Carisma : encuentro anual de las 5 familias de la Asunción

Después de haber reflexionado y compartido sobre la experiencia de la Iglesia que vivieron nuestros fundadores, los participantes de la «Sesión Carisma» han dedicado el segundo día, este sábado 5 de febrero, a una reflexión basada en la experiencia que cada una y cada uno tiene de la Iglesia. Pero la jornada había comenzado con una peregrinación muy emotiva a las catacumbas de Santa Priscila. Y hemos celebrado la eucaristía en este lugar en que fueron inhumados más de 40.000 cristianos y donde subsisten magníficos frescos de los siglos II y III.

 
Volviendo al trabajo, los participantes se han reunido en grupos por congregaciones, para hablar y reflexionar sobre el modo como nuestra experiencia de hoy puede estar en consonancia con las de nuestros orígenes. Luego se ha compartido en asamblea el aporte de cada grupo.
 
Igual que se había hecho al final de la mañana, un «oyente» ha tratado de restituir, de manera sintética, lo que emergía de los testimonios y de los intercambios. Algunos rasgos principales: la experiencia y la comprensión de la Iglesia como comunión; el papel muy destacado de la familia en el descubrimiento y el amor a la Iglesia; la experiencia de una Iglesia que, a veces, hace sufrir, por actitudes poco evangélicas, experiencias negativas, escándalos..., pero también la superación de este sufrimiento en la fe y el amor: un llamado a no imitar a Pedro –“No conozco a este hombre”–, a no «retirar la mirada» de esta Iglesia herida por el pecado, etc. Y por otra parte, la conciencia de la universalidad y de la unidad de la Iglesia; el lugar tan importante que tienen en ella los pobres, etc.
En suma, nuevamente aportaciones muy ricas, tela para cortar para mañana.
 
P. André Brombart, a.a.
05/05/2011
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter