Canada - En Montreal, en las viviendas Jeanne-Mance (HLM).

Situados en el Centro de la Ciudad de Montreal, en un complejo de 796 viviendas de renta limitada, se edificó este complejo en 1959. Este conjunto inmobiliario consta de 5 torres de 12 pisos 35 multiplex y 50 casas familiares.

Una población de 1.660 personas originarias de 70 países diferentes, donde se hablan 66 lenguas. América del Norte, del Sur, Central, del Caribe, Europa, Europa del Este, África, África Subsahariana, Oriente-Medio, Asia, Asia del Sur.
Una población con nombres de Tremblay, Prieur, St-Hilaire, Paiement, Durocher. A la que hoy se añaden Ahmed, Klan, Mian, Len, Gomez, Fakun, Ullah.
 
Estadísticas sociodemográficas. Población de los HLM por grupos de edades:
0 a 17 años, 443
18 a 54 años, 610
Más de 55 años, 607
 
¡Un poco de historia!
 
Ya en 1942, la comunidad de la calle St-Hubert ofreció a las familias del barrio los servicios de trabajadoras familiares, enfermeras y trabajadoras sociales. En 1965, esta comunidad cerró para abrir en otro barrio llamado Hochelaga-Maisonneuve. Pero conservábamos en el corazón el deseo de volver para vivir en Jeanne-Mance, donde estaban las familias ya conocidas.
 
El 1º de Septiembre de 1967, un equipo de 4 Hermanitas llegaba al 8º piso del nº 250 en la Avenida Maisonneuve Est para vivir una presencia de cercanía.
 
¡Yo estoy viajando desde el inicio hasta el día de hoy!
 
Proyectos y trayectoria en el curso de estos 44 años.
 
Responsable con la comunidad aseguramos servicios a domicilio, con las tres profesiones, ya citadas. Un grupo de la Fraternidad Nuestra Señora de la Asunción se renovaría en esta población.
Entrenada en dinámica comunitaria, se me solicitó unirme a otros residentes con el fin de crear La Asociación de los Inquilinos de los HLM. Juntos, aseguramos una permanencia durante varios años.
 
Posteriormente, se creó un Comité para el empleo con un trabajador comunitario del Centro Local de Servicios Comunitarios (CLSC), y con la cooperación de los residentes.
Queríamos provocar a las Instituciones y a los comerciantes del barrio para favorecer el empleo de personas residentes en Jeanne-Mance…
A través de los 15 años de existencia, hubo jóvenes que pudieron encontrar empleo durante el verano. Otros lo hallaron por un programa de inserción que les facilitó trabajo fijo.
 
Por otra parte, personas inmigrantes también pudieron dar a conocer sus competencias y les fueron reconocidas en nuestro país de acogida.
 
Yo participaba en el Grupo de Amistad que requería un tiempo de conversación en francés y que permitía compartir entre las diferentes culturas. Este mismo grupo estaba en relación con los cursos de francés impartidos por la Comisión Escolar de Montreal.
 
Ahora formo parte de los Intervenantes du Milieu (IM) –Intervenir/actuar en el medio en que se vive-. Después de un estudio sobre el aislamiento de las personas mayores, con otras IM de un grupo comunitario empezamos a visitar puerta a puerta las cinco torres y todavía continuamos. Es una profesión que se está estructurando y que se coordina con los Centros de Salud y con los Servicios Sociales (CSS) y también con el Centro Local de Servicios Comunitarios (CLSC).
 
 
¡Me digo que no hay edad para las sorpresas de la vida! Tengo 85 años.
 
En septiembre del 2011, el Comité Ético de Investigación (CER) del CSSS me pidió ser una de las personas que asesoran al Comité encargado de estudiar los proyectos y los retos y beneficios que se derivan para esa colectividad.
 
A través de estos años vividos con una población cambiante, mi ser comunitario ha alcanzado dimensiones insospechadas.
A través de estas diferentes etapas de mi vida el amor por la Misión me ha permitido crear relaciones de compartir, de ayuda mutua, de solidaridad con una u otra Hermanita, y en red.
Participo desde hace muchos años en la Comunidad de Base los Caminos, comparto en grupos de ‘color’ bíblico y de teología contextual. Son lugares de búsqueda, de crecimiento personal, de compartir en profundidad teniendo en cuenta lo vivido, donde se revela el soplo del Espíritu.
Lo que me continúa dando energía y gozo es favorecer el que las personas lleguen a ser gestoras de su futuro; conservar la capacidad de indignación ante tanta explotación; desear y creer siempre que un mundo mejor es posible.
 
Peregrina en el camino de los emigrantes.
 
Me siento peregrina en la ruta de los emigrantes.
A través de mis idas y venidas: una mirada, una sonrisa, un gesto, algunas palabras en inglés son un inicio de comunicación.
 
En seguimiento del Nazareno, hacer camino con el mundo de hoy.
Caminando es como se vive y se escribe el Evangelio.
 
Y, yo, hago un buen viaje.
 
Berthe, Hermanita de la Asunción
 
31/07/2012
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter