Causa de Beatificación del Padre Etienne Pernet - Flash de info n°4

Causa de Beatificación del Padre Etienne Pernet Fundador de las Hermanitas de la Asunción

Mensaje de la Vice-Postuladora
 
El encarte nº 3 del “Pain de Chez Nous” de febrero del 2014 trataba de los trabajos del Equipo de la Causa: la novena, la oración para la Beatificación, y el desplegable histórico. Todo esto va a ser enviado próximamente a la “corresponsal” de cada país.
Por otra parte, recordábamos hacer atención a la celebración del 3 de abril, fecha aniversario del paso de Esteban Pernet de la muerte a la vida en Dios.
Los ecos que nos llegan son noticias de varios encuentros:
en Lión, con la comunidad de Vaulx en Velin, las religiosas de diversas Congregaciones, y Asuncionistas;
en París, distrito 14, con la comunidad de Montrouge y Asuncionistas;
en España, las comunidades de Cataluña se congregaron en Barcelona-Sarrià para la Eucaristía y una reflexión que hizo hincapié en el deseo de que el Padre Pernet sea beatificado como servidor de la llamada a rehacer un pueblo para Dios, participar en la regeneración de las familias, contando con laicos, queriendo hacer de ellos apóstoles de su ambiente. La corresponsal concluye diciendo: Amamos esta forma de seguir a Jesucristo, vale la pena; 
en la Casa Madre, la capilla se llena: Equipo de la Causa de Beatificación, Hermanitas Residentes, Ansas, amigos, personas del barrio. He aquí algunas de sus intervenciones:
 
del Padre Dehouck, asuncionista y capellán de la casa:
“Yo retengo un aspecto del proceso del Padre Pernet: Su preocupación por el pobre, por la familia obrera, por el obrero del siglo XIX, refleja la actitud de Dios por su pueblo:”He visto la miseria de mi pueblo.”
de Patrice Girard, del Equipo de la Causa:
“Debemos hacer conocer la vida del Padre Pernet, su cercanía con los más pobres; debemos también crear los medios de comunicación que puedan recoger las gracias obtenidas por su intercesión.
Os proponemos orar hoy, mañana, aquí y en todas partes, para que Esteban Pernet sea reconocido como siendo aquel que él definía así: “¿Qué es un santo? Es un corazón todo de Dios y a la merced de Dios” (11-09-1892).”
 
Estos ecos animan a solemnizar las fechas de los aniversarios y son una hermosa introducción a las manifestaciones que marcarán el 150 aniversario de la fundación de la Congregación.
Hna Madeleine, Archivista de la Congregación
 
 
 
En la luz de Pascua con el Padre PERNET ---------------------------------------------------
 
“Hijas mías, hoy es un gran día, Nuestro Señor ha resucitado, estemos alegres…
 
Leyendo el Evangelio no sé si os habéis dado cuenta que Nuestro Señor no se molestó en sorprender a sus propios guardianes que no merecían verle resucitado; actuando como un gran señor, envió un ángel y la tierra tembló. Brillaba como un relámpago, sus vestidos eran blancos como la nieve…
Sí que habla a las santas mujeres que llevaban perfumes para embalsamar su cuerpo, y les dice bondadoso: “No tengáis miedo, el que buscáis ha resucitado, no está aquí. Id a decir a mis discípulos y a Pedro que les precederé en Galilea…”
 
Galilea quiere decir la tierra del cambio. Nuestro Señor es tan bueno que no espera a que hayamos atravesado el umbral de la muerte; ya en esta tierra, donde todo cambia, sale al encuentro de los que confían en El y van a El con sinceridad. ¡Cuántas miserias en esta vida, todo parece perturbado! La salud se tambalea, las estaciones traen con ellas toda especie de imprevistos y de miserias, los hombres se devoran entre ellos… no hay familia humana en que el sufrimiento no lance un grito continuo; la sorprende de mil maneras, destroza todas las previsiones.
 
Meditemos hoy, hijas mías, sobre esta misericordiosa bondad de Nuestro Señor, este amor sin nombre, que le ha hecho descender del seno del Padre a esta tierra para beber el cáliz de la humillación, del sufrimiento, de los dolores de muerte, a fin de darnos la vida.”
 
Padre Esteban Pernet, el 21 de abril de 1889
 
 
 
Extracto del informe de la Sagrada Congregación para la Causa de los Santos – Parisino – Stephani Pernet (Roma, 1975) ------------------------------------------------------
 
Un consuelo para los humildes.
 
“Autentificando la alabanza ya manifestada en privado, la Iglesia confirmará en su entrega y su consagración a muchos hombres y mujeres, laicos, sacerdotes y religiosos. Todos, principalmente aquellos que son pobres de medios económicos encontrarán en el Servidor de Dios un amigo, un apoyo, un modelo, en sus tareas profanas y en su labor por el Evangelio, en el seno del mundo pobre y obrero.
Con su trato frecuente en la oración, aprenderán de él a mantenerse confiados y fieles en la fe, ante cualquier carencia, sufrimiento, incluso en la miseria. Ayudados por sus ejemplos no desesperarán ni de ellos mismos, ni de los demás, ni de Dios.
A pesar de su escasez de medios, se pondrán y se mantendrán al servicio de Cristo, de su Iglesia, del Evangelio. Ya que el Servidor de Dios con toda su vida y su obra, no hace otra cosa que acercar a Cristo, introducir en la Iglesia, proponer el Evangelio.
 
En la historia de la Iglesia en el siglo XIX su figura es un recuerdo de la misericordia de Dios hacia los pobres. Cuando la civilización industrial conmovía los cimientos económicos y sociales de los pueblos de Occidente, y surgían ideologías liberales y socialistas ateas, Dios suscitó este hombre capaz de revivir el “Tengo piedad de esta muchedumbre” de Jesús.
 
Esta referencia evangélica da a la conducta del Servidor de Dios un valor permanente y hace de ella un estímulo para todos aquellos que, atentos a las exigencias del Evangelio y a las directivas de la Iglesia, impulsados por su generosidad, quieren hacer algo por Dios y por los pequeños que el Señor llama suyos.
 
Histórico y permanente, porque es evangélico, el ejemplo del Servidor de Dios acaba de adquirir, en nuestro tiempo, un relieve de mayor actualidad, después de la enseñanza del Vaticano II, en el seno de una Iglesia ahora más consciente de deber ser servidora y pobre, atenta incluso a toda generosidad humana para salvar al mundo de la injusticia, de la violencia y del secularismo.”
 
Extracto nº 193
 
 
Intenciones confiadas y gracias recibidas -------------------------------------------------
De Colombia nos llega este testimonio: John Freddy, desde los 14 años, se nutrió de la espiritualidad de la Asunción a través de un movimiento de jóvenes; a partir de entonces sintonizó especialmente con la espiritualidad y el carisma del Padre Pernet, tanto que en 1981 fundó el “Centro Educativo Esteban Pernet” para niños de una zona desfavorecida de Cali. Adjuntamos la relectura que él hace, en abril del 2014, sobre sus vínculos con el Padre Pernet:
 
“Deseo compartir un milagro verídico realizado por nuestro Padre Esteban Pernet. El día 5 de diciembre de 2013, me dio un infarto, […] que conlleva a estar internado en una clínica ; para el día 6 de diciembre, recibí la visita de Hna. Ámparo Montes, recuerdo muy bien que ella ese día me obsequia una pequeña reliquia del Padre Esteban Pernet.
¿Y cómo se hizo el milagro? Por costumbre, cuando estoy internado en la clínica siempre en la oración invoco la ayuda del Padre Pernet. Frente a mi situación, lo más posible era que tenían que implantarme en el corazón un estén, que ayudaría abrir la válvula a medida del flujo de sangre, para eso se haría una operación que se llama cateterismo. Gran sorpresa, cuando el médico, experto de la Clínica Valle del Lili, me dice que mi corazón está perfecto, al igual las venas y válvulas a su alrededor. En ese momento comprendí la magnitud del milagro. Dios estuvo presente por intercesión de Pernet. Para ese día me dieron de alta y me enviaron a mi casa. Mi hermana Diana Milena, que siempre me acompaña, estaba un poco escéptica, con dudas, yo sólo la veía preguntarles a los médicos: ¿Qué había pasado? Desde mi cama, sólo escuchaba que el médico le decía que no tenía explicación frente a lo sucedido.
 
Dios con su maravilloso amor me regala el Espíritu Santo para seguir lleno de vida, considero también un milagro que a pesar que perdí los dos riñones en Octubre 18 de 2008, frente a cada dificultad que se me ha presentado, el Padre Pernet sin duda se manifiesta ha estado presente en los momentos más delicados de salud.
 
Siento alegría en compartir con todas y todos estas líneas, convencido de que no son ajenos a lo que vivo, me siento bendecido e iluminado […]
Felices Pascuas.
 
Con cariño, 
John Freddy Moreno
04/07/2014
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter