Campamento de paz – Grupo Corazón Pazífico

Este pequeño semillero de 15 niños, de edades que oscilan entre los 3 y 12 años compartieron sus saberes y acogieron los aportes de sus acompañantes de una manera muy alegre y efusiva atendiendo las diferentes tareas que se les proponía, con el propósito de ayudarles en esta etapa que les lleva a ir construyendo desde sus propias capacidades y riquezas el camino a seguir, siendo constructores de paz.

Conscientes de la presencia de Dios en cada uno de sus corazones abrieron sus mentes para comprender, para preguntar y también para hacer presentes sus sueños e ilusiones.
Reconocemos en ellos la necesidad de ser escuchados y aprender a escuchar, descubrir también la forma más acertada para resolver sus conflictos a través del dialogo y el perdón; reconocer y valorar la naturaleza y todo lo que les rodea y a tener un sentido de pertenencia de respeto y de amor por lo que Dios nos ha dado.
 
De forma sencilla y dinámica Alex y Viviana los psicólogos les ayudaron a ir reconociendo “las piedras que puede haber en el corazón” y que impiden avanzar por la vida. Los niños y niñas aceptaron que hay muchas cosas para mejorar: su desobediencia, egoísmo, las relaciones con sus padres y amigos…  Fueron responsables de cada tarea asignada y vivieron con intensidad todas las actividades.
 
Con creatividad y de manera clara, reconocieron situaciones en las que no han contribuido a la paz y van tomando conciencia de que deben ser forjadores de una nueva nación de no violencia.
 
En la noche, nos reunimos en grupo en torno a un emotiva fogata en la cual fueron quemando simbólicamente sus comportamientos negativos y desechando todo lo que no les ayuda a ser buenos seres humanos. Es lindo ver la sencillez y transparencia con que estos pequeños nos enseñan a reconocer los errores.
En otro momento del campamento, trabajamos trayendo a la mente y al corazón lo que es y significa realmente la Navidad. Elaborando las figuras del pesebre en plastilina, iban reflexionando sobre la verdadera presencia de Dios en sus vidas, recreando así el nacimiento de Jesús en sus corazones. Se comprometieron consigo mismos a ser futuros jóvenes forjadores de paz, empezando por el entorno familiar.
 
Dinámicas de aprendizaje, alimento, juegos, risas, regalos, y piscina también hicieron parte del anhelado campamento. Unidos en sus experiencias de niños y niñas, comprendieron que” se vive para aprender y se aprende para vivir” y que todo esto será posible con la ayuda de Dios, y el acompañamiento en su proceso personal, por parte de quienes animan el grupo. 
Esta linda actividad preparada por el equipo, fue realizada gracias al apoyo de diversas personas que nos colaboraron económica y físicamente. Dios les bendiga

Equipo Animador integrado por:
Clara Yesenia - Ana (madres de familia) y Esperanza, Hta. de la Asunción