Encuentro de comunidades insertas en barrios - Bogotá, Colombia

Del 9 al 13 de octubre estuvimos reunidas en Bogotá, Colombia, Hermanitas que vivimos el Proyecto Apostólico Comunitario, insertas en barrios populares de Bogotá, Cali y Medellín y Rosa Zapata de la comunidad de Campoy en Lima-Perú. En este encuentro también tuvimos la trasmisión creativa y dinámica, de la Asamblea de Congregación con la presencia de Luz Miryam.
 
Haciendo eco a la experiencia vivida en la Asamblea, tuvimos como símbolo del encuentro, el oasis: espacio de encuentro, de intercambio de experiencias, de saborear el agua que refresca y da fuerzas para continuar el camino. Lugar donde cada persona es importante y todas somos iguales.
 
Cada una compartió en torno al símbolo colocando su nombre alrededor del mismo expresando: Cómo vengo y qué sentimientos me habitan. Cuál es la sed que quiero saciar en este oasis del encuentro. Mutuamente compartimos esa “sed” y una a la otra nos fuimos dando a “beber” algo significativo para calmarla.
 
Seguimos el plan de la Asamblea de Congregación: a través de los informes, tuvimos un flash de la realidad de los territorios, “dando gracias a Dios por todo lo que ha puesto en nuestras manos” y nos permite colocarnos en sintonía como parte del cuerpo apostólico internacional, que es la Congregación. Comulgamos con nuestras riquezas y nos sentimos solidarias con nuestras fragilidades. La esperanza como telón de fondo, nos sostiene e invita a continuar “la marcha a través de los distintos desiertos”, con la certeza de que siempre hay oasis en nuestra vida y misión. 
 
Participamos 15 hermanitas y 6 laicos: Víctor Galindo y Sandra Viera (Bogotá), Gloria Niño y Ricardo Torres (Sibaté), Luz Amparo Durango (ANSA de Medellín) y John Freddy Moreno (Cali) invitados a participar dos días del encuentro.
Con ellos, compartimos los Proyectos Apostólicos de seis comunidades insertas y juntos reflexionamos: elementos comunes, posibilidades de entre ayuda (entre comunidades), implicación y/o vinculación de los laicos en los Proyectos. Nos dimos luces para avanzar y vislumbrar caminos que poco a poco hagan realidad lo que anhelamos: Compartir Vida y misión, bebiendo de la misma fuente de nuestra Espiritualidad y animad@s por el mismo Carisma.
 
En la dinámica de trabajo conjunto y con otr@s, el equipo de Pastoral Juvenil vocacional, es inter- congregacional y en él participan tres laicos de nuestra congregación (Ricardo, Víctor, Gloria) un laico y un religioso de los Agustinos de la Asunción, y Lilia Amparo Ruíz, Hermanita. El tercer día del encuentro lo dedicamos a compartir la misión que realizan en acercamiento al mundo juvenil, desde distintas plataformas: Café Vocacional, espacio de encuentro y compartir con gente joven desde la perspectiva vocacional amplia; siempre hay testimonios de una pareja, una hermanitas y un laico que dan razón de su vocación. También compartieron la experiencia de misiones en diferentes lugares del país, como equipo y con otras congregaciones. Notamos el dinamismo, entusiasmo y convicciones que les animan para vivir esta misión compartida.
 
Para integrar el segundo elemento de la Asamblea: “vivir en la fe nuestro presente”, el equipo animador, (Luz Miryam Espinosa-coordinadora, Blanca Marina Rojas e Hilda Coronado responsables de acompañar los Proyectos Apostólicos de las comunidades insertas) nos ayudó a vivir una linda y oportuna mañana de oración, profundizando los aportes del P. Lavigne, sobre las “Brechas en las que brota y crece la vida religiosa”. Como telón de fondo, dos preguntas ayudaron a nuestra reflexión: Qué nos confirma y qué desafíos nos plantean estos aportes.
 
Continuamos el proceso recordando lo vivido en el contexto de las nuevas estructuras de animación, desde el inicio de nuestro Territorio América Latina. Fue un momento interesante de reflexión e intercambio en torno a diferentes temas, que desde la práctica y con los aportes de unas y otras se van clarificando. Valoramos la presencia de Luz Miryam, sus reflexiones precisas y muy oportunas.
 
Tuvimos un ejercicio amplio de reflexión bíblica a partir de textos en los que aparece Jesús y la familia de Betania: Marta, María y su hermano Lázaro. Este fue un espacio muy valioso para iluminar la experiencia de vida comunitaria.
 
El último día por grupos, según la fecha de profesión religiosa, nos situamos con gozo, en la parte de la historia de la Congregación que nos ha tocado vivir e hicimos memoria de diversos acontecimientos. Fue un momento para dar gracias al Señor por el dinamismo misionero y su evolución, según el contexto histórico del mundo y de la Iglesia. 
 
Luz Miryam nos compartió las decisiones tomadas con respecto al Capítulo General 2017 en cuanto a fecha, número de participantes por territorio y algunas precisiones o criterios a tener en cuenta. También algunos detalles acerca de la Asamblea Pre-capitular del Territorio.
 
El camino recorrido en estos días, nos compromete a seguir buscando juntas aquello que estamos llamadas a vivir según nuestra realidad actual con nuestras posibilidades y limitaciones. Es una manera de “Mirar el porvenir con una audacia humilde y confiada, porque estamos en las manos del Padre”.
 
La evaluación final nos confirmó la importancia de estos encuentros, y el valor de éste, planeado con una metodología participativa muy acertada y vivido en ambiente de alegría, libertad y corresponsabilidad. 
 
En la Eucaristía de clausura tuvimos la alegría de celebrar, anticipadamente a BLANCA MARINA ROJAS quien cumple 50 AÑOS como Hermanita de la Asunción. Dimos gracias al Señor por su fidelidad y por tanta vida entregada generosamente.
 
Ha Amparo, Hermanita de la Asunción