Encuentro con Vivat

JPIC: La creación del VIVAT Internacional/RD Congo. Annie, joven profesa, nos comparto su experiencia en el seno de este organismo: VIVAT.

Al principio del mes de octubre, fui miembro del comité preparatorio del taller VIVAT Internacional en Kinshasa, el primero del género en África francófona. Y más cuanto que se realizó en un periodo significativo para el conjunto de las Iglesias de África, es decir dos años después de la Segunda Asamblea Especial para África, cuyo tema sigue siendo por lo menos evocador: “Iglesia en África al servicio de la reconciliación, de la Justicia y de la Paz: Vosotros sois la sal de la tierra… Vosotros sois la luz del mundo (Mt. 5, 13-14)”; y más singularmente para la República Democrática del Congo en un tiempo electoral. Nos sentimos honrados de que nuestro país haya sido escogido para celebrar este acontecimiento.
 
Del 23 al 29 de octubre del 2011 en el Centro Espiritual “Paz en la Tierra” de Mbiti en Kinshasa, capital de la RD Congo, nos reunimos en taller delegadas de la Sociedad del Verbo Divino, de los Spiritains, de las Spiritaines, de los Combonianos, de las Combonianas, de las Oblatas de María Inmaculada, de las Hermanitas de la Asunción (Lurdes y yo) y de los Laicos Asociados, entre ellos Abogados, Activistas de los Derechos Humanos. Y subrayo la presencia de miembros del Comité Ejecutivo de Nueva York y de la Coordinación de Roma, Provinciales, Delegaciones de Francia, del Camerún, de Centro África, de Mozambique y de las diferentes Provincias del Congo-Kinshasa.
 
Llegados de diversos horizontes, animados por nuestras Congregaciones y en prolongación de lo que se hace a nivel internacional, nuestra presencia masiva era testimonio de nuestro interés por la promoción humana, la Justicia, la Paz y la Integridad de la Creación. Este fue un tiempo favorable para nuestras Congregaciones que trabajan en este país devastado por largos años de guerra con cerca de 3 millones de muertos, sin contar las víctimas de la violencia y de las torturas.
 
Los trabajos del taller de VIVAT Internacional Congo fueron inaugurados por un discurso de apertura, seguido de la presentación del propósito y los objetivos del taller.
 
A lo largo del taller se abordaron diferentes temas, a saber:
  • Presentación de VIVAT Internacional, su organización, su finalidad, sus objetivos.
  • Justicia, paz, integridad de la Creación y Biblia.
  • Introducción a la ONU - ONG en la ONU - Derechos Humanos.
  • VIVAT, historia de defensa.
  • JPIC en los documentos de la Iglesia.
  • CEDAW/UPR/AMP: Convención sobre la eliminación de toda forma de discriminación sobre la mujer / Examen periódico universal / Examen ministerial anual.
  • Desarrollar una espiritualidad de defensa, de compasión. Para concretizar esta exposición, el conferenciante presentó cuatro casos de defensa para demostrar cómo VIVAT internacional trabaja con la ONU y los miembros de las comunidades locales.
  • La Iglesia Católica en RDC al servicio de la paz, justicia e integridad de la creación. Función y perspectivas, presentadas por Mn. Alexis ASANI NDALIMBUZI, Consultor de la Comisión de Justicia y Paz en la CENCO (Conferencia Episcopal Nacional del Congo).
  • Un tiempo de compartir JPIC: El coordinador de cada Congregación había presentado un informe sobre la Visión/Misión JPIC de su Congregación. Siguió un intercambio.
  • Identificación de situaciones: Este fue un trabajo de taller en el que se constituyeron cuatro grupos para reflexionar sobre esta pregunta: “¿Cuáles os parecen que son las situaciones preocupantes en la RDC en lo que se refiere a JPIC? Al concluir el trabajo contábamos con una lista de hechos insoportables que vive el pueblo congolés, entre los que escogimos dos casos para presentar ante la ONU, se trata de:
  1. Respeto de los Derechos Humanos (la situación de mujeres violadas y situación carcelaria),
  2. Protección del entorno.
 
Además un tercer tema que nos comprometemos a llevarlo a acabo a nivel local: Educación Cívica en nuestras parroquias y en los medios donde ejercemos nuestro apostolado, porque nos hemos dado cuenta que la ignorancia de la cultura cívica, de la mayor parte del pueblo, no favorece eficazmente sus derechos de participar en las decisiones políticas que le darían la posibilidad de cambiar sus condiciones de vida, fruto de la paz social.
 

Testimonios sobre algunos casos de violencias e injusticias en RDC, con imágenes horribles:

1. La rebelión de 1964 a 1967; el saqueo de Kananga en 1992; la represión de Katanga; la exterminación de unos 3.000 Hutus en Kisangani; imágenes de gran atrocidad al Este del Congo (quema de gentes).
2. Testimonios sobre la situación de inseguridad en la Diócesis de Butembo-Beni, al Este del país (crímenes masivos y violación de mujeres).
3. Testimonios sobre la LRA, grupo de rebeldes ugandeses que están al Este del país. Raptan a chicas jóvenes, las llevan consigo, las cargan con sus cargas, las violan y hacen de ellas lo que quieren. Sus padres no saben donde están, a veces las liberan después de cuatro o cinco meses y vuelven a casa: llenas de infecciones, cortados los labios y a veces embarazadas.
4. Testimonios del ministerio de refugiados en Tanzania, precisamente del campo de refugiados Burundés de Mtabila con 38.000 refugiados y el campo de refugiados Congolés de Nyarubusa con 62.000 refugiados entre ellos 10.000 cristianos católicos.
 
Lo que nos deja perplejos es que toda esta gente que hace masacres no sea arrestada. Nadie se ocupa, ni el Gobierno. Y una pregunta nos viene a la cabeza: saber si nosotros somos personas o bestias para ser tratados así. Hay que ser muy FUERTE para contemplar esas imágenes hasta el fin. ¡¡Este Pueblo desamparado y que vive sin protección!! Llama la atención.
 
Uno de nuestros objetivos era constituir la Oficina VIVAT Congo. El último día, cada Congregación delegó una persona para ser miembro de la Oficina. Nuestros seis Institutos tienen en común un Órgano Oficial para trabajar juntos por la justicia, la paz y la integridad de la creación. En lugar de trabajar en solitario, este organismo nacional o panafricano asegurará un compromiso colectivo y común. De paso recordamos el proverbio africano “¡Un dedo solo no lava la cara!”. La plataforma de Congregaciones locales, en el espíritu y según la filosofía de VIVAT se compromete a asegurar la defensa, el lobbying y la información como fuerza de protesta y contestación pacífica en vistas a restaurar las justas relaciones de las personas entre ellas y con la creación maltratada. Yo soy miembro de esta Oficina que se reúne mensualmente. Hicimos una declaración final para la creación de VIVAT Internacional/RDC, también una carta dirigida a nuestros Superiores solicitando apoyo para esto último.
 
Nuestro taller VIVAT Internacional/RD Congo en Kinshasa nos ha permitido compartir nuestras experiencias y reflexionar sobre las situaciones que abruman al hombre y deterioran su entorno; ya que la atención prestada a la dignidad de la persona humana y la violencia infligida al entorno interpela nuestro compromiso religioso al servicio de la persona. 
 
Las intervenciones provocaron varios debates, inquietudes, preocupaciones, unas hallaron respuesta, otras no. La participación fue muy activa, el ambiente muy fraternal, muy agradable, lo que facilitó que a pesar de tratar temas tan fuertes, estuviéramos distendidos y siempre con una sonrisa en los labios. Se clausuró el taller con una hermosa celebración Eucarística, acompañada de la bendición y envío de los miembros de la Oficina.
 
Por el momento hemos decidido parar nuestro programa de Educación Cívica. Queremos asociarnos al programa organizado por la Archidiócesis. Este consiste en concienciar a los cristianos y a la población en general, en la práctica de la cultura de la no-violencia activa. Porque hemos tenido las elecciones presidenciales y legislativas y se han desarrollado en muy malas condiciones. La Iglesia por su parte ha cumplido su misión de velar por la verdad. Y no ha cesado de denunciar todo lo que pone en peligro la edificación de un Estado Democrático. Es por lo que ha organizado a nivel de todas las parroquias sesiones de formación, recomendando al pueblo Congolés no ceder ni al pesimismo, ni al desespero, ni a la violencia, ni a lo tribal, ni a la xenofobia, sino unirse en torno a los valores cristianos y democráticos de justicia y de verdad; crecer en la conciencia de su unidad nacional y de su poder soberano a fin de ejercer en todo vigilancia en la legalidad. Creo que reemprenderemos nuestras actividades en los próximos meses.
 
Participar en este taller ha sido para mí un gozo por abrirme a otras realidades, también la alegría de hacer este camino de trabajo con otros para este pueblo que no cesa de aspirar a la Paz y la Justicia. Yo diría también que el trabajo de la Justicia y la Paz es inmenso a la vista de los desafíos que hay que destacar. La construcción de la cultura de la JPIC es un gran proyecto de Dios que nos sobrepasa y necesita de cada uno de nosotros una conversión permanente. Pidamos al Señor la gracia de ser día tras día aquellas y aquellos que construyen la paz y la justicia en nosotros y en nuestro entorno para que su Reino llegue.
 
Annie, joven profesa H.A.
 
Kinshasa, 5 de febrero del 2012
 
27/03/2012
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter