Compartir la Misión en Vilar de Andorinho, en Gaia / Portugal

Trabajo en red
 
Tenemos conciencia que hemos sido y somos enviadas a este lugar concreto para anunciar la Buena Nueva del Reino.
 
Nuestra misión puede ser considerada bajo diferentes aspectos y según diversas perspectivas, pero nos parece importante compartiros algunas facetas o formas que nos permiten ser signo juntas y con este pueblo.
 
Formar parte de una red es una de estas facetas, nos ha sido propuesto por las diversas organizaciones que trabajan al servicio de la población; particularmente por la Asamblea parroquial que reúne una vez al mes a todos los representantes de los colaboradores sociales de la zona tales como las asistentas sociales de las diferentes organizaciones, profesores de diversas escuelas, policías de la Seguridad Pública que patrullan y cuidan de la seguridad de los niños, de las personas mayores, y de mujeres maltratadas en familia. Se encuentran allí también psicólogos, una delegada de la Asamblea de la Parroquia trabajando en Acción Social, un miembro del Consejo Municipal, una representante de la asistencia a inmigrados y muchas personas que actúan en diferentes grupos y trabajan con los jóvenes, los niños y personas mayores de la zona. Una de nosotras representa en este grupo a las Hermanitas de la Asunción.
 
Las reuniones dan luz sobre los problemas, las carencias y las dificultades de las familias y de los individuos que contactamos y con los que trabajamos.
 
Estos encuentros y estos contactos son una riqueza para nosotras, para las familias y para el grupo, porque damos y recibimos mutuamente los unos de los otros. En las reuniones tomamos conciencia de lo que cada institución realiza, las necesidades reales de las personas y de cómo nosotros poder dar respuesta.
 
Muy a menudo pedimos ayuda a las instituciones y generalmente somos escuchadas, pero esto exige también que, a través de nuestra acción con las personas, en las visitas a domicilio, observemos concretamente las necesidades y veamos que respuesta hay que dar en cada caso.
 
Esto nos lleva a conocer más a las familias, a acompañarlas y a compartir con otros “las alegrías y las tristezas” de numerosas personas que viven en esta parroquia, especialmente en el barrio de Vila d’Este, donde residimos.
 
Otra ocasión de trabajar en red nos viene dada por nuestra presencia en el Hospital Santos Silva, una como asistenta espiritual y otra como voluntaria de capellanía. Partiendo de los enfermos y de sus familiares nos relacionamos también con los profesionales de la salud. Estos lazos y el trabajo realizado con el grupo de la Pastoral de la Salud, son una ayuda para nosotras en esta actividad, además del gozo del compartir y de la amistad que nos une.
 
Nos sentimos muy dichosas de poder continuar realizando nuestra Misión con laicos (muchas mujeres y algunos hombres) que comparten su vida con los más necesitados.
 
M. Adelaide
 
 
Peregrinación de Enfermos y Discapacitados
 
El Equipo de Pastoral de la Salud de la Parroquia, que nosotras iniciamos al año de nuestra llegada aquí, cuenta actualmente con 30 miembros, hace visitas a domicilio, en el Hospital y organiza todos los años el ‘Día del enfermo’.
Este año hemos sido invitadas a compartir nuestra experiencia a nivel diocesano y a formar parte de la Comisión de preparación a la peregrinación diocesana, para el Gran Porto.
 
Yo soñaba desde hace mucho que esta peregrinación tuviera lugar en el Pabellón de deportes de nuestro barrio para que deje de ser estigmatizado: Se lo merece y en él se encuentran numerosos habitantes capaces de unirse para una noble causa como la concentración de 2.500 enfermos, con la asistencia de nuestro Obispo.
 
Las múltiples reuniones para pasar la información y acompañar el proyecto se nos han hecho más fáciles por el trabajo en red, que ayuda a crear comunión con las personas y a reconocer que, según sus capacidades, siempre tienen algo a compartir.
 
La celebración tuvo lugar el Domingo de Pentecostés por la tarde y se terminó con el siguiente cántico de consagración a Nuestra Señora.
 
“Nuestra Señora, Madre mía, yo me consagro enteramente a Ti.
Tú eres mi Madre y yo soy tuyo, 
Mi corazón te pertenece, Madre de Jesús,
Me consagro a tu amor que vale más que todo.”
 
Lágrimas de emoción y de súplica corrían por el rostro de los discapacitados y de las madres de muchos niños en sillas de ruedas, de todos aquellos a los que amamos con ternura, seguramente como les ama Dios que es ’Padre y Madre’.
 
 
Inauguración de la Iglesia de la Sagrada Familia
 
“El hombre/la mujer sueña, Dios quiere, la obra nace” (Antero de Quental)
 
Desde hace mucho, es decir desde 1986, cuando empezó nuestro barrio con apenas 30 ó 40 familias, dos mujeres que vivían aquí, una que tiene una hermana Comboniana, Sra. Ricardina, y otra que era catequista, Sra. Ana Bandeira, se dijeron: “Aquí falta algo religioso”.
 
Con ayuda del Padre Floro, entonces párroco, se empezó a celebrar la Eucaristía en un garaje el Domingo de Ramos de aquel año, con una participación de 20 cristianos. Aumentaba la comunidad y pasabamos de un local provisional a otro. La catequesis que había empezado en casa de las dos catequistas continuaba con cada vez más niños. Cuando se obtuvo el espacio actual se hicieron varias clases para la catequesis y una sala polivalente que ha sido nuestra iglesia durante 20 años.
 
¡Pero nosotros siempre soñamos con un lugar amplio y digno, ya que Vila d’Este merece mucho más! Y he aquí que este Año Internacional de la Familia, con el arduo esfuerzo de muchas personas y del párroco, tenemos una nueva iglesia con 500 asientos: un espacio para acoger a todos los que están dispuestos a seguir a Jesús, a recibir su palabra, a compartir con sus hermanos y a construir fraternidad y comunión, en una población que actualmente cuenta con 17.000 habitantes.
 
¡Tres décadas de gestación para una obra que acaba de terminarse! Parto difícil después de una gestación mucho más larga que lo que se esperaba, pero después de los dolores del parto ha venido la alegría de ver la obra deseada. ¡Gracias a todos los que lo han creído posible, gracias a todos los que han colaborado y colaborarán todavía! Que en el entorno y en el interior de este nuevo espacio sagrado, la comunidad continúe creciendo y celebrando su fe en Aquel que ha resucitado y nos reúne en torno a El.
 
La Dedicación tuvo lugar el 22 de abril en un auténtico clima de gozo y fiesta. Esta iglesia está situada en nuestra calle, frente a nuestro piso. Que alegría para nosotras que tenemos como prioridad “la familia”, ver la gran vidriera desde nuestra casa con la escena de la “Huida a Egipto”, recordándonos que en esta tierra somos emigrantes esperanzados. 
En el frontis del presbiterio, está representada la Ascensión del Señor al lado de una silueta de la cruz vacía, en que la sombra del Cristo nos invita a seguirle.
 
En el momento de “entrada” de la Eucaristía, fue puesta de relieve la consagración de la iglesia de la Sagrada Familia cuando un matrimonio de la comunidad presentó al Prelado la llave de la iglesia, gesto cargado de simbolismo.
 
Natalia, Hermanita de la Asunción
26/07/2012
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter