Canadá : “Otro mundo es necesario, uniéndonos se hace posible”

Fórum Social Mundial (FSM) de Montreal 2016 del 9 al 14 de agosto

Para esta 12ª edición, el Fórum Social Mundial se hace por primera vez en América del Norte. La ciudad de Montreal, que celebrará el próximo año sus 375 años, está orgullosa de acogerlo. Por esto, la sociedad civil de Quebec ofrece una plataforma donde se reúnen actores del cambio de hoy y del futuro venidos de 125 países. En este lugar de convergencia de movimientos sociales nos hallamos 35.000 participantes buscando ocasiones de impulsar la reflexión para cambiar el mundo. 1.200 activistas autónomos, 21 conferencias y 6 fórums paralelos ofreciendo otras tantas posibilidades diversificadas, con sus 200 actividades culturales. A través de 11 lugares del centro de la ciudad y alrededores, entre los cuales locales de universidades: francófona y anglófona, se movilizan las 11 temáticas. El conjunto se abre con una marcha que reúne a más de 15.000 personas llegadas para expresar su deseo de hacer un mundo mejor. A su llegada son invitados a participar en un espectáculo animado por autóctonos, seguido de actuaciones musicales diversas.
 
¿Sabéis que Montreal es una tierra amerindia que nunca cedió a los colonizadores? He aquí un extracto de “jamás cedido mi territorio” de Jeanne-Mance Charlish (…):
Tengo un inmenso territorio
Que jamás he cedido
Herencia ancestral y milenaria.
Tengo un inmenso territorio
Jamás cedido…
Este extranjero, ¿sabe que jamás ha descubierto el Nuevo Mundo?
Este extranjero ¿sabe que nosotros los autóctonos, los primeros pueblos,
Había que descubrirnos, y quedamos por descubrir?
 
Imitando a “La Liga de los Derechos y Libertades” con ocasión de actividades públicas, se pronunció la siguiente declaración: “Reconocemos estar reunidos en un territorio no cedido de la nación Mohawk…” (cuando la actividad se realiza en Montreal).
 
 
Nosotras somos 3 Hermanitas y una laica comprometida con nosotras:
Gisèle, HA, 
Colette, HA,
Micheline Gagnon, 
Julie, HA.
 
Cada una a su ritmo organiza su participación. Pero la primera noche nos dimos cita para el lanzamiento. El ambiente era de fiesta y de descubrimiento de los lugares. Nosotras nos colocamos nuestra “escarapela”, señal de nuestra inscripción, y nos enteramos del programa de actividades. Los 1.000 voluntarios gustaron ya lo que les esperaba.
 
Entre los temas propuestos, yo escogí los que tienen relación con mis preocupaciones a nivel de JPIC y mis compromisos con redes preocupadas por la protección ecológica y la gobernabilidad de los países presa de la voracidad de las potencias financieras. He aquí algunos de los temas: Lucha contra la dictadura de las finanzas y el reparto de los recursos; Maternidad para otros; Poder ciudadano y el “Juramento de París” de la Cop21; Los paraísos fiscales en el corazón de las desigualdades; Eco-ciudadanía y educación del medio ambiente: el arte de vivir juntos; El derecho como medio de resistencia y como herramienta ciudadana de cambio; ¿Qué alternativas fiscales a medida de la austeridad hay en Quebec?; Iniciativas de movilizaciones colectivas y de resistencia frente a empresas transnacionales de extracción.
 
Ahora me gustaría comentar algunas de mis experiencias. Estoy en la lucha contra el paso de un oleoducto haciendo circular, de una punta a otra del país, el petróleo de las arenas bituminosas de la Alberta, provincia canadiense. Tememos porque nos importan la protección de la ecología, nuestros ríos y aguas subterráneas, la protección de la fauna, el futuro de las granjas situadas en su trayectoria, etc. En un taller me encontré con mujeres jóvenes abogadas comprometidas en la causa de los Derechos Humanos. El taller nos permitió escuchar testimonios de causas ganadas en Suiza y en Asia. La abogada de Quebec, allí presente, trabaja en esta causa que nos afecta, concerniente a la Compañía de Energía-Este con la que la población canadiense tiene conflictos. Un radio-escucha francés nos habló de la lucha contra Monsanto y del Tribunal Monsanto en octubre, en los Países-Bajos. Nos propone acciones a partir de internet.
 
 
En el taller, “Poder ciudadano y Cop21”, tuvimos un diálogo por skipe con personas de Francia. La animación nos hizo participar en una acción simbólica de “recreación de la tierra” sirviéndonos de dibujos hechos por nosotros bajo forma de puzle. Juntos leímos el Juramento de París. Algunas personas nos compartieron sus compromisos locales, uno de ellos, el de haber convencido al alcalde de su localidad ir a ver la película: “Demain” (Mañana). Después se siguió una acción conjunta de ciudadanos y ediles municipales. Este taller hizo vivir una hermosa cohesión con personas de diversos países. 
 
Los jóvenes también eran numerosos. Me he codeado con ellos en varios talleres, pero es al ‘cégep’ (colegio) del antiguo Montreal donde estaban sobre todo invitados. Hay un grupo que conozco por haber participado en algunas de sus acciones (Instituto de Nuevo Mundo) y que se han dado como proyecto la formación de futuros líderes. Ha ofrecido un buen programa para el Fórum Social Mundial. He sabido que bajo otro nombre han formado grupos en Francia.
 
Ahora un eco de otras participantes
Testimonio de Micheline:
“He asistido a una conferencia sobre paraísos fiscales. Se informó sobre el hecho que la economía actual está basada sobre los siguientes pilares: Obtener un máximo de ganancias, reducir los gastos fiscales y otros al mínimum e introducirse en los gobiernos para influir en la legislación. En resumen, los paraísos fiscales, que existen con la complicidad de los Bancos, no representan la única herramienta para aumentar las ganancias.”
Presente también en esta conferencia, comparto mi reflexión de cuando oigo a grupos de ‘salvaguardia’ hablar de los diferentes tratados entre países o regiones (Canadá-Europa y otros). Constato cuan preciosas son sus alarmas de conciencia. Los tratados tienen una zona demasiado amplia de secreto. Esto impide a la población clarificarse, manifestarse y pleitear por los derechos humanos. Ahora hay sobre todo ello una verdadera toma de conciencia.
 
Testimonio de Julie, Hermanita :
De las intervenciones de mi taller he retenido que el mercado capitalista, intrínsecamente, engendra diferencias. “Los más afectados son aquellos que son los menos responsables”. M. Cliche de Desarrollo y Paz nos ha expuesto la visión autóctona, según la cual el concepto de desarrollo ya no existe. Mejor que barajar el término de crecimiento, barajar el término de armonía… ver con otros ojos, mirar de otro modo. La idea no es maximizar, sino aprender a descubrir las facetas de la lógica respetando los derechos de la naturaleza.
 
Testimonio de Colette, Hermanita :
Los 3 talleres o conferencias en las que he participado han sido ocasión de un buen baño internacional, y me han permitido volver a sentir realidades escandalosas de algunos países en sus relaciones con el Occidente.
 
 
 
Salir de la ayuda internacional y del desarrollo, hacia una solidaridad internacional renovada. Sobresale, después de exposiciones y de compromisos muy comprometidos, que la innovación deberá salir de la población, y no de los responsables de proyectos… Atención a la palabra “inclusión”: que sean los asociados financieros los que se incluyan en los proyectos de la gente… y que den “tiempo” para desarrollarlos… ir más bien hacia una solidaridad “transnacional”: reto de luchas globales para desembocar en otro mundo.
Los pueblos y el planeta priman sobre las ganancias: El mimo del inicio del encuentro simbolizaba muy bien los testimonios que siguieron. Una mujer envuelta en una red luchaba encarecidamente por liberarse de ella. Lo cual consiguió: Un hermoso mensaje de tenacidad, de esperanza, de liberación.
 
De África a las Américas, las mujeres luchan por sus derechos: 
En Mali, en Honduras, en la India, en México: Testimonios muy conmovedores de mujeres comprometidas “con toda su vida” para que las mujeres sean tratadas como “seres humanos”. Son madres con hijas que aprenden a luchar: para que se haga justicia en las situaciones de asesinatos o violaciones, para integrar la dimensión femenina en la política, para imponer el respeto mutuo… “Sin paz, uno no puede desarrollarse”, la esperanza aportada por estas mujeres dignas y rebeldes fue aplaudida fervorosamente.
 
Ahora una cierta mirada más global. Encontré a muchas de las personas que trato en las redes sociales: Según las estimaciones, las personas comprometidas en su medio han sido más numerosas en participar, que la población civil. Otras que venían sobre todo de países como África y América Latina no han recibido la Visa, o les han sido rechazadas. Los organizadores harán verificaciones a fin de documentar esta realidad.
 
Los autóctonos han cubierto varias actividades, como la visita a la Nation Mohawk a las afueras de Montreal. Desde la Comisión Vérité-Réconciliation donde han sido analizados los entuertos causados por los programas gubernamentales de asimilación, han pasado de la vergüenza de ser autóctonos al orgullo de su cultura. El camino que queda todavía por hacer es largo, ya que como pueblo colonizador también nosotros tenemos que reconocer los pasos a dar para el encuentro. Para mí han sido jornadas muy plenas y enriquecedoras. He sido feliz al constatar que mucha gente es verdaderamente solidaria para hacer llegar un mundo más justo, y no minimizan los desafíos. Comprenden el poder de las finanzas sobre los gobiernos de nuestros países. Y por eso tienen un grito: “Cambiemos el sistema, no el clima”.
 
 
En la evaluación que se ha hecho sobre el conjunto del FSM, yo estaba contenta al oír a jóvenes diplomados universitarios expresarse sobre el modo de hacer suyo el conjunto del acontecimiento. Estaban orgullosos, si, de su participación, pero han sabido analizar con lealtad su compromiso, expresando los desafíos que les han movilizado. Me emocionó el sentido de responsabilidad que les llevó a preparar a 60 voluntarios para los acompañamientos en caso de posibles agresiones en el lugar. El rechazo de Visas, la tardanza y la disminución de sumas prometidas atrasó la puesta en marcha. Pero su creatividad dio lugar a alternativas. La participación por Skype y por Internet creó posibilidades para los extranjeros impedidos de venir al país. Es tiempo ahora de ampliar las redes para seguir el compromiso hacia otro mundo necesario y juntos es posible.
 
Gisèle, Hermanita
19/01/2017
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter