Encuentro animadores Comisión nacional de laicos de la Asunción

Medellín - noviembre 2 al 4 de 2013. “Continuar la reelectura de la vida en los diferentes entornos y contextos desde nuestra Espiritualidad Asuncionista con el fin de encontrar signos de vida y esperanza en un Jesucristo Servidor y Salvador; que nos permita dar luz y continuidad a nuestro trabajo desde la Espiritualidad , misión y carisma Asuncionista”.

Formación: ¿LAICO DISCIPULO Y MISIONERO?

Queremos compartir lo que se vivió en el último encuentro de la familia Asuncionista en Medellín el mes de noviembre para ver, iluminar, actuar y celebrar; allí nos encontramos con un grupo de laicos dispuestos a recibir con aprecio, disponibilidad y cariño. Al inicio los recibió los niños y adolescentes del Semillero de Laicos “Sembradores de Paz” su misión era acompañar o apadrinar a los visitantes de Bogotá, Sibaté y Cali.
Diana Zárate, una laica comprometida y simpatizante, ofrece a la Comisión nacional una excelente bienvenida, donde manifiesta su aprecio, cariño y admiración por este trabajo del laicado. Fue un momento realmente agradable donde se sintió admiración, sensibilidad, compartir, fraternidad, familiaridad. Los Asistentes pertenecían a las ciudades de Cali, Bogotá, Sibaté, Medellín y Gerardo Leiva de Argentina.
 
El objetivo para este encuentro “Continuar la reelectura de la vida en los diferentes entornos y contextos desde nuestra Espiritualidad Asuncionista con el fin de encontrar signos de vida y esperanza en un Jesucristo Servidor y Salvador; que nos permita dar luz y continuidad a nuestro trabajo desde la Espiritualidad , misión y carisma Asuncionista”.
Los tres días estuvieron enmarcados por actividades, sentimientos, planeaciones, y evaluaciones que nos permitió darnos cuenta que realmente los laicos vienen en ascenso en la búsqueda del Reino.
Se vivieron tres momentos que nos ayudó a vivir de cerca la Asunción.
El primero ver la realidad de nosotros mismo, de nuestros grupos, y del mundo. Durante esta etapa nos contamos como o cual había sido el encuentro más significativo, que causó impacto o que más les gusto, y porqué Realmente fue un compartir interesante, ya que cada uno contó con anhelo, bellos recuerdos y gran aprendizaje, lo vivido en cada uno de los encuentros de los diferentes lugares, lo que deja una grata sensación de que Jesucristo Servidor y Salvador está haciendo su obra, es Él el que anima a seguir encontrando caminos de comunión. 
 
En la segunda parte de la Etapa del Ver. Se trabajará a partir del Ver-iluminar-Actuar y Celebrar en tres niveles que son el mundo, el país y desde lo local que es la comunidad y el ser personal. 
Para el Ver; re realizó una actividad donde vimos, descubrimos y analizamos la realidad que está viviendo el mundo, la realidad que se vive el país, lo grupal y en lo personal y el Este compartir fue muy importante porque los laicos estamos tomando consciencia de los diferentes cambios que se dan en todos los aspectos. Las reflexiones que se hicieron fueron profundas y de gran conciencia, es allí donde encontramos que los laicos están mirando la realidad tal cual es y que se requiere de gente de valor para llevar a cabo la misión encomendada por Dios.
 
Durante la Evaluación de los diferentes procesos que se llevan en las ciudades se evaluó los logros, las dificultades y sugerencias.
En las evaluaciones encontramos que las celebraciones y encuentros estuvieron enmarcados en el fortalecimiento de la Espiritualidad Asuncionista, la formación en la fe, en la participación, en vivir plenamente el compartir, la unión y la fraternidad, la toma de consciencia y trabajó en Justicia, Paz e Integridad de la Creación, en el crecimiento y madurez de los semilleros de Medellín y Cali y que se sugiere que Bogotá se una con uno de los grupos a trabajar el Semillero. En la innovación con la emisora en internet “Radio Pernet”
Se evalúo El campamento de jóvenes asuncionistas en Sibate, y donde participaron Cali y los jóvenes de Sibaté fue algo realmente enriquecedor, compartieron, cultura, vida, alegría, oración, compromiso. A pesar de que faltaron los integrantes de Bogotá y Medellín porque tuvieron dificultades, se cumplieron los objetivos propuestos, que los jóvenes se encontraran a vivir la Asunción desde el arte, la espiritualidad, el carisma.
 
En la Etapa Iluminar 
 
Se dispuso el espacio para la oración, se hizo un pequeño recorrido por bases hubo lavatorio de manos y bendición en las estaciones se hacía una oración diferente:
La iluminación se hace a partir de un documento presentado por Lucía Alvear presidenta de los Institutos seculares en Medellín y que compartió con los laicos algunas realidades de la Misión, vocación y acompañamiento en los procesos de la fe.
 
TALLER EL CAMINO DE EMAUS COMO ITENERARIO VOCACIONAL
Este trabajo se hizo a partir del evangelio del Camino de Emaús se hizo la letio divina y se pasó a trabajar sobre las cinco tareas del documento:
  1. Tarea 1: Sembrar (Parábola del Sembrador), nos remontamos a la parábola del joven rico: Jesús nos pide que le demos un sentido a nuestra vida, nos da la libertad de elegir. Es necesario sembrar por todas partes sin excepción. El interlocutor principal es Dios que llama a quien quiere, cuando quiere y como quiere. Cada etapa de la vida tiene un significado vocacional. Lo importante es tener un buen sembrador cerca. 
  2. Tarea 2: Acompañar: Quien siembra se convierte en un acompañante. Valores, características y funciones de un acompañante (Hacer que el otro hable, que exprese lo que siente y lo que quiere. después orientarlo y/o acudir a quien pueda orientarlo). 
  3. Tarea 3: Educar. Educar en el conocimiento de sí mismos, señalando sus esperanzas, tristezas y alegrías. Estimular el entendimiento de la diferencia entre las tristezas y el plan de Dios, y al compromiso. La vocación es un llamado de Dios, es el Señor quien me muestra el camino. Maestro por vocación es aquel que acompaña a su alumno, es el que sirve por amor, la diferencia entre Maestro y Profesor. Educar a leer la vida (dialogo espiritual con la persona y con Dios)
  4. Tarea 4: Formar: la formación es darle una propuesta a la persona acompañada donde el descubre su vocación y su identidad. También es importante formar al formador ya que las situaciones y contextos personales, familiares y sociales están en cambio constantemente. El momento decisivo del pasaje de Emaus es cuando Jesús parte el pan, hay un reconocimiento ya que aquel gesto solo lo podía hacer él, la celebración Eucarística es parte importante y esencial en cualquier camino vocacional. Reconocimiento de la vida, de la vida de Jesús, valorar la propia vida. La vida solo se da en la perspectiva del darse. Es importante reconocer que no todos tenemos la misma vocación (comparación del pasaje bíblico que habla sobre los miembros de la iglesia como cuerpo), ley de la complementariedad, “no todos nacimos para ser jefes, pero le ayudamos al jefe”. La vocación es respuesta a Dios, no iniciativa personal. Es ser escogido, no elegir. La vocación no va a la persona sino a la acción, en los acontecimientos de nuestra vida. El don de los demás fortalece mi propio don.
  5. Tarea 5: Discernir y Decidir: Para que el camino de Emaus sea efectivo hay que aprender a Discernir (Distinguir lo bueno y lo mano, sabiduría para Elegir, saberse conducir por la fuerza del Espíritu Santo para Elegir). Para un discernimiento es necesario un acompañamiento. La vida es un continuo discernimiento. Pablo Dice “Examínenlo todo y quédense con lo bueno”.Todo discernimiento fundamentado en la palabra de Dios es el discernimiento que da Frutos.
Para ayudar a disipar la duda, hay que dar responsabilidades para que así confíe en sí mismo y acompañar para que se deje elegir por Dios.
Las propuestas y preguntas acerca de la temática fue interesante debido a la riqueza del documento y del análisis y profundidad de los participantes.
Por Ciudades y en base en el trabajo de la mañana se elaboraron compromisos que ayudarían a los laicos en su evangelización en los diferentes entornos y con diferentes problemáticas. 
 
En esta etapa del actuar las ciudades hicieron propuestas que animaron a trabajar la identidad de los laicos, la formación, continuidad de los procesos, arriesgarse a trabajar ese “Tesoro Común” teniendo como centralidad a Jesucristo Servidor y Salvador.
  • A mirar la realidad y buscar alternativas que ayuden a buscar metodologías para la evangelización a nuestras las familias
  • Buscar estrategias de animación a los grupos que han decaído.
  • a encontrarnos para sembrar, educar, Discernir y Actuar como Grupo Animador, como equipo hacer la proyección del plan de trabajo.
  • darle sentido a la Palabra con los hechos
  • asumir y prepararnos a los cambios de la vida
  • difundir el material producido por los grupos a otros para enriquecer su trabajo.
 
Lucia Alvear dice que ve y que se necesita:
  • Toma de conciencia de los grupos, sentido de pertenencia de la espiritualidad asuncionista
  • convencernos para convencer.
  • volver a las fuentes, especialmente a los evangelios
  • encuentro de integración familiar: presentar el plan de trabajo a los niños y a sus familias.
 
En la etapa celebrar la acción de gracias, compartimos y vivimos la Eucaristía, una bendición especial a los laicos, entrega de signos y símbolos.
 
ETAPA ACTUAR:
 
Se propone campañas para el cuidado del medio ambiente; se exponen algunos medios, alternativas y páginas web y propuestas para el cuidado del mismo. 
Se comparte la planeación que cada ciudad propone, contenidos interesantes que ayudan y brindan esperanza de dar continuidad y mejorar el trabajo en torno a la oración, la formación, la celebración, profundización, lo económico, la acción, la organización y una esperanza de continuar mostrando a Jesucristo Servidor y Salvador, y trabajar por el Reino.   
     
Elaborado por Luz Amparo
05/12/2013
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter