Con otr@s

Con otr@s vivimos en los barrios y nos comprometemos para hacer de ellos lugares humanizados.

  • Con otr@s nos gusta reflexionar y releer.
  • Con otr@s trabajamos y soñamos.
  • Con otr@s celebramos la Vida.
Ese con otr@s de nuestros textos de congregación y de nuestros modos de estar, se nos ha hecho ahora un poco más concreto, un poco más verdad, en este capítulo provincial que acabamos de terminar. 
Este mes de diciembre hemos celebrado el primer capítulo provincial en la provincia Europa Sur-Congo con la participación de laic@s en torno a esa misión a la que nos sabemos enviad@s, hermanitas y laic@s. Y ahora nos preguntamos por qué hemos tardado tanto tiempo. 
Han sido seis: Ilu, Amadeu, Vanesa, Encarna, Nono y Mª José. En realidad, siete, Nuria con sólo ocho meses ha sido, creemos, la laica más joven en participar en un capítulo. Venidos de los grupos de Barcelona, Granada y Cartagena y de la comisión de JPIC de la provincia (Tarragona). Algunos se conocían y otros se veían por primera vez. 
 
Con ell@s compartimos la brega diaria, el evangelio, la fiesta, la indignación por la injusticia, la eucaristía, la reivindicación y la alegría. No queríamos dejar de compartir ese tiempo para nosotras importante de capítulo. Los distintos grupos de laic@s han preparado este encuentro como lo hemos preparado las comunidades de hermanitas, con la conciencia de hacer algo importante, de estar sembrando una semilla. Desconocemos aún su fruto, pero confiamos al Señor su crecimiento. 
 
En su trabajo como grupo de laic@s en el capítulo reafirmaron esa vida y misión que compartimos, en la cotidianeidad, con una espiritualidad concreta de acercamiento y acompaña-miento a los empobrecidos. Una manera de hacer vida la fe desde el acompañamiento a las familias y desde el compromiso social.
 
Y nos lanzaban el reto de ser capaces de generar esperanza, posibilitando la creación de opinión y de alternativas. La imagen de la casa salía con fuerza: la casa abierta que es como ell@s perciben nuestras comunidades, la suya que quieren abrir, y la casa como lugar de una nueva comunidad, espacio de encuentro y espacio humanizador.
 
Expresaron también la necesidad y el deseo de una formación común, entre ell@s y con nosotras, de crear red, de conocerse y encontrarse.
 
Sus aportaciones hablan de compromiso, de formación, de Reino, de pertenencia, de empobrecidos, de misión… Y conjugan en futuro un nosotr@s que nos incluye a tod@s: hemanitas y laic@s. 
 
Ha sido una experiencia preciosa y lo mejor es que es sólo primicia de lo que será que como en este tiempo de adviento se promete hermoso, sorprendentemente hermoso. Apunta ya el Sol que nace de lo alto.
 
Ilu del grupo Tesoros Comunes de Barcelona quiso compartir lo vivido con el resto de miembros del grupo y a amig@s y nos envió este correo :
 
Hola a tod@s!!! Quería compartir con vosotr@s que ha sido un gran regalo la posibilidad de participar en el Capítulo Provincial de la HA. Personalmente su testimonio es la fuerza que me anima a seguir intentando la construcción de ese otro mundo posible desde la vida sencilla y cotidiana. Vuestra manera de hacer y transmitir me siguen apasionando, y desde mi pequeñez, humildemente, estos días escuchando a cada una me decía: ¡¡¡Cuánto tengo que aprender!!!
Seguimos andando en verso y vida tintos... por mucho tiempo. Ahora siento que nos toca, sí, es el momento de los laicos... de empezar a vivir, a transmitir, a hacernos presentes desde esa manera de hacer vuestra, que tanto conecta con las personas, especialmente los más pequeños. Una manera de hacer sencilla, próxima y anónima. Centrada en la vida, esta vida que tanto tiene de amor y de sueño, de esperanza, de utopía; pero también de esfuerzo, de dolor, de hambre y sed (de la física y de la otra), de lucha, de soledad... la vida de las familias, de las personas, de vuestros y nuestros barrios.
 
Mientras participaba del Capítulo me he ido preguntando cómo quiero vivir, qué deseo para mi familia, a qué me compromete, a qué cambios me invita el Señor, qué conversión... cuál es mi misión y cómo se va concretando en mi vida... Y sí, experimento que la palabra FUERZA, va como anillo al dedo. Interiormente siento esa fuerza, como un torbellino que me empuja a algo nuevo... a una transformación personal, familiar y comunitaria. Sigo pensando que si la VOCACIÓN es eso que te enamora y te sacude interior y exteriormente con ganas de vivir de acuerdo a lo que crees... tengo vocación de HA!! 
Ilu Moreno
 
Comunidad de Cartagena,
Hermana Pilar 
 
14/05/2011
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter