Encuentro de Fraternidades en Bruselas del 8 al 11 de mayo del 2014

Fueron 95 participantes, de Bélgica y de Francia. Sintiéndolo mucho, unos y otros, la Fraternidad de Italia no pudo unirse al encuentro.

Impresiones de nuestro encuentro de Fraternidades en Bruselas

Jueves 8 de mayo: Después del viaje en el que pudimos hablar y compartir fuimos acogidos en la estación, de forma muy simpática, por los miembros de la Fraternidad de Bruselas. En la ‘Maison Notre Dame du chant d’oiseaux’, nos entregaron las llaves, y después de dejar las maletas, comimos. La velada se desarrolló en la gran sala, donde el comité de Fraternidades nos dio la bienvenida y nos presentó el programa de los 3 días. Estábamos contentos de volver a vernos, pues no nos habíamos visto, para algunos, desde el 2012, fecha de nuestro último encuentro de Fraternidades en Roma. Nos presentamos en Fraternidad, cada uno a su manera: por un canto, una película, un poema… Mucha diversidad.
Viernes 9, por la mañana: Visitamos Bruselas en autobús con un guía que nos explicó la arquitectura y el urbanismo. Pasamos por delante del Parlamento Europeo, del Palacio Real, y de tantas cosas que es difícil retenerlo todo.
 
Viernes por la tarde: Fuimos a la COMECE (Comisión de los Episcopados de la Comunidad Europea). Johanna Touzel, portavoz y responsable de la comunicación, nos explicó el trabajo de la COMECE. Cómo los juristas analizan los proyectos de ley y después intervienen en temas tan diversos como el medio ambiente, la familia, la inmigración… Esto nos cuestionó: ¿Nosotros, cristianos, podemos hacer algo a nivel Europeo? ¿Los obispos pueden modificar las leyes, por ejemplo, para los derechos humanos, respecto al trabajo en domingo, a favor de los derechos de los inmigrantes…? Esta exposición fue muy interesante y Johanna Touzel supo decirnos los objetivos de Europa y el rol de los cristianos, sin que resultara difícil de entender.
A la noche visionamos la película “Et maintenant on va oú?” ¡Hubo diversas apreciaciones, a algunos les gustó a otros no…! ¡Algunos la entendieron, otros no! Cada uno según sus gustos. Cuando esto pasa en el mutuo respeto… ¡lo llamamos Fraternidad!
 
Sábado 10, por la mañana: Nos reunimos todos para un tiempo de oración. Tres personas nos resumieron el ‘Encuentro de las Familias Espirituales’, que tuvo lugar en Lourdes en octubre del 2013. Después nos dividimos en grupos de 10. Y compartimos sobre cuestiones nada banales. Por ejemplo: Tu, ¿qué oración haces hoy? ¿Por qué? Cada uno hizo su comentario. Todo el mundo se expresó y fue muy agradable. Al acabar los grupos, escribimos una palabra o una frase sobre un pétalo de papel que pegamos en un póster representando flores.
 
Sábado por la tarde: Jean Luc Blanpain, sacerdote diocesano, nos compartió sus conclusiones a raíz de las síntesis aportadas por los diferentes encuentros de Fraternidades. Puso de relieve:
 
  • Nuestra atención a las pequeñas cosas de la vida cotidiana.
  • Nuestra atención a los empobrecidos y a la injusticia que nos rodea y de la que nadie habla, pero donde Dios está presente como para Elías “en un leve silencio”. Dios es “el Liberador” de su pueblo.
  • Nuestra atención a los signos de esperanza: Nuestro Dios es Dios de libertad, que quiere la felicidad de todos. Jesús no es un sepulcro. El es resurrección. Juntos aprendemos a contemplar lo que nos hace avanzar, a compartir nuestras experiencias de resurrección.
Después Jean-Luc nos preguntó: ¿Por qué estáis en la Fraternidad? ¿Vuestro objetivo es la transformación del mundo, “que Venga tu Reino”? Contemplad este mundo en la revisión de vida, para actuar, para transformarle y en particular ayudando a las familias en su realización. La familia es determinante para que venga el Reino de Dios.
 
Para esto tenemos dos “entrenadores”: Esteban Pernet y Antoinette Fage, ellos tuvieron difícil el camino, pero se atrevieron a tomar iniciativas y sobre todo entregaron su vida. Nosotros estamos invitados, todos y todas, a avanzar en ese camino, largo y difícil, de la construcción de nuestras familias para construir un mundo según el proyecto de Dios
 
A esto nos comprometemos cuando nos adherimos a la Fraternidad de Nuestra Señora de la Asunción. Durante la Eucaristía, con la que concluimos la tarde, tres personas de Limoges hicieron su compromiso oficial con la Fraternidad.
 
Domingo 11: Último desayuno todos juntos y pronto se hace la hora del “Adios”. Nos damos cita para dentro de dos años. Nos vamos a visitar Bruselas-Centro en pequeños grupos, ¡Confortados y rebosantes de proyectos en el corazón!
 
Este artículo ha sido escrito por varias personas
Gracias a la Fraternidad de Vaulx-en-Velin y de Conflans
10/11/2014
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter