Colombia - EXPERIENCIAS DE ACOMPAÑAMIENTO EN ECONOMÍA SOLIDARIA

“La posibilidad de vida de los más pobres, con rostros diversos, continúa siendo amenazada. En un sistema globalizadamente injusto, el clamor de “los pequeños” nos empuja a seguir buscando con otros, alternativas de vida” Cap. Gral .2011

Durante este año hemos venido realizando diversos talleres y acompañamientos a procesos de Economía Solidaria en Bogotá.
Iniciamos conociendo algunas experiencias ubicadas en Altos de Cazucá, sector marginado con diversas realidades de: pobreza, violencia, drogadicción y reintegrados de grupos armados.
 
Partimos de visitar y conocer más a fondo una familia compuesta por cinco hermanos y una hermana, con características de desplazamiento y algunos recuperados de la droga. Elaboran agendas de diversos tamaños con materiales reciclados. Ellos nos rela-cionaron con otros jóvenes y familias que realizan alguna actividad productiva en el sector, los cuales visitamos.
 
Jóvenes en la elaboración de las agendas
 
Otra de las experiencias con la que actualmente compartimos es el Centro Social Nazaret, Organización de formación para mujeres desplazadas acompañadas por las Hijas de la Caridad-Vicentinas, quienes ofrecen capacitación en: informática, cerámica, confección, manejo de máquinas para costura, muñequería, etc. A fin de continuar estos procesos con las mujeres, nos pidieron acompañamiento a través de talleres en Economía Solidaria.
 
También las Hermanas Juanistas, desde la vivencia de su carisma, acompañan varios procesos de mujeres trabajadoras en un sector obrero-popular. Con algunas de ellas hemos tenido presencia en varias experiencias anteriores. A partir de este conocimiento nos han solicitado acompañar el proceso de 45 mujeres con diversas experiencias en el ámbito de la Economía Solidaria. 
  
Con estos tres grupos hemos vivido un proceso de formación integral que da primacía a la persona, que se alimenta de la fe y favorece el crecimiento humano, espiritual, económico, organizativo y administrativo de las unidades productivas, para que vivan en sí mismas la solidaridad como fuente de apoyo constante entre productores, comercializadores y consumidores; tenemos la certeza que esta formación está repercutiendo en las familias y en las organizaciones a las cuales pertenecen. 
 
Empleamos la metodología de Taller teniendo en cuenta la realidad del sector, el proceso personal, grupal o asociativo de las organizaciones. En el mismo caminar vamos construyendo de manera colectiva algunos conceptos que se han alimentado de la experiencia vivida desde la solidaridad.
Estos son algunos de los Temas tratados con los grupos: 
Acercamiento a los Conceptos de Economía Solidaria, Asociatividad, Contabilidad, Costos, Administración, Estrategias de Mercadeo, Comunicación, Autoestima, Liderazgo, Facilitación de Procesos Grupales, Negociación y Gestión de Conflictos.
 
 
 
Con el deseo de fortalecer el crecimiento personal de los y las participantes, hemos decidido de común acuerdo, que los beneficiarios de esta formación aporten un dólar, por persona, por sesión de formación siendo esta la oportunidad de valorar su esfuerzo personal en este aprendizaje. Este aporte es una colaboración para nuestro transporte.
El camino recorrido en estos meses nos ha mostrado la capacidad reflexiva y resiliente que tienen las personas y los grupos para sostenerse en medio de grandes dificultades y llevar adelante su propuesta productiva.
A fin de simplificar algunos conceptos contables realizamos sencillos ejercicios partiendo de la economía familiar. Esto nos permite partir de su realidad y avanzar en lo que significa la práctica colectiva de la economía, buscando la equidad y el bien común. Algunas familias han logrado mejoras en sus viviendas, gracias a solidaridades efectivas y la comercialización de sus productos. Con todo esto, cada vez constatamos la confianza de los más pobres en la providencia y su certeza de que nunca les falla. 
 
Para favorecer un mayor conocimiento de propuestas en Economía Solidaria realizamos visitas de intercambio entre las diferentes experiencias; espacios que hemos valorado mucho por el compartir, el estimulo y el aprendizaje mutuo.
Esta propuesta formativa se ha convertido en una vivencia de la "Solidaridad Intercongregacional" donde los carismas se encuentran para fortalecer la economía de los sectores populares. Es desde lo colectivo que descubrimos pasos de Evangelio en el compartir de dones y dificultades; somos hermanos y hermanas en la misma misión.
Lilia Amparo - Helena 
18/09/2014
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter