Canadá - La casa Orléans, Montreal, Quebec

La reflexión que nos hacemos en grupo “En el corazón de la Casa común”, que trata de profundizar el espíritu de las Bienaventuranzas propuestas por Jesús a nuestro mundo contemporáneo, viene a inspirar y sostener nuestro compromiso en la misión que deseamos continuar.

El proyecto de la Casa Orleans, nació de una llamada hecha por algunas personas a una de las Hermanitas de la Asunción. Estas personas vivían toda suerte de situaciones penosas en un contexto social y económico difícil. Estaban queriendo encontrar sentido a la vida y en búsqueda de un camino de humanización.

Situada en uno de los barrios más desfavorecidos de Montreal, la Casa Orleans, (situada en la calle Orleans, de ahí su nombre) existe desde ya hace 13 años, se ha convertido en un lugar de acogida para toda persona que busca el sentido de su vida y desea encontrar su lugar en la sociedad de hoy.
 
Ofrece a cada persona la posibilidad de compartir sus experiencias de vida, e identificar sus talentos. Ofrece a aquellos que lo deseen la oportunidad de clarificar su vida en un compartir intercultural y espiritual.
 
Cada persona es allí acogida, escuchada y amada. Puede expresarse participando en uno de los grupos formados para dar respuesta a las diferentes necesidades y, si lo desea, puede comprometerse en el caminar del grupo.
 
Cada persona es reconocida en su integridad.
Las diversas actividades de la Casa, su variedad, así como el hacerse cargo de la Casa por las personas que la frecuentan, manifiestan signos de solidaridad, de ayuda y de apoyo mutuo, de apertura al medio.
 
Desde junio del 2011, los Servicios familiares Esteban Pernet empezaron un largo proceso de autonomía respecto a las Hermanitas de la Asunción, al tiempo que permanecían profundamente enraizados en el espíritu que los anima y que permanece en el corazón de nuestra misión. Esteban Pernet hizo de los marginados y olvidados de la sociedad el centro de las preocupaciones y de las actividades de la Congregación de las Hermanitas de la Asunción y él buscó acercar a personas procedentes de clases sociales diferentes en torno a proyectos comunes. Las personas que frecuentan la Casa Orleans son, a menudo, en efecto, personas “dejadas de lado”, ya sea por la sociedad o por la misma Iglesia a las que ellas pertenecen.
 
Hoy, la vida nos lleva hacia nuevos desafíos.
 
Animadas del mismo espíritu de Esteban Pernet y Antoinette Fage, laicos y Hermanitas trabajan unidos para asegurar la continuidad de la Casa, y buscar, con los diferentes grupos que componen la Casa Orleans, pistas de respuestas a las necesidades de las personas, teniendo en cuenta la realidad de la sociedad en la que vivimos y de todo aquello que la va modelando: cultura, creencias, etnias, ideologías, sistema económico, social y político.
 
La reflexión que nos hacemos en grupo “En el corazón de la Casa común”, que trata de profundizar el espíritu de las Bienaventuranzas propuestas por Jesús a nuestro mundo contemporáneo, viene a inspirar y sostener nuestro compromiso en la misión que deseamos continuar.
 
¡Tenemos el gozo de llegar a ser artesanos y artesanas de Esperanza de un mundo mejor!
 
 
Eveline, miembro del equipo de animación
24/04/2013
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter