Causa de Beatificación del Padre Etienne Pernet - Folleto n°6

Mensaje de la Vice Postuladora

Con este primer número del 2015, entramos en el marco de las celebraciones del 150 aniversario de la fundación de la Congregación. Me parecería a propósito recordar entre los acontecimientos que han jalonado esta historia, las etapas de la Causa de Beatificación que han tenido su lugar en ella gracias a las Hermanitas de la Asunción y a los Agustinos de la Asunción (como Postuladores).
- 1901
Reagrupación de los testimonios sobre la reputación de santidad del Padre Pernet que se expande a partir de su fallecimiento, por Madre Marie du Saint Sacrement.
- 1923
Apertura del proceso diocesano informativo.
- 1931
Introducción de la Causa en la Sagrada Congregación de la Causa de los Santos en Roma.
- 1932
Proceso apostólico en París
- 31-07-1933
Reconocimiento jurídico del despojo mortal.
- 1943-1983
Procedimiento para la Heroicidad de las Virtudes.
- 1983
Promulgación de la Heroicidad de las Virtudes del Venerable Padre Pernet por Decreto del 14-05-1983, firmado por el Papa Juan-Pablo II.
- El 18 de mayo de 1983, una circular de Hna. Theresa Dick, Superiora General, anunciaba a toda la Congregación que por este Decreto la iglesia
reconoce el carisma dado al Padre Pernet para ella y para el mundo. 
da gracias por su vida y sus actos, su vida religiosa y sacerdotal, su vida entregada a los pobres y pequeños, su trabajo incansable por el Reino.
reconoce la intuición apostólica que el Padre Pernet comunicó a las Hermanitas de la Asunción y que continuamos viviendo hoy surcando el mundo.
Termina diciendo: “El Padre Pernet forma parte de esta muchedumbre de testigos suscitados por el Espíritu desde el primer Pentecostés”.
 
Nos toca a nosotras continuar pidiendo al Padre Pernet que interceda ante Dios para que El haga crecer a toda la Humanidad en Esperanza y Paz.
 
Hermana Madeleine Rémond
 
 
El Padre Pernet y la oración
 
“Vayamos mediante la oración, a buscar el apoyo que nos es necesario, pidamos a Dios que nos sostenga; no nos lo puede negar si se lo pedimos de todo corazón, porque Nuestro Señor, por su obediencia infinita, nos ha merecido todas las gracias de la obediencia. ¡Oh, la oración, lo sabéis bien, es la llave del Cielo, la llave que abre el corazón de Dios, es el poder total que El ha puesto entre nuestras manos; El que ora bien tiene a Dios; Dios se abaja hasta nosotros cuando le rezamos, ya que al mismo tiempo que la oración nos eleva, atrae Dios a nosotros y le pone a nuestra disposición!”
Padre Etienne Pernet
7 de marzo 1897
 
“Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, 
El os lo concederá.” 
Jn 15, 16
 
 
Extracto del informe de la Sagrada Congregación para la Causa de los Santos Parisino – Stephani Pernet (Roma, 1975)
 
El hombre de oración
 
En esta vía de abandono evangélico y de disponibilidad a los designios de Dios, donde el Servidor de Dios debía entrar y establecerse, su línea de sabiduría pasó por la oración. Una oración permanente; una oración contemplativa, que se traducía primero por la adoración prolongada que le hacía avanzar la hora de levantarse. Allí, cerca del Señor, él encontraba su consejo y su descanso. Con todo su ser permanecía “mendigando a Dios”, como lo había aprendido de San Agustín, y a ejemplo de su madre y de todas las pobres gentes.
 
Además, el Servidor de Dios dio ejemplo de la contemplación habitual de un hombre unido a Dios, “perdido en Dios”, “viviendo en la presencia de Dios”, “un hombre que todo lo refería siempre a Dios”; en el seno de la naturaleza, en medio de la gente y en el corazón de los acontecimientos. No en vano los testigos declaran “que él estaba impregnado de Dios”, “que cerca de él uno se sentía más cerca de Dios”, “que era la personificación de la bondad de Dios”.
Extracto n°185
Testimonio de Hna. Louise Thérèse (Marie Louise BEAUMONT), HA
 
Su fe se manifestó sobre todo por la humildad en la oración. Oraba con una actitud muy humilde. Sus palabras mostraban en él un alma de oración. Amaba mucho el Evangelio, exigía que sus hijas leyeran todos los días algunos versículos. El Servidor de Dios tenía una gran devoción a Nuestro Señor; él decía que “La verdadera ciencia es conocer a Jesucristo, el Cristo Jesús del Evangelio, tal como ha querido revelarse a nosotros, y no un Jesucristo de fantasía!...” Lleno de esta idea, el Servidor de Dios hizo de su vida verdaderamente un estudio del Evangelio, y de su obra, una página de Evangelio.
Extracto de: Parisino – Stephani Pernet
Sylloge p.12, n°10, (1975).

Intenciones confiadas y gracias obtenidas
 
Del Canadá
En Montreal, la Asociación que asegura la continuidad de la acción de las Hermanitas de la Asunción, buscaba activamente obtener el dinero para el último pago de la casa que había comprado.
El equipo de animación pidió ayuda al Padre Pernet ya que el pago estaba fijado para el 2 de diciembre. Resultó que el 17 de octubre las 2 hijas de una ‘Dame Servante’ (laica asociada) fallecida en junio, pidieron tener un encuentro con las Hermanitas. Ellas explican que su madre legó a las Hermanitas de la Asunción una suma de dinero para sus obras. Se da el caso que el total de esta suma corresponde al total de la suma que debe la Asociación… 
 
Para este grupo de laicos que quiere guardar viva la intuición de Etienne Pernet esto es la prueba de que él quiere sostener su proyecto, no sólo para financiarlo sino para que perdure, allanando los obstáculos uno tras otro al hilo de las gestiones que emprenden.
Tal como lo expresaba uno de ellos hablando del Padre Pernet: “Yo no le dejo tranquilo, le hablo continuamente”.
Transmitido por Hna. Liette - HA
 
 
Secretariado por la causa de beatificación 
del Padre Etienne Pernet
57 rue Violet 75015 Paris
Ha Madeleine Rémond
archivespsa@hotmail.com 
02/03/2015
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter