Celebración fiesta de la Asunción y 60 años de las Ansas

Medellín ; Agosto 24 Encuentro de la familia Asuncionista

Asistieron al encuentro 35 personas asistentes de diferentes grupos de la ciudad de Medellín: Semillero de laicos “Sembradores de paz”, proyecto de familia, grupo de oración, taller de tarjetería, Hermanitas de la Asunción, las Ansas y los laicos.

El gran ausente Bello debido a algunas dificultades de salud.En un primer momento celebramos la Eucaristía especial presidida por el padre Sergio Pamplona en su homilía hacia un recuento de lo que significa la Asunción y para él siempre la ha llamado “la Asunción de los pobres” resaltó la manera como la Virgen María se puso a disposición de Isabel ayudándola, sirviendo; Recuerda que al igual que María las hermanitas de la Asunción llegaron por primera vez al barrio de Villatina; hace más de 40 años, se involucraron dentro de los más pobres, los ayudaron, los animaron, los amaron, los sanaron, les mostraron el evangelio de Jesucristo y finalmente los dignificaron; esa Resurrección se puede ver cuando hombres y mujeres son transformados, en buenos padres de familia , buenos profesionales, buenos hijos, viviendo la paz y la tranquilidad de ser personas que viven el evangelio, se ha tomado consciencia de vivir la asunción desde lo cotidiano, desde el amor a los hermanos y cuando quedan huellas que siguen celebrando, que siguen hablando de Jesucristo Servidor y Salvador y cuando se vive intensamente la Espiritualidad y el Carisma Asuncionista, se siente que la entrega de estas mujeres valió la pena.

Luego de la Eucaristía nos reunimos para Celebrar y compartir los 60 años de las Ansas, el objetivo era que los grupos conocieran más de cerca mujeres que con su proyecto de vida viven la Asunción; que como la levadura en la masa deben mostrar a Jesucristo.

En un secuencial se trabajó la historia, la cronología y el nacimiento de las Ansas la visión que tuvo el Padre Esteban Pernet al requerir de la labor de estas mujeres como auxiliares de las hermanitas de la Asunción, en aquella ardua labor que requería de solidaridad; más tarde esta idea es materializada y estructurada como Asociación Nuestra Señora de la Asunción (Ansa) por Merè Marie Ste Elisabeth

en 1954 y llevamos 60 años de vivir un proyecto de vida consagrada. Ha sido una respuesta al llamado que Dios ha hecho, no ha sido fácil, pero que con la ayuda del Señor aún contamos con vocación en muchas partes del mundo.

En la segunda parte del secuencial presentamos las actuales Ansas del mundo, quiénes son, qué hacen, cómo comparten y viven la Espiritualidad y el carisma Asuncionista, con Dios, con los más necesitados y con todas las personas que encontramos en nuestro caminar cotidiano.

En un tercer momento se trabajó una reflexión por grupos. El tema era el tesoro común, encontramos que el Padre Esteban Pernet hace vivo el carisma, que el Señor le dio al tener en frente el mal del obrero, que ayudaba y servía a las familias, enfermos y caídos de la guerra. Para ello requería que le ayudaran para llevar a cabo esta misión, es por esto que piensa en una Hermanita, así nace esta hermosa espiritualidad Asuncionista donde el centro es Jesucristo Servidor y Salvador. El padre Pernet pretendía que las hermanitas vieran la realidad que las acogía, su misión era que ellas ayudaran con su servicio a levantar las familias; esto es lo que hace diferente a las demás congregaciones; el compromiso, la solidaridad con los más necesitados, con los empobrecidos, el cuidado mutuo; es allí entre los pobres donde nace una misión con el compromiso de extender el

Reino de Dios y que todos y todas, los simpatizantes, los asociados, las Ansas, los laicos, las religiosas debemos seguir creando lazos de esperanza para que continuemos trabajando día a día en nuestras comunidades o en el lugar donde nos encontremos. Esto es posible gracias al tesoro común que compartimos.

Finalizamos el compartir con la oración del Padre Pernet se respondieron algunas inquietudes acerca de las Ansas, se comparte un refrigerio y se canta el cumpleaños a las Ansas.

 

ORACION

Haz Dios mío que este fuego que eres tu

Nos transforme y haga de cada uno de

Nosotros y nosotras un Carbón ardiente.

Nos has enseñado las maravillas de tu sabiduría,

Nos has comunicado la llama de tu Amor.

Nuestra vida debe ser la de Cristo,

Nuestra irradiación su caridad.

Comunicaremos de prójimo

El calor que recibimos.

Y llegaremos a transformar a los que nos rodean

Bajo la acción del Espíritu Santo.

Por nosotros mismos no somos nada.

En el humilde sentimiento de nuestra Debilidad

Seremos fuertes y poderosos,

Brasas ardientes inflamando todo a su Contacto,

Portadores del Amor de Dios.

02/09/2014
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter