Conmemoración de las victimas del terrorismo

Francia – Lyon : Celebrar la fraternidad y la paz: conmemoración en Lyon el 17 de septiembre del 2016 en memoria de los 19 mártires cristianos y de todas las víctimas del terrorismo de los años negros en Argelia

Para celebrar la fraternidad y la paz, a instigación del postulador de la causa de beatificación de los 19 mártires de Argelia asesinados entre 1994 y 1996, Lyon, ciudad de los primeros mártires cristianos en Francia, se ofreció como marco de una gran jornada de conmemoración del don de estas religiosas y religiosos que escogieron permanecer solidarios y en amistad con el pueblo de Argelia, pueblo también mártir en la década negra de los años 90.
 
Este proyecto fue acogido con entusiasmo por el Cardenal Barbarin, comprometido en el diálogo islámico-cristiano en Lyon, y un equipo de jóvenes voluntarias y voluntarios, (cristianos y musulmanes), actuaron con dedicación y competencia durante un año para preparar este encuentro.
 
En el Museo de Antigüedades, Monseñor Teissier evocó testimonios emocionantes de amistad de argelinos en el momento de los asesinatos de los 19 Servidores de Dios, señalando la importancia de la presencia de la Iglesia para este pueblo…
 
Las familias y las congregaciones de los 19 religiosos y religiosas se reunieron después entre ellas con alegría y emoción en la cripta de San Ireneo. Más de 120 personas habían podido desplazarse para vivir esta jornada excepcional de oración y de encuentro, acompañadas por el postulador de la causa de beatificación, padre Thomas Georgeon, el Cardenal Barbarin, Monseñor Desfarges (Obispo de Constantina y Administrador Apostólico de la Diócesis de Alger) y Monseñor Vesco (Obispo de Oran).
 
 
 
En una meditación sobre la Cruz y el martirio, el Padre Georgeon recordó con palabras llenas de sentido a nuestros hermanos y hermanas mártires. 
Significativos y emocionantes fueron los testimonios de la hermana de Monseñor Claverie y de la Sra. Bouchikhi cuyo hijo, Mohamed, joven musulmán, fue asesinado con su amigo Pierre Claverie: la sangre de ambos, mezclada para siempre, anuda lazos de fraternidad y de amistad.
 
 
 
Después, el Padre Georgeon informó sobre la causa de beatificación que está en marcha y nos dijo que tenía una entrevista con la Congregación de las causas de los santos (CCS) el próximo lunes: la fase diocesana ha terminado y las 7.000 páginas reunidas han sido reagrupadas en un documento final “Positio”, (925 páginas) que ha sido depositado en el protocolo de la CCS en Roma (donde hay cerca de 250 causas activas). Este texto será examinado por teólogos antes de ser sometido a los Cardenales.
 
Todos, con numerosos fieles de la diócesis de Lyon, fueron a la sala de oración de la Gran Mezquita, acompañados de Monseñor Dubost, Obispo de Évry y miembro del Consejo Pontificio para el diálogo inter-religioso; fueron acogidos por Kamel Kabtane, rector, y Azzedine Gaci, rector de la Mezquita de Villeurbanne. Las oraciones de ambas comunidades se elevaron unidas para implorar la paz y “el vivir unidos” en el respeto de cada una de las dos religiones, a fin de desterrar el odio como lo repitió M. Kabtane, quien evocó también los centenares de imanes y las decenas de millares de Argelinos asesinados en este periodo. 
 
 
 
Más que una conmemoración del pasado, este tiempo de oración y de compartir islamita-cristiano quería abrir un futuro hecho de paz y de fraternidad. Monseñor Desfarges concluía con una oración cristiana en árabe y en francés:
 
“Señor, Clemente y Misericordioso, el Clemente, el Misericordioso, te damos gracias, te alabamos, porque nos has creado en tu Misericordia, porque Tú nos has amado y porque nosotros te amamos. Somos tus criaturas, tus hijos.
 
Tú nos ha encaminado los unos hacia los otros. Somos diferentes, pero hermanos y hermanas y creemos en Ti, oh, Dios nuestro.
 
Tú eres perdón, eres el Perdonador. Perdona nuestras faltas. Perdona a todos los que han cometido asesinatos y que manifiestan violencia, porque no saben lo que hacen. Ven a cambiar los corazones para que vuelvan a Ti, que retornen a su corazón genuino, profundo, que vuelvan a su humanidad.
 
Señor, haz que los que estamos aquí reunidos trabajemos por la paz, haz que trabajemos unidos, los unos con los otros por la paz. Señor, llena nuestros corazones de tu amor y de tu misericordia. Fortalece nuestra fe y haz de nosotros testigos del encuentro y del vivir unidos fraternalmente en este mundo dividido.
 
Bendícenos, Señor, bendice nuestros países, bendice nuestras familias, bendice a todos aquellos y aquellas con los que vivimos y trabajamos. Guárdanos en tu Paz, 
 
Tú el Señor de la Paz, el Dios de la Paz.
Una misa solemne se celebró seguidamente en la Basílica de Fourvière, Basílica abarrotada donde nos codeamos, allí también, cristianos y musulmanes. En su homilía, Monseñor Desfarges insistió sobre la amistad que, más allá del primer paso de la tolerancia, debe unir a los hombres entre ellos: “La amistad es el encuentro entre dos personas en la singularidad y el misterio de cada una. La existencia del otro es una alegría para mí y alimenta mi propia existencia y esto es recíproco”. 
 
 
Al final de la celebración, Monseñor Vesco rindió un vibrante homenaje a Monseñor Teissier, pastor de la Iglesia de Argelia hasta el 2008, testigo directo de los años negros en los que fue, y es todavía, un padre para esta Iglesia y para religiosas y religiosos que continúan sirviendo en Argelia.
 
Para acabar, los jardines del Arzobispado acogieron en torno a un cuscús a más de 400 musulmanes y cristianos para continuar tejiendo “los lazos de la paz”. 
Esta jornada de conmemoración, anticipándose por unos días al encuentro de los representantes de las diferentes religiones en torno al Papa Francisco en Asís, ha sido una semilla de esperanza que abre los Cielos, y prefigura lo que llegará de forma durable un día, y da fe y ánimo para superar los desafíos actuales.
 
 
 
Algunos miembros de la familia de Hna. Paul Hélène, y varias Hermanitas pudieron participar en estos encuentros: Aliette de St Gilles, Jacqueline Desbiez, Marie-Claude Dallery, Françoise Coste, Marie Madeleine Rollin, Lucie Licheri, Mary Keenan y Geneviève Langlois-Meurinne. Las comunidades de Vaulx-en-Velin y de Lyon-Jules Brunard pudieron también unirse a uno u otro momento.
 
Hna. Geneviève
27/10/2016
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter