Campoy, una nueva experiencia de vida - Lima / Perú

Después de casi dos años de compartir la vida en la Comunidad “La Milagrosa”- Medellín, Ingrid Andrea, joven caleña, ha iniciado su Postulantado en estas tierras Campoyanas, (Lima – Perú)

Este tiempo vivido en Campoy me ha llenado de mucha alegría, especialmente por la acogida que he percibido a mi llegada: 
La comunidad - Rocio y Miryam - las hermanitas de San Martín, la comunidad cristiana de San Pedro y San Pablo, l@s niñ@s del apoyo escolar, el grupo de Biblia, y la parroquia con todas sus comunidades… 
¡Ah! y sin olvidar a todas las personas que en el camino voy encontrando: 
L@s vendedores del mercado “Sol Naciente”, la papelería “Patty” y por supuesto nuestros vecinos. En su recibimiento, he encontrado a un Dios que se manifiesta en los más sencillos. Con Jesús me permito también dirigir al Señor estas palabras: 
 
“Te doy gracias, Padre, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a la gente sencilla” (Mt 11, 25)
 
La gente del barrio, con su entrega, su perseverancia y alegría me han afirmado que Dios está en medio de este pueblo que día a día celebra, comparte y es solidario con cada uno de sus hermanos y hermanas.
De nuevo, he descubierto en medio de las hermanitas, tanto de la comunidad del Noviciado como de San Martín, que somos una Congregación nacida para estar inserta en medio popular; viviendo con la gente su realidad, siendo sus amigas. Somos del pueblo y vivimos por el pueblo, como muchas veces hemos cantado en las eucaristías: 
 
“y en este pueblo mio, tuyo y nuestro nos encontraremos buscando la verdad, y volveremos como la mañana que la noche aclara en su despertar”.
 
Es allí donde contemplo al Dios que nos anima a ser solidarias con nuestros hermanos, hermanas y con la naturaleza.
 
Además de vivir esa experiencia de Dios en Campoy, también la he hallado en la CONFER, donde muchos jóvenes de todas los lugares queremos fortalecer y discernir nuestra Fe y nuestra vocación. Lo interesante es convivir con culturas diferentes: de la Sierra, la Selva y la Costa; lo mismo que con gente de otros países (Bolivia, México y España). Así compartimos y nos retroalimentamos de lo multicultural de nuestra clase. Son muchas las diferencias, pero esto no ha sido obstáculo para crear un ambiente de amistad, entre compañer@s, profesor@s y acompañantes.
 
Lo más sorprendente es que la Cónfer tiene una metodología súper nueva, las etapas de formación se tomarán en espiral, ¿cómo así?, pues sí, la Conferencia ha querido mostrarnos que las etapas de formación no las viviremos en forma ascendente ni escalonada, sino más bien como en una corriente dinámica que avanza en espiral. También los nombres cambian: Vamos avanzando por “momentos formativos”, así que el momento en el que estoy inscrita tiene el nombre de “Sensibilización – Fascinación”. Viviré en este periodo un tiempo de sentir a este Dios encarnado desde mi propia realidad humana; hasta irme fascinando por Él. Percibo que está presente en medio de mis debilidades y fortalezas, para vivir esta marcha conmigo.
Finalizo con el fragmento de una canción del grupo Siembra, agradeciendo al Señor por lo que me ha permitido vivir:
 
“Sólo para decirte gracias. Cada espacio, cada encuentro, cada ser humano. Sólo para cantar tu amor, en la cima de mis plenitudes y en el dolor estás tú, siempre tú ilusionado en mis anhelos y mis sueños, sobreviviendo mis fracasos y mis miedos, creyendo en mí, queriéndome, junto a mí.”
 
Ingrid
 
11/06/2012
Enregistrer au format PDF Imprimer l'article Enviar la referencia de este documento por email enviar por email
> Tous les articles remonter Remonter