A las 14h. Monique, laica de la Fraternidad de Antony, abre la tarde hablándonos del “Tesoro común, Laicos/Hermanitas”. El Padre Pernet, desde el inicio, pensó en los laicos. La Hermanita y los laicos caminan juntos, se sostienen mutuamente. Los laicos en el Capitulo del 2011 pidieron a la Congregación una formación sobre el Carisma de la H.A. De allí salieron las fichas que nos sirven de referencia para animar las reuniones de Fraternidad. Monique relató la historia del compromiso en las Fraternidades, y se remitió al gusto de su realización desde el 2008, con los primeros compromisos en Lourdes. Después Monique invitó a las cinco personas que habían hecho el compromiso a renovarlo juntas y públicamente ante los hermanos y las Hermanitas.
 
A las 14h.30’ rezamos juntos: “Señor, te ruego, enséñame a estar atento…”
El Padre Jo nos introduce en la tercera etapa de nuestro encuentro relatándonos con palabras de hoy el Evangelio de la Samaritana. Nos dijo que estaría bien contarnos mutuamente el Evangelio, con nuestras propias palabras, esto permite una escucha renovada. Después, escuchamos la lectura de este Evangelio: Jn 4,1-19 y lo compartimos libremente. “Jesús vio que la mujer no era amada” “El encuentro de Jesús con una mujer samaritana fue un choque ya que los samaritanos no se mezclaban con los judíos” “Ella fue al mediodía para pasar desapercibida, pues se avergonzaba ante los otros” “Marchó a compartir lo que Jesús la había dicho, no lo guarda secreto y sólo para ella”.
 
Vivimos un tiempo inter-Fraternidad rememorando otros encuentros de Jesús.
¿Cómo miraba Jesús?
¿Cuando Jesús encuentra a alguien, cómo lo mira?
¿Qué pasa en el corazón de Jesús?
¿Qué descubren las personas en la mirada de El?
¿Cómo y porqué son conducidas a modificar sus comportamientos?
 
A las 15h45’ Eucaristía, con Jo, sacerdote, y François, diácono. Otras personas se han unido a nosotros, en medio círculo en torno al altar para vivir un tiempo de compartir la Palabra de Dios; una oración de intercesión retomando la profundidad de nuestros intercambios, atentos a los presentes y a los ausentes, a los enfermos, haciéndonos eco de las inquietudes del mundo, de nuestros barrios, de nuestras iglesias, de nuestras familias.
 
Al terminar la Eucaristía, estábamos llenos del Espíritu Santo. Algunos, sorprendidos, conmovidos, cambiados al ver tantas maravillas en este día. Cada uno marchaba gozoso a su casa, a otros les costaba dejarse, y todos permaneciendo admirados de haber vivido la experiencia del Resucitado.
“Yo no sabía que tú tenías un tesoro escondido en tu bola de cristal” “¡Esto ha sido diferente, esta participación ha sido profunda, todos lo han reconocido!” “Jornada muy enriquecedora” “Todos entusiasmados”.
 
Reseña realizada por Casilda (Pierrefitte/Saint-Denis), Monique (Antony) y Myriam (HA - Montrouge)
15/07/2015
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter