Comunidad de Hammam-Lif - Tunisia

Nuestra vida “en común” Oblatas y Hermanitas de la Asunción: Objetivo de nuestra presencia en el pueblo Tunecino.

Después de tres años de vida en inter-Asunción, queremos compartir este camino fraterno y apostólico con nuestros testimonios– ya expresados en el Pain de Chez Nous del 20 de septiembre del 2012. Nosotras funcionamos en un país en crisis desde enero del 2011.
 
¡La “hermosa Revolución del Jazmín”, se ha convertido en un tormento! En la situación caótica del país en crisis intentamos continuar siendo testigos de Esperanza en un pueblo dividido. Nuestra propia Fe en Dios y la oración del mundo del Islam que ritma su vida, estimula también nuestra propia fe pues la llamada a la oración 5 veces por día, no nos puede dejar indiferentes.
 
 
Esta breve mirada la compartimos en tres partes: La situación del país - Nuestra vida fraterna-apostólica - La Iglesia en Túnez
 

1. La situación de Túnez hoy:

“El país está ahogándose… pero no sabe nadar” me decía esta mañana Lamia, nuestro empleado que bracea para sostener a su familia. Las crisis gubernamentales se suceden. Entramos en la fase del acto tercero de la transición. El pueblo reclama la dimisión del gobierno islamita que rige todos los Ministerios importantes: familia, cultura, educación, ministerio del Interior (ausencia de seguridad). Una gran parte de las goberna-ciones está regida por Ennadhistas (islamitas). Des-pués del 2º asesinato político de un líder de la oposición, joven padre de familia, ¡las manifestaciones se suceden y la Constitución no se renueva! ¡Se pide a los actuales jefes que dejen el gobierno cuanto antes! Es el clamor del pueblo. 
 
El desenfoque jurídico no puede perdurar. El precio de los alimentos de base no cesa de subir. Las familias se empobrecen… el paro de los jóvenes crece. Pero en este laberinto desolador, un pueblo se levanta y reacciona solidario. Numerosas Asocia-ciones bien organizadas han visto la luz en tres años y la sociedad civil no baja los brazos ante el caos, ella reacciona y se activa. ¡La esperanza no está muerta!
 

2. Nuestra vida fraterna-apostólica:

Revelar el Rostro de Cristo por nuestras vidas enraizadas en Jesucristo, deseando, cada una, allí donde está, ser signo de comunión y de Esperanza, en medio de nuestros hermanos y hermanas que nos acogen, vivir el encuentro y la fraternidad, por la oración y la riqueza de nuestras diferencias, ¡este es el sentido de nuestra vida aquí! Nuestras dos hermanas Oblatas, bastante más jóvenes que nosotras, por su dinamismo y su trabajo profesional calurosamente compartido, nos permite ser una comunidad viva y comprometida en lo cotidiano. Las tareas materiales también son compartidas y cada una se responsabiliza con generosidad y ánimo. 
 
Vivimos una relación amistosa con nuestros vecinos y personas que viven solas en el barrio a las que visitamos regularmente. Los comerciantes del barrio son acogedores. El Imán, vecino nuestro, vino una tarde a compartirnos su camino de conversión a Dios, cosa asombrosa para un hombre entre mujeres, y en casa de ellas. Hasta se sentó un rato. A los jóvenes que tienen un “Cyber” enfrente de nuestra casa, les gusta venir a arreglar el ordenador y dar solución a nuestros interrogantes informáticos. Les gusta alargarse con comentarios e intercambios muy diversos sobre su país y sobre su futuro. Una amiga danesa, casada con un tunecino pasa de vez en cuando una parte de la tarde en casa. Su discusión gira en torno de la Biblia que lee cada día y que le provoca interrogantes.
 
La Casa de Rades, ‘Hogar familiar’ en un principio, se ha convertido en institución para personas dependientes. Las necesidades sanitarias son cada vez más agudas. Muchas personas tienen problemas cognitivos más o menos graves y necesitan ayuda psicológica. La antigua directora, después de 17 años de servicio, acaba de jubilarse. Está reemplazada por una mujer joven, casada con un tunecino, que se pone en marcha con entusiasmo. El encuentro de amistad con mujeres de hogares mixtos, cristianas casadas con tunecinos, nos moviliza también y nos gusta estar con ellas, dialogar y apoyarlas en su caminar, a veces difícil. A ellas les gusta venir a la comunidad donde dialogar es más fácil.
 
Nosotras seguimos siendo un enlace entre la Iglesia y estas personas. Están en la base del diálogo islamita-cristiano para toda la vida. Françoise, actualmente en Burkina durante dos meses, enriquecerá la comunidad con una nueva experiencia. ¿No estamos actualmente unidas a África? A su vuelta se reintegrará a la Biblioteca de Cartago donde jóvenes estudiantes y universitarios se informan y siguen sus estudios y tesis. Ella continuará también acompañando a cooperantes de la DCC, respondiendo a sus preguntas sobre el país y sobre su fe cristiana.
 

3. Nuestra Iglesia en Túnez:

Desde abril del 2013 tenemos un nuevo Arzobispo: El Padre Hilario ANTONIAZZI. Proviene del Próximo Oriente y ha pasado la mayor parte de su vida en Palestina, párroco en Nazaret. Domina el árabe “del interior”, hablando la lengua de este pueblo, ¡la acogida parece cordial! Conoce el sufrimiento de las familias minoritarias, abrumadas por el fundamentalismo religioso y sufre con todos los cristianos perseguidos por su fe. Nosotras compartimos con la Iglesia universal, la gran vigilia de oración de la noche del 7 de septiembre último, en unión con el papa Francisco y numerosas comunidades cristianas de todo el mundo. Después de la Eucaristía a las 18.30h., presidida por el Obispo, de 20 a 23h. en la Catedral tuvimos una vigilia de oración de súplica que reunió a fieles creyentes. Jóvenes, chicos y chicas, la mayor parte estudiantes subsaharianos, animaron la vigilia, bien preparada por nuestros sacerdotes. El compromiso cristiano de los jóvenes africanos nos reconforta. ¡La Fe no ha muerto!
 
A través de esta mirada al horizonte comulgamos con un pueblo y esperamos, por la oración de cada lectora, la mejor evolución de este pueblo que permanece todavía en la confusión y en la espera de un mañana mejor. ¡Gracias!
 
La comunidad: Sisters Raymonde, Béatrice, Françoise, Juliette, Elisabeth
28/11/2013
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter