Cruces en la arena - Cartagena, España

Jornada no violenta en las playas para decir NO a las Leyes contra los Inmigrantes

El primer domingo de agosto se realiza una Jornada no violenta en las playas para decir NO a las Leyes contra los Inmigrantes. Así algunas playas en todo el mundo amanecen con cruces, cada una con el rostro de un inmigrante, evidenciando que el mar es el cementerio de más de 20.000 personas que en estos últimos años no llegaron a la “ otra orilla”• que habían soñado, para conseguir una vida más digna, diferente, para ellos y sus familias.

Con las personas que nos encontramos los primeros viernes de mes para el “Circulo de Silencio” en Murcia, se organizaron varios grupos para preparar las “cruces” y otros materiales. Nosotros éramos seis, un equipo internacional y la acción la desarrollamos en la Manga del Mar Menor. Allí vivimos una experiencia inolvidable, un grito a la conciencia, plantamos 100 cruces de caña en la orilla del mar.
 
Luego nos dimos un espacio para motivarnos, “coger espíritu” decía una joven, energía, dar sentido, decirnos cada un@ porqué estábamos allí. Recordé la oración sacerdotal de Jesús…Jn,17,9 te pido por ellos y por todos los que van llegando hoy aquí en este día de sol, para disfrutar de este mar.Eran las 8 de la mañana y hasta las 20 h tuvimos tiempo de conocernos un poco más, compartir algo de nuestras vidas y la esperanza que llevamos dentro. Poco a poco la playa se fue llenando de color, alegría y movimiento, por el gran número de personas, familias, niños… sombrillas. Sus miradas de asombro e interrogantes al irse acercando ¿qué pasa aquí? ¿qué significa esto? ¿Podéis explicar …qué queréis? La verdad es que el conjunto suscitaba curiosidad…mientras los pies recibían en ocasiones el vaivén de las olas y los diálogos a partir de las preguntas que se hacían al pasear por la orilla con gratuidad, permitiéndonos ir más lejos al compartir la realidad que viven los inmigrantes. 
 
Nos impactó la acción de GRACIAS que algun@s manifestaron, por llegar hasta aquí para recordarnos cosas que no nos gusta escuchar, no solo las Leyes son injustas, también nosotros “vamos a lo nuestro”. Otros decían: “algo habrá que hacer para que los inmigrantes que viven aquí no les falte la sanidad”; “tenemos dificultades para mantenernos de pie, estamos en paro, nuestros hijos son pequeños todavía nos queda mucho por hacer”. Una señora dice: “yo trabajo en la enseñanza ¿podríais venir vosotros a explicar todo esto a los chic@s? No sabia de los “círculos de silencio” vivo en Murcia me podéis avisar ,os doy mi correo”. Otra: “Trabajo en Inmigración, me alegra que estéis aquí, son muchas horas, subir a mi casa a tomar algo fresco”…
 
Al llegar a la comunidad no puedo dejar de dar gracias a Dios, me ayudan las palabras del Capítulo “Esta realidad demanda de nosotras una nueva mirada, una presencia activa, que denuncie las Leyes injustas a las que se ven sometidos tantas personas”. 
 
Mª Victoria, Comunidad de Cartagena. España
14/11/2012
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter