Causa de Beatificación del Padre Esteban Pernet - Flash Info N°1

Mensaje de la Vice-postuladora
La causa de beatificación del Padre Pernet tomó un nuevo impulso desde el nombramiento del Padre Julio Navarro Román a.a. como postulador, lo que conllevó el nombramiento de una vice-postuladora H.A.
 
La etapa precediendo a la beatificación fue franqueada a raíz de la promulgación por la Iglesia de la Heroicidad de las virtudes del venerable Esteban Pernet por decreto del 14 de mayo de 1983. De ello pronto hará 30 años…
 
Para unirnos con todos aquellos y aquellas, Hermanitas y Laicos, que colaboran en esta causa, el “Pain de Chez Nous” publicará regularmente una rúbrica de información de cómo transcurre el tema en los diferentes países para:
  • Conocer y hacer conocer la vida de Esteban Pernet como modelo de santidad.
  • Imitar sus virtudes cristianas y apostólicas a fin de vivir cada uno, su vocación y su misión.
  • Promover la oración en vistas de obtener gracias por intercesión del Padre Pernet. (No dudéis en pedir estampas y reliquias, al Secretariado general o a los Archivos)
  • Recoger los testimonios de personas que hayan obtenido gracias.
  • Señalar las celebraciones organizadas con ocasión de un aniversario: (ejemplo: 3 de abril – 23 de julio – 15 de agosto…)
Puede ser que nosotras no tengamos necesidad de reconocimiento oficial para creer en la santidad del Padre Pernet y de conocer en la actualidad signos de Dios que se revelan a través de él. Sin embargo, como lo han hecho las generaciones precedentes, nos corresponde transmitir su mensaje, hacerlo vivir en aquellos y aquellas a los que somos enviadas.
 
Haciendo una llamada a vuestra colaboración en este trabajo de proposición y recolección os invito a participar en la misión que me ha sido confiada y, por adelantado, os doy las gracias a vuestra respuesta a esta invitación.
Hna Madeleine Rémond
 
 
Como hablaba de la oración el Padre Pernet
“…si no queremos que nuestra vida sea únicamente un sueño, 
hijas mías, es necesario orar, en ello está la fuente de la vida…
pero, ¿De dónde la sacaréis? Por la oración, manantial de vida verdadera,
yo tendré tanta más vida cuanto más beba de esta fuente…
Oración constante, como la de Nuestro Señor,
oración en la que él contempla, adora a su Padre:
oración de la que obtiene la energía
para manifestar a los hombres la plenitud de la vida que hay en él,
siendo como es Dios y hombre”.

Padre Pernet, 7 de abril de 1892 (D0164)
 
 
Testimonio del Cardenal Richard, Arzobispo de París
El 3 de abril de 1899 hacia las 5 de la tarde se anunció la llegada del Cardenal que venía a estar un rato a la cabecera del Padre Pernet para orar con él y bendecirle. Al final de su visita el Padre le dijo: “Eminencia bendiga a la comunidad, bendiga a mis hijas antes de marcharse”.
 
Dirigiéndose después a las Hermanitas el Cardenal les dijo: “Tengo en gran estima a este buen Padre, es una antigua relación, una vieja amistad… desde el comienzo de vuestra obra, tengo por él una gran estima y afecto, en mi relación con él siempre me ha edificado, y lo hace ahora mismo en su abandono a la voluntad de Dios… Dios ha bendecido a vuestro buen Padre dejándole hasta que su obra ha sido cumplida, lo está desde que recibisteis la aprobación de Roma.
Si Dios quiere que haya llegado para él esta hora de ir a descansar en El, que se haga su voluntad. Los santos son mucho más poderosos en el cielo que en la tierra.
¡Oh, cómo amaba a Nuestro Señor, cómo ha trabajado para El!”
 
 
Recuerdo histórico
Desde 1901, Madre M. du Saint Sacrement tenía la preocupación de recoger testimonios sobre la vida del Padre Pernet de todos aquellos que le conocieron, incluidos los Obispos.
En 1909, el 14 de mayo, el Cardenal Vives le pregunta: “Porqué no introduce usted la causa de sus fundadores, hay que hacerlo mientras hay testigos”.
 
 
Los trámites oficiales tienen lugar a continuación:
- Encuesta diocesana en París
En 1923, el 24 de noviembre: El cardenal Louis-Ernest DUBOIS – Arzobispo de París, hace aparecer en la ‘Semaine Religieuse’ una ordenanza prescribiendo la búsqueda de los escritos del Padre Pernet.
 
- Proceso en Roma
En 1924, el 5 de febrero: Apertura del proceso informativo, serán escuchados 60 testigos hasta el 8 de mayo de 1925.
En 1928, el 23 de julio: Depósito de los escritos copiados e identificados en la Sagrada Congregación de Ritos en Roma.
En 1931, el 24 de marzo: Introducción de la causa.
En 1932, el 15 de junio: Proceso apostólico en París.
En 1933, el 31 de julio: Exhumación del cuerpo del Padre Pernet
De 1943/46: Procedimiento para reconocer la “heroicidad” de las virtudes.
En 1983, el 14 de mayo: Promulgación del decreto sobre la heroicidad de las virtudes del Padre Esteban Pernet (cf. Introducción de la Regla de Vida)
 
 
Extractos del informe de la Sagrada Congregación para la Causa de los Santos – Parisino – Stephani Pernet (Roma, oct.1975)
“Para revestirse de Cristo y llegar a ser el humilde servidor de Dios, hizo desaparecer al ‘viejo Pernet’, siendo y haciendo lo que complace a Dios…
El también fue llamado a caminar por caminos de pobreza y humildad de tal suerte que las virtudes cristianas acabaron por absorber todo su ser…
No le fue dado actuar o hablar de forma extraordinaria. No es un santo de milagros, visiones y prodigios. Su ejemplo es de otro tipo, de otra hechura… se estableció en la pobreza evangélica, “por amor de Jesús y para el advenimiento de su reino”. Su vida se unificó en un solo amor, un solo servicio. En la sencillez de su comportamiento, entró por el camino de la caridad hasta el heroísmo de la cruz. Pobreza y caridad son el anverso y reverso de esta figura marcada profundamente por la prueba y la confianza.
El reconocimiento oficial de la santidad de Esteban Pernet contribuirá a dar gloria a Dios por la acción de su gracia en los corazones.
Esta alabanza comenzó desde su muerte y su funeral fue un homenaje a la santidad de su vida, rendido por una muchedumbre en la que los más numerosos eran los pobres que él había amado tanto.
A pesar de las pruebas de la Causa, esta alabanza nunca se ha desmentido hasta este día”
(Extractos nº 189 – 191)
 
Intenciones confiadas y gracias recibidas
Lyon, 2 de julio del 2012
Querida Madeleine:
Habíamos hablado respecto a Esteban Pernet, y tú me habías dicho que te escribiera lo que pasó en Lyon, sobre este tema. Pues, aquí lo tienes:
 
El 28 de junio del 2005 nació en la maternidad un niño, “O”. Yo me ocupé mucho de este caso ya que los abuelos, por parte de la mamá, Sylvie, estaban en Savoya, y en el Kurdistán por parte del papá, (León, kurdo nacionalizado Francés).
 
En el momento de dejar la maternidad, al bebé de 5 días le subió a 40º la fiebre, por lo que le hospitalizaron enseguida en urgencias. Solo los padres podían estar con él. Tres semanas después fui autorizada a entrar a verle (debidamente desinfectada y revestida de blanco de la cabeza a los pies): “O” tenía tubos por todas partes.
Volví al convento diciendo: “¡‘O’, se va a morir, él niño se va a morir!”. Hna. Monique, la Responsable en ese momento, hizo empezar una novena al Padre Pernet con toda la comunidad. Esta terminó y ‘O’ empezó a estar mejor y el 10 de agosto estaba de vuelta a su casa.
Había tenido una “meningitis-colibacilo”, con toda la cabeza infectada. Después se le llevó a menudo al hospital para seguimiento de la evolución… Hasta el día en que le hicieron una fotografía… pues varios bebés habían muerto de esta enfermedad y él… ¡había sido salvado!
 
A partir de entonces, ‘O’, está bien, muy bien; acaba de cumplir 7 años, estudia perfectamente, ya va a pasar a CE1, es experto en Judo, ski, natación donde se lleva todas las medallas.
 
Esta es la acción de Esteban PERNET, que yo he vivido.
 
Anne-Marie, H.A.
14/03/2013
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter